NOISE MAG

Que nunca falte el estilo personal

Por Alina Tijerina

Share on facebook
Share on twitter

¿Alguna vez se han sentido con una necesidad inmensa de ponerse el mejor atuendo que tienen en su clóset? Que sabes que tu día estará pesadísimo y probablemente todo salga mal, pero que lo único que puedes controlar es lo bien que te vas a ver para enfrentar todo lo que se te ponga enfrente. En lo personal, no hay nada más bonito que la hora de arreglarse en la que te estás dando todo el amor del mundo para sentirte bien. Eso, para mí, es lo más importante de la industria de la moda.

Recientemente realicé una investigación que involucraba encontrar los efectos que tiene el uso de los uniformes en la gente. Me topé con muchas teorías sobre los distintos usos y diseños de los mismos, pero la mayoría decía lo mismo: es una manera de desindividualizar a una persona. Qué fuerte, ¿no? Vemos los uniformes a diario en nuestra vida cotidiana, se podría decir que es algo normal, pero también es aquello que nadie se ha detenido a cuestionar.

La ropa que nos ponemos cada día define quiénes somos. No lo digo de manera de tener que poner una imagen ante la sociedad que sea correcta, hablo sobre tener la libertad de vestirse como quieran para sentirse de la mejor manera posible. En ocasiones podremos tener muchas fallas en el sistema que no nos permitan expresarnos verbalmente con libertad, pero a la hora de vestir es la expresión más orgánica y personal que hay. No les voy a mentir, hay gente que los juzgará. Siempre existen personas que cuestionarán tu manera de verte y tus elecciones sobre tu imagen personal, pero está bien. No son críticas, no son ataques, son reacciones a tu ser que hablan más de ellos que de ti.

Es difícil poder representar quién eres en cómo te vistes y sentirte seguro al hacerlo, más. Los invito a que se amen tanto que no limiten su estilo personal a lo que la sociedad les pide. Tómenlo como una obra de arte; ustedes son los artistas y su cuerpo, el lienzo. Expresen lo que sientan con sus prendas, usen accesorios, saquen los zapatos viejos de sus mamás, las camisas viejas de sus papás y denles vida. Siempre y cuando ustedes se sientan bien con el producto, lo que ocurra a su alrededor no importa. Habrán encontrado un estilo que la gente asociará con su persona y les juro no hay nada más lindo. En vez de temer al qué dirán, teman el nunca encontrar lo que los sacará adelante en un día gris: un buen OOTD (Outfit of the Day).   

Instagram: @Alinatijerina

Share on facebook
Share on twitter