NOISE MAGAZINE

Una carta para tu mente y ansiedad.

Por Sheila Madai

Share on facebook
Share on twitter

Salud mental. Enhorabuena, es un tema que ya no se deja por atrás y estamos muy conscientes de cómo nos afecta en nuestro día a día y cuales son los factores que lo alteran. Esta ocasión quiero hablar desde una experiencia personal que estoy segura de que muchísimos nos sentiremos identificados pero primero quiero empezar con el problema: insuficiencia.

Toda mi vida me he sentido insuficiente en cualquier cosa que hago, que si canto, dibujo, escribo, lo que sea. Claro que no considero que mis habilidades sean pobres o feas. Simplemente soy buena pero no puedo dar a más. En un momento de introspección personal me di cuenta que dentro de este patrón se encontraba la comparación entre personas que constantemente observaba en redes sociales, específicamente Instagram, mi red social favorita.

Veía a equis persona en Nueva York, con 19 años y 2 años de carrera y teniendo un éxito magnifico; veía a equis mujer desayunando a las 9AM en un restaurante fancy en Polanco, súper bien vestida y acompañada con sus mejores amigas. Cada una de ellas sonriendo y riendo. A estas alturas de la vida todos sabemos que (casi) todo lo que vemos envidiable es falso. Pero todavía se queda esa pequeña duda que te hace preguntarte ¿qué estoy haciendo mal para no tener eso? ¿acaso dedicarle 12 horas al día a trabajar por lo que quieres no es suficiente para estar exponiendo tu trabajo en Nueva York? ¿ni siquiera en Monterrey?

Imagínate vivir con esas preguntas constantemente y además, luchar constantemente por dejarlas a un lado, estar trabajando 1 hora extra y estar gastando dinero que no tienes solo por un mejor futuro… bueno ahí si necesito balancear y administrar mis tiempos. Pero sí, es una lucha constante en querer ser mejor y ver resultados cada tres, cuatro meses. Y eso es lo más real que puedes tener.

Hace unos meses platique con Vanessa Zamora, quien acaba de lanzar su nuevo disco Tornaluna, para una entrevista en Noise y nuestra plática estuvo bastante cómoda pues sentí mucha sinceridad en sus palabras y lo más importante es que tenía una seguridad muy presente. Al terminar la entrevista me sentí en confianza de preguntarle ¿cómo le haces para salirte de tu zona de confort?

Para mi sorpresa no había notado que la zona de confort es algo muy presente en mi vida y en la vida de muchos. Salir de tu zona de confort es primordial para sentirte en paz contigo misma. Salirte de tu zona de confort engloba a dejar de tener miedo, darte cuenta de relaciones tóxicas, malas amistades, como quieras llamarle. Una situación, sentimiento o persona que hace que estés ahí por comodidad pero que sabes que no te hace sentir mejor. 

Lo he estado aplicando en mi vida desde hace unos meses y es un proceso largo, difícil por naturaleza pero he mejorado un poquito en mi vida personal. Hice caso a lo que Vanessa recomendó, especialmente dejar de seguir mucha gente de mi feed que no aportan en mi vida, alejarme lo que más puedo del celular, cerrar Facebook y simplemente disfrutar el hecho de que tengo 22 años y tengo muchas comodidades en mi vida.

Quienes estén leyendo este post, si se sienten identificados el cambio está en nosotros. Sé que son fuertes porque siguen aquí. No tengan miedo en hacer algo que pueda hacer que se vean mal o reste credibilidad; tenemos que entender que simplemente hay parejas y amistades que están ahí solo por costumbre pero siguen bajándote los ánimos; no tengan miedo al unfollow, a los 20 likes, a que te ignoren, a que hablen mal, a no desayunar fancy food en Polanco, a tener que exponer tu trabajo en tu escuela y puedo seguir y seguir dando más comparativas pero si ustedes reconocen el patrón se darán cuenta que sigue.

Aprendí que si no me pasa algo que quiero y a otra persona si, es simple y sencillamente porque cada quien viene de backgrounds diferentes. Necesitamos entender esto primero. Entender la naturaleza de nuestra vida, personalidad, posibilidades y probabilidades es esencial y el siguiente paso es no compararse. Nadie es igual que tú.

Tenemos que aprender a ser reales con nosotros mismos primero antes que intentar serlo en redes sociales. No llenar nuestras mentes de pensamientos negativos y simplemente vivir plenamente! Necesitamos pensar en que LITERALMENTE nos vamos a morir un día, somos mortales. Vanessa nos dijo un ejemplo de “Cuando tenga equis edad voy a hacer esto” y está muy cool que tengas ese plan pero ¿quién te garantiza que llegarás a esa edad? Todo este tiempo te detuviste de hacer algo que querías cuando pudiste haberlo hecho antier.

En pocas palabras, lo que quiero decirles es valora lo que tienes, lo que haces, en la manera en la que lo haces y DO. YOUR. THING. Disfruta el trayecto de tu vida. Un consejo que les doy a mis amigos es que a veces creemos que ya deberíamos saber como actuar en nuestras vidas pero en realidad solo tenemos 22 años. Nos falta mucho, mucho por aprender y por enfrentar.

Instagram: @Sheilamadai

Share on facebook
Share on twitter

Impactos: 0