NOISE MAGAZINE

El mal- estar del cuerpo: El rol del psicólogo hospitalario

Por Cynthia González

Actualmente la clínica psicoanalítica ha tenido demanda en otro tipo de lugares, además de la consulta privada. En este sentido, el trabajo hospitalario del psicólogo es uno de los pocos conocidos, se han tenido que hacer adecuaciones a la teoría y la técnica para integrarse en este ámbito y trabajar con pacientes hospitalarios desde un punto de vista psicoanalítico. Por otra parte, es de suma importancia las demandas que aparecen en los hospitales en donde a diario pacientes y familiares de los mismos vivencian enfermedades, cirugías, procedimientos o tratamientos dolorosos y que una de las muchas funciones que cumple el psicólogo en este tipo de ambientes van relacionadas con el acompañamiento de pacientes con enfermedades de larga duración o progresión lenta (o enfermedades crónico-degenerativas, como son comúnmente conocidas).

La concepción de la salud, también gira en torno a la salud mental, en donde la función de nosotros como psicólogos se interesa por la escucha de estos pacientes, brindándoles contención y reflexión de aquello a lo que se enfrentan día con día. La OMS en 1948 define la salud como “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedad”, Es por ello que instituciones como hospitales fomentan enlaces con el fin del bienestar de los pacientes.

Hablamos de enfermedades como cáncer, distrofia muscular, trastornos respiratorios crónicos, diabetes, trastornos neuropsiquiátricos, malformaciones congénitas, etc.; afectan a la población mexicana, especialmente en un numero elevado de niños y adolescentes.

Durante la adolescencia se perciben modificaciones en el físico y la personalidad del adolescente, se atraviesa por un desequilibrio e inestabilidad extremas y que esto es perturbado y perturbador para el adulto, pero necesario para el adolescente porque de esta manera va estableciendo su identidad, que en esta etapa es vital. Sin embargo, existen factores como enfermedades orgánicas que se hacen presentes en esta etapa y hace que los pacientes muchas veces atraviesen por procedimientos dolorosos y con frecuencia riesgosos o de larga duración

Uno de los conflictos de los propios adolescentes, al inicio y en parte de su pubertad tiene que ver con el miedo a las miradas ajenas sobre su cuerpo, o la percepción del otro sobre el mismo. Agregado a esto, el adolescente transita en una fase en donde su propio cuerpo ya no es como el que les había sido familiar hasta entonces, a causa de la transición que se experimenta de la imagen de niño a adulto

Esteban Levin en “Belleza y Discapacidad ¿un paradigma posible?” habla sobre el ideal de belleza que la cultura de la modernidad pretende, tiende a equiparar el cuerpo con su modelo, o sea con su imagen.” La utopía del cuerpo – imagen – ideal, convierte al propio cuerpo en objeto de placer y se transforma en objeto de culto para cultivar y cultivarse a sí mismo.

Para muchos de los pacientes con dichos diagnósticos, especialmente adolescentes este proceso de transformación se vivencia como doblemente desgastante. En estos actos, las cuestiones orgánicas se visualizan socialmente como la imagen que representa una belleza. Sin embargo, todo aquel que ha trabajado con niños, ya sea como educador o terapeuta podrá enfrentarse a sus propios modelos o clichés acerca de la infancia y la adolescencia y a su vez, los pondrá en duda para comprenderla, viendo al sujeto como una persona, siendo el, su nombre, no su síndrome ni su organicidad.

Considero importante subrayar respecto a las vivencias que pueden tener los pacientes que pasan por enfermedades médicas, donde a menudo, se sienten especialmente solos en un universo hostil, sentimientos de minusvalía, aislamiento y deshumanización que son inducidos por los procedimientos médicos.

El compromiso que se tiene a la atención de niños y adolescentes, brinda la posibilidad de construir, debatir y plantear el trabajo psicológico con niños y adolescentes, donde escuchar lo que mencionan es uno de los principales pilares para ayudar a desarrollar adultos conscientes de sus emociones y de sus cuerpos, donde la atención que se reciba sea integral, incluyendo médicos y especialistas con el objetivo de dar mayor la calidad de vida del paciente.

El trabajo del psicólogo en este ámbito es una cuestión a reflexionar para nuestra futura formación, el interés que podemos tener en estas áreas puede ayudar a contribuir a proporcionar mayores influencias teóricas que nos beneficien para este trabajo.

Cynthia Gonzalez

Psicóloga

Psi.cynthiagonzalez@gmail.com