NOISE MAG

Hablemos de crítica de moda

Por Alina Tijerina

Share on facebook
Share on twitter

En una industria de diseño como es la moda, los productos se vuelven tan subjetivos que la crítica puede ser algo complicado. Yo lo comparo con una obra de arte, así como para algunos Picasso puede ser un genio, para otros puede ser inútil. Pero aún en la rama del arte visual existen los curadores del arte. Hay alguien que se encarga de decirle al mercado qué es lo que vale la pena y lo que no.

Resultado de imagen para fashion critics

En la moda solía haber críticos de moda; a estos se les hacía caso en sus referencias a las pasarelas, a los diseñadores que realmente hacían un buen trabajo y los que simplemente no. Pero hablando del presente, ¿existe realmente una crítica honesta hacia el diseño de moda? Mientras investigaba sobre el tema me topé con un artículo de la revista Vestoj el cual comentaba que había reunido a un grupo de ex-críticos de moda para entrevistarlos sobre su labor. La mayoría de ellos rechazaron la invitación ya que sentían que su profesión había desaparecido y que eran poco valorados. La razón de esto se debe a que en algún punto en la historia de lo editorial, los críticos fueron descartados y reemplazados por publicidad. En una era en la que todos se ofenden por, prácticamente, todo, los críticos fueron eliminados por haber manchado el nombre, o la colección, de algún diseñador. Vestoj menciona que para poder escribir de moda de manera creíble debe uno atender a las necesidades hegemónicas y elitistas de la industria. Al final de cuentas, la moda se basa en la exclusividad y la competencia por generar más ventas. Así que, en vez de críticos, se tienen a agentes de publicidad. Los artículos que ahora podemos encontrar rara vez son críticas hacia marcas o diseñadores, son más aquellos los que alaban y persuaden una venta. El propósito de lo editorial en la actualidad es vender ropa, así de sencillo. Ya sea a través de un artículo sútil o un widespread en Vogue, la libertad de la editorial ha sido eliminada por las marcas más poderosas. La revista Vestoj también menciona que son historias de la industria que en pasarelas pasadas se corrieran a los reporteros por haber dado una mala reseña de las colecciones. Hoy en día lo que es más común son los agentes de relaciones públicas exigiendo revisar un artículo antes de ser publicado, entrevistas que hayan sido cortadas por el disgusto del entrevistado, o bien, los entrevistados portando su propio sistema de grabado para protegerse. La crítica real en la moda ha sido sesgada por la competencia y por la necesidad de agradar. Los críticos de moda comenzaron a recibir regalos después de una buena reseña, lo cual significaba que la marca esperaba más de esas en un futuro; pero los críticos no sentían la libertad de regresar dichos regalos. También sucedía que estando dentro de una misma industria, los críticos y los diseñadores se volvían amigos y ya era difícil no sesgar su escritura. Entonces, ¿cómo encontrar una crítica sin sesgos y sin publicidad?

Poco a poco podemos ir viendo cuentas en Instagram que se han dedicado a analizar las marcas y a los diseñadores de cerca. Exponiendo dramas, plagios, demandas, etc., todo para saber lo que realmente pasa en la industria de la moda. Estas cuentas han retomado un poco el trabajo del crítico al ser honestos con el público de lo que está sucediendo con la moda. Hay unos incluso que han ayudado a que marcas que cometen plagio o robo de identidad, como lo hizo Kim Kardashian con su marca KIMONO, sean identificadas y penalizadas. En Monterrey tenemos a Guillermo Fonseca, @fashiontheorist en Instagram, que diario se encarga de darnos todas las noticias y las verdades de la industria de la moda (P.D. vayan a escucharlo en Noise Radio). Gente como Guillermo nos logran dar una perspectiva estudiada y libre de sesgo sobre las marcas y los diseñadores. Son estas personas las que podrán crecer a tener una visión mucho más adentrada en el trabajo de la industria y que comunicarán lo que logren ver. La moda desde ahora está debajo de una lupa de la que todos queremos un vistazo. Y ahora más que nunca con toda la consciencia que existe sobre lo tirano e inhumano que puede llegar a ser el proceso de creación, los nuevos críticos tendrán en sus manos la posibilidad de dar luz a estos eventos ya que al público no solo le importa lo que está “in” y lo que no. Si no lo que está hecho con transparencia. Tengo esperanza de ver más gente como Guillermo siendo honesta y generando contenido de calidad en las redes sociales.

Instagram: @Alinatijerina

Share on facebook
Share on twitter