NOISE MAG

Y si fracaso ¿qué?

Por Alina Tijerina

Share on facebook
Share on twitter

Ayer, mientras scrolleaba por Instagram, me topé con un post sobre una entrevista que una mujer le hizo a una niña de 11 años. En ella hablaban sobre los nervios que la niña pudiera tener en una competencia de baile; fue una respuesta muy corta por parte de ella, pero una que causó mucho impacto en mí. Ella mencionó que no estaba nerviosa de competir porque no importaba si ganaba o no, que al final de cuentas ella solo estaba en 5º grado de primaria y que solo se trataba de una competencia de baile. Cosas de niñas, ¿no? Pero cuando comencé a darle sentido a esto, que justamente llegó a mi vida en un momento en el que yo debería tener la actitud de la niña, me di cuenta que no eran solo cosas de niños, que era una situación en la que la mayor parte de nosotros nos encontramos.

Y si fracaso, ¿realmente importa? Este último mes ha sido muy duro para mí porque recientemente tuve mi primer trabajo como graduada, y después de solo un mes de estar ahí, fui despedida. Fue un golpe muy fuerte porque era un trabajo que me gustaba mucho y sentía que podía llegar a tener muy buen desempeño, sin embargo, no tuve la oportunidad de demostrarlo. Personalmente sentí que había fracasado por completo, tenía un miedo inmenso de aplicar a otro trabajo y volver a arruinarlo. Y desde entonces me he encontrado en un estado de confusión y pérdida en el que realmente no sé qué quiero hacer ahora con mi vida profesional.

Podrá sonar muy dramático, pero la gente que ha sufrido un momento bajo como éste, en el que algo no te salió, me entenderá. El miedo a fracasar me nubló tanto la vista que sentí que por solo una vez que me hayan despedido, mi vida profesional se estancó. Tuvo que llegar un post en Instagram de una niña de 11 años y su competencia de baile para hacerme entender que el fracaso es solo una ilusión. ¿Qué importa si pierdo? En mi juventud, en la que no tengo que mantener una familia, el fracaso es una ganancia. Es solo un paso más hacia el éxito, el cual está también conformado por muchísimas situaciones de pérdida y momentos bajos. La actitud que toma la niña sobre su competencia de baile es la misma que todos, como adultos, deberíamos tomar. La vida está aquí para arruinarla una y otra vez hasta que tengamos la práctica necesaria para lograr nuestras metas. Y a los fracasos se les debe dar la mínima importancia sentimental ya que estos son los que más nos acercan a donde queremos estar.

Instagram: @Alinatijerina

Share on facebook
Share on twitter