NOISE MAGAZINE

El dilema entre ser o no ser fast fashion

Por Kassandra Torres

Share on facebook
Share on twitter

Durante años hemos discutido las consecuencias del fast fashion en nuestra sociedad; desde sus repercusiones ambientales, hasta las faltas en contra de los derechos humanos de quienes trabajan bajo este sistema en distintas partes del mundo, especialmente en los países pertenecientes a Asia, como Bangladesh y la India, donde decenas de las marcas de moda más importantes de la actualidad deciden fabricar sus prendas, llegando a pagar un máximo de 63 dólares al mes a quienes se dedican a coser la ropa que rápidamente llega a nuestro centro comercial más cercano, sin embargo nuestro juicio en torno a esta situación se vuelve un terreno complicado para generar una opinión cuando nos preguntan ¿es todo el fast fashion malo?…

Sí y no… sí porque sin duda alguna el generar un sistema de fabricación y venta tan rápido es difícilmente sostenible en todos los sentidos, sin embargo en la actualidad existen marcas que han logrado generar sistemas de producción que podrían encajar en el sistema de moda rápida debido a la velocidad en que sus prendas son producidas y comercializadas, sin embargo también han logrado generar un equilibrio brindando transparencia, calidad, mejoras en sus materiales y una clara disminución en su impacto directo con el medio ambiente. Es ahí donde nos preguntamos ¿Si deja de dañar al planeta y las personas sigue siendo fast fashion? Sí, y creemos que esto se convierte en la moda rápida que realmente “necesitamos”.

Hablemos de la marca holandesa C&A, que se ha posicionado como una de las firmas de moda rápida más importantes en nuestro país, donde en la actualidad cuenta con 70 tiendas distribuidas en 50 ciudades de nuestra nación brindando opciones económicas y en tendencia a las masas, y aunque es fácil eliminarla de nuestro radar anti-fast fashion, C&A ha marcado una buena pauta a seguir en cuanto a las firmas que han cambiado el sistema de moda rápida para bien. En la actualidad el 40% de sus materiales son eco-friendly, aunque también reciclan gran parte de sus residuos textiles para generar nuevas prendas, son miembros de “Better Cotton Initiative” y se han comprometido a reducir el 20% de sus emisiones de gas para el año 2020 así como el 30% de su consumo de agua. Por otro lado sus condiciones laborales son buenas y transparentes, son miembros de “Ethical Trading Initiative” del cual han adoptado su código de conducta en cada una de sus maquiladoras, donde han incrementado los salarios de sus empleados.

Así que sí, después de varios días de análisis y miedo a soltar una opinión polémica y desatinada, he llegado a la conclusión de que sí existe una forma correcta de hacer fast fashion a la cual debemos de prestar atención.

Imagen relacionada

Kenia, colección SS de LOB

Pensemos en México, nuestro amado país donde existen marcas como LOB y Cuidado Con El Perro, que desde hace años se han abierto paso en el mercado mexicano brindando moda accesible para gustos sencillos e inventados, entendiendo al consumidor mexa a la raíz, desde gustos hasta poder adquisitivo, todo esto brindando moda hecha con mano de obra 100% mexicana al alcance de todos. Ahora pensemos esto en un panorama más grande, ¿qué pasaría si en lugar de hacer tus compras en Forever21 o H&M enriqueciendo a las grandes empresas que han acabado con las vidas de miles de personas, compras tu ropa en LOB o en Cuidado Con El Perro? Con esto apoyando a una verdadera economía de moda mexicana que provee empleos a cientos de personas a nivel nacional, bajo condiciones de trabajo y sueldos regulados por la ley, cerca de nosotros, al alcance de nuestra vista y en nuestro propio país. En muchos sentidos esto es para nosotros el futuro de la moda mexicana y el camino hacia una industria de la moda más sostenible y ética, de una forma eficaz ya que viviendo en un mundo que corre tan deprisa se torna casi imposible generar moda que rompa los esquemas del tiempo, así que al generar un “fast fashion nacional” que cumpla con las reglas de transparencia en cada uno de los sentidos, estaremos generando una industria sostenible que transformará al sistema del fast fashion a una versión mejorada del mismo.

Recuerda siempre que el mayor cambio está en nuestras manos, infórmate, cuestiona todo y levanta la voz.  

Resultado de imagen para fashion revolution gif

Instagram: @Kasstorress

Share on facebook
Share on twitter

Impactos: 98