NOISE MAGAZINE

Alessandro Michele: “Cyborg” en medio de la crisis de la humanidad.

Por Cynthia Gonzalez

“Cuando comencé en Gucci intenté destrozarlo todo”

-Alessandro Michele para Vanity Fair.

El actual director creativo de la firma italiana Gucci ha causado sensación debido a sus propuestas atrevidas y confrontantes hacia el mundo de la moda, en particular por uno de sus últimos trabajos: la temporada de Otoño- invierno del 2018 con la campaña denominada “Cyborg”.

“Cyborg” es la colección que hace referencia a la vida con combinaciones tecnológicas y con una disminución notable de la humanidad. Alessandro utiliza los recursos estéticos convirtiendo su pasarela a un ambiente similar a una sala de cirugía, esto con el propósito de transferir a su público hacia un lugar que comúnmente se tiene el estereotipo de ser el espacio adecuado para realizar modificaciones a las imperfecciones humanas.

Por tal motivo, he decidido enfocarme en tres puntos fundamentales en su pasarela: El cuerpo de los modelos, su colección y su importancia social.

Principalmente se encuentran sus modelos, quienes son percibidos con inexpresión en el rostro y cuyas características físicas son parecidas entre ellos, lo que conlleva a una distorsión en las líneas respecto a la singularidad de la persona. Por otra parte, hace referencia al nombre de la colección que plantea a un ser humano cuyas características son compensadas mediante modificaciones cibernéticas, es decir, el cuerpo en la colección se convierte en un accesorio más, transformando el concepto de “portar Gucci” a “Gucci me porta”.

De manera parecida, el mito griego de “Tántalo” aborda la historia de un joven mortal con fama y dinero que es invitado por los dioses a compartir un banquete y escuchar aquello que se hablaba durante estas reuniones.  Sin embargo, Tántalo en su vanidad, comenzó a irrumpir las leyes establecidas, entre ellas, el compartir los secretos del olimpo a los mortales, robar a los dioses e invitarlos a un banquete donde el platillo principal fue su propio hijo, con la finalidad probar la omnisciencia de los dioses. Finalmente, Tántalo es atrapado por los dioses, enviado con Hades y castigado por el resto de la eternidad.

Pero, ¿A qué va el mito de Tántalo con Alessandro Michele? 

Originalmente el mito lleva por nombre “El suplicio de Tántalo”, la palabra suplicio hace referencia a aquel sufrimiento moral que es causado por algo que se espera, sin embargo, este nunca llega.  Alessandro, al igual que Tántalo acompaña a los dioses de diferentes firmas de moda, compartiendo ideas y explotando aquello que él considera apto para “destrozar” y “reconstruir” exponiendo de manera inconsciente, una crítica hacia la des- humanización de los sujetos en el mundo de la moda. A este proceso psíquico lo llamamos, sublimación.

La sublimación, de acuerdo a Freud es un mecanismo de defensa a nivel psíquico que consiste en depositar aquella energía que está asociada a un deseo o representación inaceptable a nivel social y que es transformado o depositado en actividades que son socialmente valoradas, como el arte, la ciencia, la religión, etc.

Finalmente, el trabajo de Alessandro Michele podría estar relacionado a una reflexión social acerca de la humanidad en la moda, de la concepción del cuerpo y el vacío que se encuentra luego de aquella perfección que se desea conseguir. Pues solamente aquel que se ha sentado en el banquete de los dioses, podrá revelar los secretos que los acompañan. 

Cynthia González

Lic. Psicología