NOISE MAGAZINE

De aplicaciones y redes sociales

Por Cynthia González

Una aplicación puede facilitar cientos de cosas y actividades que queremos realizar. Las nuevas tecnologías pareciesen han simplificado el mundo que conocemos; es decir, no sería la primera vez que un medio virtual facilita el conocimiento y encuentro de lo que se desea.

Por un lado, sabemos que con la instantaneidad de un click creemos hacernos poseedores de un producto o conseguir una referencia de algún un empleo o conocer a tu posible pareja. Un ejemplo podría ser (aunque suene a un capítulo de black mirror) Google; cuya empresa lanzo un prototipo llamado “Google neighbourly” que consiste justamente en conocer acerca de tu posible hogar. En ella, podríamos encontrar alguna referencia acerca del lugar donde vivimos o queremos vivir, además de agregar comentarios acerca de la gente que habita en el y lo “agradables” que pueden ser.

Hablar de redes sociales y su uso, es un tema bastante extenso debido a que existen posturas a favor y en contra del uso y regulación del mismo. Sin embargo, colocarlas en una manera extrema y opuesta no nos aporta mucho, de manera contraria, podemos hacerles frente y pensar que están ahí y que acontecen en nuestra vida de manera social y cultural siendo un tema que nos concierne a todos.

Para muchos, las redes sociales tienen gran importancia en la vida cotidiana; convirtiéndose en una manera de lograr un lazo con los otros, incluso sin conocerlos en persona. Este enlace se encuentra en un espacio de (des)encuentro, que se comparte con el otro por medio de imágenes, conversaciones, enlaces, entre otros medios que simplifican la esencia de quien las utiliza.

Es usual encontrarnos con personas que tras intercambiar algún mensaje con algún otro expresa lo cómodo o agotador que puede ser entablar una relación con otros en el mundo virtual. Estos enlaces se forjan mediante la palabra intercambiada por mensajes cargados de afecto; en relación a esto, Freud aseguraba que los lazos que mantienen unidos son aquellos que hay un vinculo de amor, es decir en un lazo sentimental con los otros que constituyen la esencia del alma de las masas.

Este espacio imaginario, las relaciones que se conectan por medio de una computadora también permite al sujeto mantener una distancia con el otro; en algunos casos esto mismo les puede ser complicado en el contacto real y directo. Se cree conocer todo acerca del otro y también permitir mostrar lo que se desea en un perfil que se construye en la idea narcisista de quien lo elabora.

Finalmente, las redes sociales marcan un cambio social bastante importante, sin embargo; en una sociedad en donde parecemos tener todo al instante, al alcance y absoluto, la sensación de falta e incompletud consterna al ser humano, llevando a cabo un trabajo arduo para conocer todo de él, de los demás y del mundo.

Cynthia Gonzalez

Psicóloga

Psi.cynthiagonzalez@gmail.com