NOISE MAGAZINE

Boy Glam: Rompiendo barreras

Por Georgie Boy

Cuando digo, escucho o pienso en la palabra «Glam», lo que menos puedo llegar a imaginarme es a alguien rebelde intentando destruir estereotipos, me imagino más a una diva hermosa tipo Elizabeth Taylor o Grace Kelly con vestidos hermosos y cubiertas de diamantes, pero no, en este contexto si somos divas hermosas, pero más que nada somos guerreros, buscando ser validados y respetados.
 
La belleza es una industria que desde el principio ha sido creada y publicitada en su mayoría para mujeres. Claro, hay excepciones, Nivea, L’Oreal, etc… y sus productos «hechos para hombres» con empaques negros y misteriosos, intentando vender la fantasía de que si te cuidas vas a conseguir más mujeres o «cuídate, lo necesitas, pero con mi producto NADIE se va a dar cuenta y dudar de tu masculinidad». Así habían vivido los hombres, buscando que nadie se diera cuenta de que se pusieron crema humectante, tantito concealer o que te tardaste más de 10 minutos peinando.
 
Empecemos este flashback con nuestros salvadores prehistóricos: los metrosexuales. Hombres en su mayoría heterosexuales (por que eso si a los productos masculinos les encanta el mercado straight-passing) que validaban su masculinidad poniéndose botox, yendo al gimnasio y/o bronceándose. Pero eso no fue suficiente, ¿qué pasa con los hombres no masculinos?… yo no quiero poner productos negros en mi make up stand, necesitábamos más. No quiero decir que lxs drag queens han roto todas las barreras que el hetero-patriarcado ha impuesto, pero seamos honestos, Marsha P. Johnson y Sylvia Rivero (drag queens) empezaron los disturbios de Stonewall y desde ahí lxs drag queens no han parado. 
 
Pero todavía no era suficiente, no es el simple hecho de usar maquillaje. Es el hecho de poder usar maquillaje sin tener que crear un personaje para ser válido, es poder usar maquillaje diario sin tener que decir que es tinted moisturizer.
 
El maquillaje nunca ha sido sólo para mujeres, pero la industria de la belleza era solamente publicitada hacia ellas y aquí fue donde vino el cambio verdadero: los beauty vloggers. James Charles con Covergirl fue el primer hombre en salir en una campaña de maquillaje a nivel internacional, los hermanos Brant y su colección «unisex» o Patrick Starr siendo el primer YouTuber hombre con una colección en MAC, Bretman Rock y sus highlighters con Morphe, Jeffree Star tiene toda una marca de maquillaje, los hombres con maquillaje son inteligentes y válidos.
 
Pero ¿para qué quieres usar maquillaje? Número uno, por que quiero, tan fácil como eso, quien decide que puedo y no hacer, YO. El maquillaje es una expresión de ti mismo, puedes reinventarte una y otra vez, además de esconder o enseñar las partes de tu cara que más te gustan y verte fierce AF, ¿por qué sólo un sector tiene derecho a hacerlo? 
 
Los hombres con maquillaje somos más que narcisistas, ridículas e inventadas, o sea también, pero lo que buscamos al final es equidad, el derecho de ser tú mismo, de ponerme lo que quiero y lo que siento en ese momento. Ser hombre no es sólo jugar fútbol y que te valga lo que usas, ser hombre o mujer es una identidad, es algo que eres y tú decides cual es la mejor forma de expresarlo. No quiero decir que somos el cambio que el mundo necesita, pero al final la lucha de la equidad es de todos y entre todos estamos mejorando el mundo. Y ver beauty bloggers usando slang drag (Yaaaas, werk, come through) demuestra que estamos permeando cada vez más la sociedad.
 
En el 2013 Allure sacó un articulo del nuevo maquillaje de Tom Ford para hombres y decía «No predigo que mi novio me vaya a robar mi Tarte Park Avenue Princess Bronze & Glow Matte Bronzer & Cheek Tint en algún momento pronto». Perdón Allure del 2013 pero bienvenidos al futuro, yo no le robo el maquillaje a mis amigas, ellas me roban mis highlighters de Anastasia Beverly Hills y mis Kylie lip kits.

Instagram: @Itsgeorgieboy