NOISE MAGAZINE

¿Cómo afecta nuestro entorno a la hora de vestirnos?

Por Sebastián Rojas

Mientras voy creciendo mis gustos y mi personalidad van cambiando, voy conociendo más sobre mí mismo y del mundo, es imposible para mi no experimentar con diferentes estilos. La moda es una forma más de expresarme a mí mismo y es que últimamente he querido jugar más con mi estilo y usar uno más queer, pero me encuentro en un conflicto sobre qué es lo que debo de hacer.

Todos los días me despierto, voy a mi closet y comienzo a escoger qué es lo que usare ese día, puedo llegar a tardar horas en encontrar el conjunto perfecto pero cuando finalmente lo hago y me miro en el espejo algo me detiene de usarlo, comienzo a pensar e imaginar diferentes escenarios en los cuales puedo llegar a estar, a quien me podré encontrar o si iré yo solo, pero ¿por qué estas ideas me detienen?

No es mentira que ciudades pequeñas especialmente en latinoamérica exista un mayor machismo, homofobia y misoginia, en 2017 se registró la cifra más alta con 95 víctimas que fueron asesinadas en México presuntamente, por su orientación sexual o la identidad o expresión de género según el informe de letraese. Muchas de las veces no me arriesgo a salir a la calle con un outfit (atuendo, conjunto) que podría llegar a ser demasiado queer (o diferente y extravagante ) para algunos porque tengo miedo de la reacción que las personas puedan llegar a tener, o peor aún, en dónde alguien me puede llegar a agredir verbal o físicamente.

Un claro ejemplo sobre cómo afecta tu entorno el decidir qué ponerte es como cuando una mujer quiere usar una falda pero no lo hace por el miedo de que algún hombre le grite algún comentario o la llegue a agredir de alguna otra forma. Entonces la pregunta que me he llegado a hacer es ¿acaso una ciudad principal (grande) puede brindar seguridad no solamente a la comunidad LGBTQ+ sino a todo tipo de apariencias?

El hecho que una ciudad sea principal (grande) eso la convierte en una ciudad más abierta, existe más diversidad, hay diferentes culturas que hace que todas las apariencias tengan más visibilidad causando que estas sean aceptadas o toleradas. Gracias a esto hay más lugares y personas con los cuales puedes identificarte en donde puedes estar sin sentirte atacado por como te vistes.

La moda siempre ha sido para mí un escape de la realidad y al vivir en un mundo en donde sentía que no encajaba se podría decir que encontré un lugar en donde pude llegar a ser lo que yo quisiera ser, al igual que a mi esta industria ha proporcionado un espacio más a la comunidad LGBTQ+ para expresarnos, no debería ser un impedimento para nosotros no poder salir a las calles vestidos como queramos por el miedo de que alguien nos vaya a juzgar porque entre más visibilidad tengamos más aceptación habrá.

Tristemente si vives en una ciudad pequeña o intolerante tienes que estar consciente sobre a qué te puedes llegar a enfrentar si sales vestido de cierta manera y lo mejor que puedes hacer es conocer los lugares a donde vas a ir y la gente con la que irás, estas son cosas que te vas a pensar a la hora de cambiarte aunque no deberías de hacerlo, creo hay maneras de mantener tu esencia solo tienes que adaptarte cuando tengas que estar en algún lugar en donde puede que no sea seguro para ti exponerte porque siempre hay que tener en cuenta que nuestra seguridad es primero.