NOISE MAGAZINE

MUST READ: Depresión Post-Graduación

Por Elsa Cavazos

Share on facebook
Share on twitter

Graduarse de la Universidad es un logro que muchos anhelamos conseguir. Por mucho tiempo tu única meta y prioridad era conseguir un título, y los años que te tardaras no importaban porque al final estabas tratando de cumplir esa meta dorada… aunque siendo honestos el ir a la escuela o estudiar es de alguna forma una zona de confort; Sabes que tienes que ir a clase, hacer las tareas y proyectos sin la preocupación de que tal vez no suceda esa meta. Poniendo de tu parte sabes que tarde o temprano te encontraras graduado y con un diploma en mano.

La zona de confort #confortzone

Ahora, el simple hecho de ir a la escuela no es tan fácil como parece. Muchos realmente no saben si lo que están estudiando es lo que les apasiona, y tomar una decisión tan grande como saber qué quieres hacer el resto de tu vida no solamente da miedo, es aterrante. Hay quienes se sienten confundidos durante toda su carrera y cambian de una a otra porque finalmente no todos sabemos qué queremos a esta edad y esta bien. No tienes porque saberlo ahora, no eres la misma persona que fuiste hace un año y eso esta bien, sin embargo somos presionados a estudiar algo porque nuestros padres nos lo exigen, o tal vez sabes que quieres pero no estas del todo seguro.

Lo que no sabemos y no nos enseñan en la escuela es lo difícil que es lidiar con estos sentimientos. Nadie te explica que probablemente vas a sentirte confundido y estresado, no solo por no saber qué es lo que quieres, peor aún: saberlo pero no conseguir el éxito que crees que necesitas para sobrevivir afuera. Hay quienes durante su carrera se matan estudiando pero siguen sin conseguir la calificación necesaria para llegar a donde quieren y otros que al graduarse son tomados por sorpresa dándose cuenta que las cosas no son tan fáciles como parecían.

Nadie te dice que tal vez el ámbito profesional que es para ti es muy pequeño y competitivo, nadie te dice que probablemente no vas a encontrar trabajo en seis meses o un año, y nadie te dice que es probable también que esto te afecte emocionalmente. No nos enseñan a lidiar con momentos de incertidumbre y duda ni tampoco como lidiar con el rechazo. No existe una clase que se llame “Maneras de lidiar con aplicaciones negadas 411” eso solamente lo aprendes viviéndolo, sin embargo puede ser una de las lecciones mas difíciles de comprender.

Te gradúas y lo mas normal y lógico es buscar un trabajo que tenga que ver con eso que estudiaste, tal vez sea tu pasión o tal vez simplemente querías trabajar en algo que pagara las deudas, pero muchas veces cuando es una carrera que realmente amas, el no poder encontrara un lugar para trabajar en ello es frustrante y deprimente. Muchos millennials no tienen la fortuna de graduarse y esperar a que esa oportunidad maravillosa caiga del cielo, tienes que encontrar un trabajo que pague tu renta o tu comida y terminas por estar trabajando en algo que no te gusta y no tiene nada que ver con tu carrera, comenzamos a compararnos con los demás, vemos a aquellos que encuentran un trabajo fácilmente o que se ven que su vocación los llena y nos sentimos menos. Creemos que al no estar donde los demás están estamos fallando, cuestión que nos impide creer en nosotros mismos, sin embargo es importante entender que la felicidad y el éxito son relativos, tal vez no encuentras trabajo aun, pero eres reconocida por tu gran trabajo como vendedora en una tienda o quizás te dan una oportunidad increíble pero mientras no es esa estabilidad que tanto buscamos no se siente como éxito.

Estabilidad, esa es la palabra. La buscamos en el amor, en nuestras relaciones de pareja y finalmente es algo que buscamos en el trabajo también y en lo que sucede después de la universidad. Cómodamente ibas a clase y la rutina diaria nos mantenía distraídos ayudando a no caer en pensamientos como “¿Que estoy haciendo con mi vida?”

Tal vez ni siquiera tienes trabajo y te conviertes en nini. No trabajas y no estudias, ¿qué excusa les darás a aquellos que te preguntan a qué te dedicas ahora que te graduaste?, la realidad es que no le debemos respuesta a nadie mas que a nosotros.

Lo que sea que estamos buscando después de cumplir aquella meta, finalmente puede llegar trabajando por conseguirlo, sea lo que sea. Si quieres ser chef, tienes que seguir practicando tus técnicas pero puede que no te contraten al instante. Si quieres ser escritora tienes que seguir escribiendo y seguir aplicando sin importar el rechazo que puedas recibir de editores ya que al final valdrá la pena. Sin embargo, no es fácil llegar ahí y puede deteriorar nuestras ganas de seguir adelante, pero por mas cliché que se pueda llegar a escuchar: lo que no te mata te hace mas fuerte y solamente así puedes continuar intentando sin quebrarte tan fácilmente.

Continua intentándolo sin dejarte quebrar por el futuro incierto. El trabajar en nuestro equilibrio mental y enfocarse en un objetivo fijo nos distrae de aquellas dudas existenciales que nos agobian. Y sí, es un camino difícil, pero solo viviendo nuestro presente las cosas finalmente llegarán. Confía en el proceso y se paciente.

Instagram: @Elsacavazos

Share on facebook
Share on twitter

Impactos: 10