NOISE MAGAZINE

¿Truco o trato? La caza de brujas que dio origen al feminismo moderno

A pocos días de Halloween, los pumpkin spice lattes, las botas de suela tractor, los gatos negros y las escobas se manifiestan por doquier; es la época del año en la que nos encontramos con un montón de escritos que llevan títulos como: “¡Vístete como tu bruja favorita con estas cinco prendas!” o “El maquillaje que te hará lucir como una verdadera bruja (Tutorial)”.

Es impresionante la exposición que reciben todos estos artículos recién comienza el mes de octubre, muy pocos divagando acerca de los verdaderos perfiles que existen en el mundo de la hechicería y la mayoría teniendo como fuente de inspiración la definición de bruja que los medios de comunicación nos han impuesto a través de los años: botas picudas, batones negros, piel amarillezca y sombreros de ala ancha… como si el ser bruja requiriera de un uniforme que se puede conseguir en cualquier lugar. (Fundadores en Monterrey, ¿no?, ¿nadie?).

Resultado de imagen para gif witch

Existe un trasfondo alrededor de todo eso que conocemos y que hemos adaptado como parte de nuestra cultura global, sin embargo, ¿se ha reflexionado lo suficiente acerca de cómo la brujería es un discurso poético que empodera a las mujeres? No todo se trata de aquelarres y maldiciones, también podemos percatarnos que existe un movimiento pormenorizado detrás de esto.

Históricamente, la hechicería se ha relacionado con prácticas que se vinculan con la mente, el cuerpo y el espíritu, aplicándose también a la propiedad de otros en contra de su voluntad. Este concepto, en el que una persona domina el cuerpo de otra, estuvo presente en muchas culturas antiguas como la mediterránea y la babilónica pero tomó más fuerza en el antiguo Egipto con un grupo de féminas que se encargaron de expandir éstas prácticas a través de dichas posesiones. Desde entonces, el relacionar a las mujeres con éstas mañas se volvió común y es hasta nuestros días, que aún se asocia la hechicería y la magia negra exclusivamente con actos femeninos.

Resultado de imagen para gif witch

La brujería, con todo este trasfondo negativo, provocó una histeria colectiva alrededor de Europa y América del norte, desatando una caza de brujas en masa que tomó un estimado de más de 100,000 vidas en ejecuciones que iban desde la tortura hasta la muerte en la hoguera. Estos acontecimientos eran suscitados por hombres como el emperador Carlos V, quién creía que las mujeres que practicaban magia negra se embarazaban y daban a luz a seres que después se convertían en ofrenda para alimentar a satanás. Todo este alboroto concluyó cuando los cristianos hacia 1750 descubrieron las plantas medicinales preventivas y abortivas y en su carente razonamiento pensaron que las brujas dejarían de rendir tributo con sus hijos utilizando dichos métodos anticonceptivos y así, desaparecerían.

“Somos las nietas de las brujas que no pudiste quemar.”

Imagen relacionada

Es inútil creer que una secta tan grande dejaría de existir sólo por los procesos medicinales que se estaban descubriendo en aquellos años, pero esto ayudó a que las brujas se mantuvieran al margen, practicando su hechicería como un acto prohibido hasta poco tiempo atrás.

De esta manera llegamos a la era moderna, en donde la brujería se transformó en un discurso feminista, una unión que pocos cuestionan pero que cuando surge la duda, se sugieren cientos más. Un claro ejemplo nace en 1968, cuando se fundó Women’s International Terrorist Conspiracy from Hell, W.I.T.C.H. (La Conspiración Terrorista Internacional de las Mujeres del Infierno.) un colectivo que realizó feminismo de guerrilla en diferentes puntos de Estados Unidos. Esta comunidad estaba inspirada en las ideas y acciones de grupos anteriores y a pesar de que su organización fue independiente, la estética de sus participantes era clara: batones negros y maquillaje diabólico con el cuál realizaban manifestaciones públicas, boicots y por supuesto, magia negra.

W.I.T.C.H. se convirtió en un fuerte movimiento feminista social y político que utilizaba el performance artístico como su principal medio para protestar y creó una imagen fuerte de la mujer en la década de los 60’s. Su misión era romper el concepto de mujer como criatura sexualmente definida, implicando la destrucción del fetichismo de la pasividad femenina mediante hechizos. No obstante, el grupo de hechiceras no duró mucho, culminando sus actividades en 1970, inspirando a otros movimientos con la misma finalidad: el uso de ropaje característico, el performance, los rituales realizados, todos celebrando la feminidad fuerte y cómo es importante diferenciar entre el ser femenina con lo feminista, sin llegar a excluir ambos términos.

Resultado de imagen para witches vintage

Cabe destacar que todos estos movimientos de brujas modernas existen en la actualidad, tal vez, sin ser muy evidentes o con diferentes nombres, pero recuperan la conexión entre las mujeres y las artes (música, poesía, baile, performance) cumpliendo así con el manifiesto original de W.I.T.C.H. que profesaba “¡Pasa la palabra, hermana!”, creando afiliación y transmitiendo conocimiento entre ellas mismas.

“Si eres mujer y te atreves a mirar dentro de ti, eres bruja.”

Hay que enfatizar que la caza de brujas fue un suceso de peso para entender el papel de la mujer en la sociedad actual. Todas aquellas que fueron acusadas de brujas eran personajes femeninos que se alejaron del modelo establecido y desafiaban las normas, quienes practicaban su sexualidad sin miedo y se expresaban de manera rebelde, la bruja siempre ha simbolizado una maldad original, una mujer pecadora, la que hace del mal camino una forma de vida y vive al margen de la ley patriarcal. Las mujeres comenzaron a ser condenadas a muerte por dar a luz, si no tenían un marido a cierta edad, si abortaban o si luchaban por sus derechos. Realmente la caza de brujas fue una guerra en contra las mujeres para satanizarlas, degradarlas y destruir el poder que tenían en sociedad.

Fue en esta guerra donde se construyeron los roles sumisos y pasivos en la imagen de la mujer, pero también en donde se fundaron los principios de fortaleza y feminidad de donde se basan muchos movimientos sufragistas actuales.

Esta visión de unión entre mujeres para compartir experiencias y fortalecerse ha sido la clave de las brujas para persistir a lo largo de la historia, creando vínculos de hermandad que empoderan la vulnerabilidad y la sanación colectiva. Son las brujas modernas las que buscan reunirse para sentirse libres, protegidas y encontrar conexión con otras mujeres que tienen los mismos pensamientos y capacidades creativas, compartiendo sabiduría y practicando rituales con una voz que sí será escuchada.

La definición de bruja en pleno 2017 puede tener muchas connotaciones, sin embargo, sabemos que las jóvenes brujas son indomables, son las que luchan por un ideal, son todas aquellas mujeres que tienen un sueño y trabajan duro para hacerlo realidad, las que alzan la voz para ser escuchadas, las que están creando un cambio social, las que jamás se rinden ante ningún adversidad, las que empoderan sus características físicas y espirituales, las feministas por excelencia.

Tal vez no nos hayamos dado cuenta, tal vez lo sabíamos y no queríamos admitirlo, pero algo es cierto: En NOISE somos brujas, somos las nietas de las brujas que no pudiste quemar, somos liberación, empoderamiento, movimiento e intelecto, pero lo más importante, somos nosotrxs y le daremos voz a una nueva generación de brujas.

Resultado de imagen para gif witch

¡Feliz próximo día de brujas!

Instagram: @Thebabymilk