NOISE MAGAZINE

Los niños bien x Cynthia Roura

Por Cinthya Roura

Share on facebook
Share on twitter

Los niños bien tienen etapas de vida similares entre aquellos de su especie: nacen, crecen, estudian ingeniería, se reproducen y mueren. Ellos están seguros de su status de superioridad y lo defienden ante quien se atreva a cuestionarlo. Son especialmente vocales en conversaciones en redes sociales pero dicen por ahí que los debates en persona no son su fuerte.

Al hablarles sobre  perspectiva de género no pierden la oportunidad de verbalizar la palabra ‘feminazi’ o de utilizar a la biología como su argumento principal. Ellos dicen aceptar que las mujeres ingresen al mercado laboral pero no están muy seguros de que sean las personas más capaces de tomar ciertas posiciones, después de todo por algo son consideradas el sexo débil.

Los niños bien son heterosexuales (por supuesto), y consideran importante que todos lo sepan. En ocasiones demuestran su aprecio hacia sus amigos (niños bien, claro está) pero no olvidan agregar al final la frase ‘no homo’, no vaya a ser que sus intenciones sean malinterpretadas.

Los niños bien, en sus propias palabras, buscan a una niña bien para “sentar cabeza”. Si bien todas las otras niñas no clasificadas como bien resultaban interesantes para un mes o dos, ellas no son lo suficientemente “buenas” como para ser consideradas material digno de matrimonio. Ellos buscan a una niña que sea pura, que no diga palabras altisonantes, que sepa cocinar, quiera tener hijos y sobre todo que conozca su lugar en la relación.

Los niños bien de la actualidad se parecen mucho a sus abuelos los baby boomers. Si bien no coinciden en todo o con todos aquellos pertenecientes a dicha generación, ambos tienen ideas similares sobre el género, la familia, el aborto y su vida laboral: géneros solamente hay dos, la familia es la tradicional (papá, mamá e hijos), el aborto ni pensarlo y salirse del status quo y estudiar algo creativo, o como ellos lo llaman femenino, resulta abominable.

Los niños bien son niños bien por el mero hecho de seguir las tradiciones y no cuestionarse lo que los rodea, ya que cuestionarlo implicaría un proceso de pensamiento mucho más largo al que están acostumbrados y si algo no les gusta a los niños bien es que los hagan salir de su zona de confort.

personas sentadas espaldas

Instagram: @Cinthya.Roura

Share on facebook
Share on twitter