NOISE MAGAZINE

LEVÁNTATE Y MARCHA: La lucha más allá del arcoíris

Por Georgie Boy

El 28 de junio de 1969 hubo redadas en el Stonewall Inn, un bar gay muy conocido de Greenwich Village en Nueva York. Esto desencadenó una serie de disturbios por parte de la comunidad LGBT, de hecho fue la primera vez en la historia de EE.UU. que la comunidad se levantó contra el sistema. Estos disturbios fueron un catalizador mundial para la lucha por los derechos LGBTTTIQ, muchas otras luchas se hicieron en junio, en parte, para conmemorar los disturbios de Stonewall. Aunque cada país tiene luchas importantes por los derechos LGBTTTIQ (en México,  por ejemplo, tenemos en noviembre la conmemoración del baile de los 41), junio es ahora conocido como el es del orgullo internacional.

Esa es la historia resumida de por qué junio es tan importante para la historia de los derechos LGBT, pero ahora lo que a mi realmente me importa es: ¿por qué sigue siendo importante salir a marchar?.

Seguimos luchando, así de fácil y no sólo luchamos por equidad y derechos básicos humanos dentro de la sociedad, también luchamos por unidad dentro de la comunidad. Aunque a mi me gusta mucho decirnos comunidad, realmente, (por lo menos en el mundo occidental heteronormado) la discriminación es palpable y dentro del mundo en el que vivimos es de esperarse, la sociedad es misógina por excelencia.

No es secreto que las mujeres ganan menos que los hombres o que hay trabajos en los que no contratan a una persona perfectamente calificada, solo por ser mujer; el problema que yo veo no está basado en ser mujer, el hombre no odia los genitales en sí, odia la idea de lo femenino porque ve lo femenino como inferior, débil. Y esto mismo pasa en la comunidad.

Masc4masc, no femmes, no obvias, no amanerados. Si eres una mujer o heterosexual o una mujer heterosexual, vas a estar como ¿y eso que?, bueno esos son básicos de cualquier app para ligar y no me mal entiendan, no estoy en contra de la masculinidad y estoy consciente que en gustos se rompen géneros, el problema es creer que uno es inferior a otro, generalizar. En el mundo es necesario lo masculino y lo femenino es un balance, ying y yang.

Esta es la mayor razón por la que yo creo que las marchas siguen siendo necesarias, por qué no estamos siendo respetados ni dentro ni fuera de la comunidad y mucho de esto es porque no estamos representados.

Vamos a hablar sólo de los gays, porque es el tema del que más conozco, la mayoría de los personajes gay que había habido hasta hace 2 años eran o el gay de clóset muy orgulloso de su masculinidad (frágil) que «no parece» y todos quieren ser, o el gay chistoso que ama la moda, Broadway, es extremadamente femenino y demasiado insoportable porque siempre está gritando y siendo flamboyant. Ojo, ninguno de estos estereotipos tienen nada de malo, yo tengo muchísimo del segundo, de hecho creo que esta definición la base en mí, pero muy pocas veces se le da una profundidad al estereotipo y esto ha creado una idea en la sociedad de que somos shallow objects y pues no, soy más que eso, todos somos más que eso y para eso es la marcha, para representarnos.

He oído a demasiados gay heteronormados masc quejarse de la marcha «es un circo para las obvias, locas, para que todos los vean», pues sí. Yo soy obvia y tbh si estoy muy loca, pero también vengo de una familia muy conservadora, creo en la monogamia y amo las películas clásicas, somos mariposas, cada uno es diferente y por eso es importante salir y representarnos, si tu quieres ir vestido de traje porque así eres, que calor, pero ve así, nadie te va a ver feo y si te ven me avisas y se las hago de pedo. Yo quiero ir con una falda de tul y con un eye make up de impacto, porque así soy yo.

Lo bonito que debería de tener la comunidad LGBT es el respeto y aceptación de todxs, por que esto somos, una comunidad de outcasts de una sociedad heteronormada que está básicamente equivocada y aquí están todos bienvenidos, yo para eso marcho ¿y tú?

El próximo sábado 16 de junio se llevará a cabo la 18va Marcha LGBTTTIQ de Monterrey, saliendo de la estación de metro General Anaya a las 6:00 p.m. y llegando a la Macroplaza enfrente de Palacio de Gobierno, levántate y marcha por tí y para tí.