NOISE MAGAZINE

Cómo gastar menos en tus viajes

Por Sam Lacayo

El año pasado decidí perseguir uno de mis sueños de vida, el cual era viajar. Acababa de graduarme de la universidad, ahorrando dinero trabajando como mesera, barista, y haciendo mis prácticas profesionales en una agencia de publicidad. De todo un poco.

Un día me cansé de esperar a llegar a una meta económica que parecía imposible y empecé a buscar ofertas de vuelos, hablar con mis amigos en Estados Unidos, y planear una estrategia básica pero inteligente de viaje. Me parecía arriesgado y un tanto loco, pero honestamente la aventura me llamaba y estaba cansada de irme por lo seguro esperando a que fuera el “tiempo correcto”.

Lo único en lo que solía pensar era escapar a la aventura, pero siempre había algo que me detenía… mi cuenta bancaria.

- “El dinero compra la felicidad.” -

Es una frase muy famosa que la verdad nunca entendí o adopte porque sinceramente no soy fan de regirme por el dinero. Lo que he llegado a observar es que la felicidad compra tu seguridad. La seguridad de tener donde dormir, qué comer, en que moverte, estar limpio y saludable, etc. etc. etc. El problema con esta mentalidad es que llegamos a detener muchas experiencia por miedo a salir de nuestra “zona segura”. Y mientras más nos encerramos en esta zona, más ciclados estamos en una rutina de seguridad que no avanza ni retrocede, solamente está estática. En el momento en que decidí dejar de excusarme descubrí que la aventura no necesita de la seguridad del dinero para disfrutarse, sólo de un corazón sencillo y listo para todo.

Ese fue el comienzo de la aventura más grande que he tenido hasta la fecha. El dinero que tenía ahorrado fue casi suficiente para subsistir durante seis meses en cinco destinos distintos. Todo se fue acomodando en su lugar, y aunque en muchas ocasiones me quedé sin dinero, realmente nunca me faltó nada.  

Mientras más viajas te vas dando cuenta que las cosas sencillas de la vida se disfrutan mucho mejor, poco a poco vas ganando experiencia acerca de lo que es indispensable y lo que es un lujo. La verdad es que cuando pensamos en viajar solemos tener la alusión de que gastar a lo máximo significa disfrutar lo mejor, pero tus vacaciones no tienen porque ser extravagantemente caras para pasarla bien. Cabe recalcar que los lujos no son malos, después de todo es bueno consentirse, pero si leíste bien el título de este artículo comprenderás que no se trata de cómo despilfarrar todo tu dinero en las vacaciones de tu vida; espero que los siguientes consejos les ayuden a salir de su zona de confort con menos miedo y más ganas de descubrir la belleza en la espontaneidad enamorándose de la aventura.

  1. Hay más de una forma de llegar a tu destino

Aunque es la costumbre viajar en avión, también es bueno recordar que los sistemas de autobús y tren todavía existen. Si viajas local, asegúrate de buscar más de una opción para llegar a tu destino. Puede que el viaje se más largo, pero lograrás ahorrar una buena cantidad de tu dinero. Si estás viajando internacionalmente pero en el mismo continente, estas opciones también pueden aplicar.

  1. Verifica más de una fuente

Siempre es bueno buscar en más de un lugar precios para vuelos; ya sea por la misma aerolínea o en páginas como skyscanner, las cuales te dan una lista de los vuelos más económicos.

Mis sitios preferidos para comprar boletos de viaje (ya sea por tierra o aire) son: Megabus (EE.UU.), Greyhound, SouthWest Airlines, Expedia, y Skyscanner.

  1. No lleves excesos

Se que amamos viajar con estilo, más de mil atuendos para todo tipo de situaciones esperadas e inesperadas, un sin fin de zapatos para siempre ir combinados… ¡seamos realistas! Mientras más cosas lleves en la maleta, más difícil y caro es viajar. Así que recuerda no excederte y llevar solamente lo necesario. En este caso menos sí es más.

  1. Visita lugares donde tienes amigos o viaja en grupo

Además de poder disfrutar de tu tiempo con más personas, también podrás dividir los costos de viaje si están en grupo. Y si visitas a un amigo, es bueno ahorrarte el hotel y recordar que unas cuantas noches en el sillón no siempre son tan malas.

  1. No te quedes en un motel

Si lo que quieres es ahorrar y piensas que un motel es lo más barato, necesitas conocer la maravilla de los hostales. Estos son lugares en donde usualmente te permiten quedarte en cuartos compartidos (y a veces privados) a un precio muy bajo, mientras cooperes con ciertos quehaceres básicos como limpiar, cocinar, etc.

Si eres un poco más atrevido siempre puedes visitar la app de couchsurfing, donde hay hosts alrededor del mundo que abren sus puertas y te permiten quedarte en sus hogares por un tiempo limitado sin tener que pagar estadía.

  1. Actividades ¡GRATIS!

No siempre es necesario gastar al momento de salir. En toda ciudad podrás encontrar actividades libres de costo que van desde muy temprano hasta tarde. Yoga en el parque, galerías de arte, degustaciones de vino, museos abiertos a todo público y hasta noches de comedia. Sólo necesitas buscar.

  1. Prepara tu propia comida

Una de las mejores cosas al viajar es poder comer cosas distintas para disfrutar de un nuevo paladar culinario. Esto puede ser mucho más costoso si sales diariamente a comer en restaurantes. Si tienes la oportunidad de quedarte en un lugar con cocineta puedes aprovechar visitando mercados y tiendas locales, es una manera de garantizar comer algo que no siempre tienes a tu alcance y al mismo tiempo no es tan costoso que salir todos los días.

  1. Divide tu presupuesto

Mientras más claro tengas cuánto puedes gastar, más fácil será cumplir con un presupuesto sin pasarte de tu crédito. Puedes dividir el presupuesto de tu viaje en tres categorías importantes, como comida, hospedaje y transporte, o también por gasto diario permitido.

Instagram: @Obscurelookbook