NOISE MAG

Desarrollando los textiles del mañana

Por Hiram Pinto

Share on facebook
Share on twitter

¿Cuáles han sido las primeras innovaciones del ser humano? Sin duda alguna, la ropa es algo que nos ha acompañado desde el principio de los tiempos, cuando hace mas de 200,000 años se fabricaban piezas de pieles de animal cuya función principal era proteger del frío, de los rayos del sol y curar heridas. Sin embargo, por lo menos durante los últimos 5,000 años, la ropa adquirió una función adicional significativa donde no simplemente se utilizaba para protegerse, sino para demostrar un estatuto social, y es ahí cuando un vestido de lino con punta de cuchilla, preservado como el más antiguo de su clase y utilizado por la dinastía Egipcia, pasó de ser ropaje a ser moda.

Resultado de imagen para oldest garment egipcian

Año tras año todos estos materiales con los cuáles hemos creado ropa, han evolucionado. La ropa de antes consistía en fibras naturales como el lino, la seda o la lana, hasta que la primer fibra sintética –poliamida– apareció en el mercado en 1935. Sin embargo, el verdadero impacto de este tipo de materiales se dio en 1940, con el lanzamiento de las primeras medias de nylon confeccionadas con carbona, agua y aire, que se convirtieron rápidamente en un éxito, vendiendo más de cinco millones de pares en Estados Unidos el día de su lanzamiento, no sólo por su comodidad, sino por lo baratas que eran. La producción de este tipo de textiles, aún y con su popularidad, tuvo una pequeña pausa durante los años de la guerra, ya que se necesitaban fibras sintéticas para los equipos militares. La empresa Americana DuPONT se encargó de confeccionar paracaídas, cuerdas y tiendas de campaña para los guerrilleros y como fabricantes de nylon, restringieron la producción de productos comunes como las medias durante un tiempo.

Una base importante para todas estas innovaciones se creó cuando se desarrollaron las fibras textiles sintéticas en la primera mitad del siglo XX, los textiles industriales dieron paso a que el ropaje tuviera nuevas funciones, poniendo el ejemplo de las medias: fueron un éxito porque eran súper delgadas y elásticas que podías traerlas puestas todo el día sin estar incómoda o acalorada. Hoy tenemos los chalecos anti balas, que son cómodos para utilizar porque están hechos de sintéticos ligeros que también son perfectos para que ninguna bala los penetre. Gracias a la miniaturización de los ordenadores, hoy estamos en la nueva evolución de desarrollo histórico en los textiles, en los próximos años las chaquetas, zapatos, pantalones y abrigos realizarán funciones nuevas y complejas, que en la visión de los investigadores, no se compondrán de textiles pasivos, su misión será, ejecutar varias tareas.

La ropa podrá vigilar las funciones vitales de las personas, los sensores en los peluches podrían proteger a los bebés de la muerte súbita en la cuna y los trajes de protección podrían vigilar el bienestar de los trabajadores advertidos por su ropa si las concentraciones de gases tóxicos en su entorno superan los valores límite o protegiéndolos de algún derrumbe o choque traumático. Así mismo algunas otras fibras podrán soportar los cambios de temperatura, porque serán capaces de calentarse o aumentar su volumen en un clima frío o enfriarse si las temperaturas son elevadas o el usuario está sudando; Para los deportistas las funciones de entrenamiento serán fantásticas, los zapatos o camisetas vibrarán si la postura del usuario no es la correcta y serán las fibras con función de sensor las que registrarán las posturas, las cuáles serán comparadas con una base de datos en la que se describe la postura ideal para el entrenamiento correcto.

Los desafíos propuestos para toda esta revolución textil no se han resuelto aún, pero la industria de la moda está activa en el desarrollo de lo que se podrían llamar textiles inteligentes, pero para poder integrar todas las funciones en la ropa de manera efectiva, primero debe ser posible procesar el material funcional en fibras sin que pierdan sus capacidades de recopilar información y compartir los datos; un reto para las propiedades funcionales de los materiales más utilizados para la realización de la ropa y de los procesos con los que comúnmente lavamos o secamos nuestras prendas.

En un futuro –aún incierto en este punto–, la ropa se comunicará con nosotros, será como una segunda piel. Nadie sabe cómo esto podría evolucionar o cuál será el siguiente paso, pero lo que sí sabemos es que los investigadores y diseñadores de moda están desarrollando los textiles del mañana.   

Walking away from 2018 like ... Model: Magdalena Frackowia. Images originally by Peter Lindbergh published in Harpers Bazaar US (March 2007) as Metallic Moment #robot #fashion #fashiontech #happynewyears #nye #nyeoutfit #sequin #fashionphotography #lindberghstories #fromthevault

Instagram: @Thebabymilk

Share on facebook
Share on twitter