NOISE MAGAZINE

Mujer chingona

Por Sam Lacayo

Share on facebook
Share on twitter

Este mes de la mujer queremos recordarle a todas nuestras lectoras que… “Eres lista, eres gentil, eres importante.” Historias Cruzadas, 2011.

El papel de la mujer en la sociedad ha sido tan significativo, cambiante y distorsionado a través de los años que ahora, al ver el progreso, no podemos creer lo que algunas mujeres solían vivir hace no menos de cincuenta años.  

Es cierto que hemos llegado muy lejos, desde el movimiento de liberación femenina que dio inicios en los 60’s, hasta este nuevo año en donde seguimos en lucha por una verdadera inclusividad y equidad de todos los géneros.

Han sido peleas largas, por las cuales seguimos prevaleciendo. Tener autonomía de decidir por nuestros cuerpos, equidad salarial, la desensuración y desexualización del cuerpo femenino, el voto a la mujer y la liberación sobre el poder de un patriarcado, son algunos ejemplos de lo mucho que las mujeres han luchado por cambiar a lo largo de la historia.

Seguimos pidiendo a gritos que nos respeten, que podamos caminar por las calles sin miedo, que no seamos víctimas en nuestra propia historia; las mujeres nos levantamos con causa todas las mañana para demostrar que somos y podemos en un mundo que nos dice que no deberíamos y que ya hay un rol escrito para todas.

El decir, ¡Somos chingonas!, a mi parecer es poco. No solamente basta con decirlo, hay que creerlo. Que recordemos, cada día hay nuevas maneras sutiles e inconscientes de hacer la declaración que todo podemos lograr si nos lo proponemos. Las mujeres del ahora somos las que moldeamos el futuro del mañana para los y las demás. Seamos chingonas de la manera en la que fueron nuestras madres y abuelas, todas muy diferentes unas de las otras. Aprendamos a tolerar y levantarnos mutuamente,  respetar que los sueños de una no son los mismo que de otras. Entender que ser ama de casa es tan valioso como llegar a ser CEO de una compañía; aplaudamos a ambas por cumplir sus metas y valoremos el esfuerzo que les toma alcanzarlas. Reconozcamos la belleza y el poder de unir fuerzas unas con otras, de levantarnos juntas y pelear por lo que es correcto, de no quedarnos calladas ante las injusticias. Si peleamos por unas, peleamos por todas. Las mujeres de México y el mundo, las mujeres cis y trans, las generaciones pasadas y las nuevas.

Hoy en día ser mujer es muy diferente a lo que era antes. Somos una declaración con vida. Lo que hacemos y decimos tiene la capacidad de dar significado a algo más grande. Es un gran poder que conlleva una gran responsabilidad. No es sencillo, ni mucho menos, pues buscamos equidad y respeto, por lo tanto debemos dar equidad y respeto a todos, aunque todavía no la recibamos.

“Cuesta valor cambiar el corazón de la gente”

El Libro Verde, 2018.

Instagram: @Obscurelookbook

Share on facebook
Share on twitter

Impactos: 2