NOISE MAGAZINE

Lo que me hubiese encantado saber antes de estudiar moda

Por Kassandra Torres

Share on facebook
Share on twitter

Escribo esto mientras regreso de una producción de fotos de casi 10 horas, donde entre ropa y zapatos deportivos me encontré presentandome ante desconocidos como egresada de la carrera de moda y “entre wiri wiri y wara wara” no pude evitar asombrarme al darme cuenta que ya han pasado casi 2 años desde que fui coronada como Licenciada en diseño y negocios de la moda. YASS! Tampoco pude evitar recordar las icónicas e inocentes palabras de mi abuelita -QEPD- diciendo: “¿Apoco ya dan título por estudiar costura?”. Momento icónico de mi vida que más que causarme una crisis existencial, me mató de risa por la ironía y realidad depositada en cada sabia palabra de mi bella abuelita. 

Es un hecho, incluso en pleno 2019 el estudiar la carrera de moda sigue siendo un tabú que hace que los ojos de tus tías giren un ángulo de 90 perfectos grados cuestionando si tu madre tomó suficiente ácido fólico mientras te sostenía en su pancita. Y lo entiendo, no es fácil reaccionar ante una carrera creativa en un mundo dominado por las ingenierías, carreras de números y la icónica y romantizada medicina, por ello entiendo lo mucho que pueden llegar a dudar las nuevas y frescas mentes que consideran el estudiar moda como una de sus opciones, que al toparse con los mil y un mensajes de desapruebo y duda, deciden posponer el sueño por una carrera “más seria”, bueno, dejame te cuento que las cosas aquí se van a poner muy serias, porque te voy a contar todas las cosas que me hubiese encantado saber antes de estudiar la carrera de moda y toda la magia y dolor detrás de ella. Enjoy!

“The Devil Wears Prada” te mintió

Durante décadas el cine y la televisión nos han vendido una increíble fantasía de la industria de la moda, llena de glamour, prendas caras, starbucks por la mañana y eventos fabulosos cada 3 minutos. La osadía de la mentira. Dentro de la carrera descubrirás que más bien se referían a sweatpants 24/7, t-shirts con manchas de café e hilos colgados, café del 7-Eleven y muchas, muchas horas sin dormir. Spoiler alert: No cambia mucho después de graduarte. Y sí, la moda puede llegar a ser muy fabulosa, pero detrás de ello hay horas de arduo trabajo plagado de estrés, creatividad y algunos corajes. Y es totalmente correcto. Con el tiempo te darás cuenta que todos esos mágicos momentos son la increíble recompensa de horas sin dormir, pero al estar ahí, te darás cuenta que valió la pena cada segundo.

Que te guste la ropa no es sinónimo de que deberías de estudiar moda

Sorry amix, la verdad a veces duele y creo que esto es algo que le hubiese encantado escuchar a muchos de mis ex-compañeros. Durante años vimos lo mismo, personas con un estilo increíble, zapatos impecables y pelatzo de salón, que entraban cual Anna Wintour al salón de patrones pero abandonaban el sueño al verse obligados a enhebrar la primer aguja. Vestirse bonito no es sinónimo de que serás el próximo Alexander McQueen ni mucho menos. La moda es una carrera seria como todas, que requiere de compromiso y muchas veces el doble de trabajo que algunas otras, por ello no es algo para tomarse a la ligera. Verás historia, tendencias, patrones, costura, textiles, experimentación, herramientas digitales, costos, todo, y si tu corazón te dice que debes estudiar moda porque tu amiga chencha dice que te vistes como Blair Waldorf, you better not.

Bye vida social, hola nueva tribu

Me atrevería a decir que la carrera de moda es “la medicina de las carreras creativas”, nunca nadie te preparará para lo realmente demandante que es esta disciplina, donde poco a poco tus viernes de fiesta se convertirán en viernes de pizza en el taller de patrones y tu círculo social se irá reduciendo a personas apasionadas por la moda como tú. Spoiler alert: El taller de patrones te regalará a los mejores amigos de tu vida. Trust me.

Existe mucho más que el diseño de moda

Una de las lecciones más grandes que me dejó la carrera de moda es el entender todo lo que existe más allá del diseño de moda. Durante años creí que era mi única entrada a la industria, pero dentro de la carrera me dí cuenta del infinito abanico de posibilidades que existe dentro de ella, y gracias a eso, descubrí mi pasión por el mundo editorial, como muchas de mis compañeras por el arte, los textiles, el diseño, la docencia, etc. Esto no significa que el estudiar diseño de moda es en vano, al contrario, esta carrera me dió todas las herramientas necesarias para entender la industria de la moda “de pe a pa” y crear cada uno de mis proyectos personales, que de haber estudiado otra carrera no hubiese podido concretar. 

No, tus compañeros no te apuñalan por la espalda

“Me contaron que en unos finales una chava le manchó de pintura la entrega a su compañera” Guess what? ¡Mentiras! Durante años nos han vendido la idea de que la gente de la industria de la moda son mentirosos, vengativos, envidiosos y harán todo por verte debajo de ellos, y con certeza podría decirte que son solo mitos urbanos. Gente mala hay en todas las industrias y contrario a lo que muchos creerían, en esta disciplina encontré a las personas que más me han apoyado en mis primeros años de carrera, incluso, este proyecto existe gracias a que muchas de estas personas me obligaron a abrir por primera vez lo que fue mi blog en el 2014. Sin duda la industria me ha recibido con los brazos abiertos desde el día uno y con certeza puedo decir que tu atraes la vibra que quieres recibir dentro de ella. 

No será fácil pero vale la pena

Creo que a pesar de los consejos y advertencias nunca nadie me preparó para lo que estaría por vivir en el 2013 al entrar a la carrera de moda, nadie me dijo que lloraría más de lo común, que muchas veces iba a perder y que las cosas no saldrían como yo esperaba, que me daría cuenta que realmente yo no era la mejor después de todo, que aprendería a chingazos, que otras veces vomitaría del estrés, que cuestionaría toda mi existencia más de tres veces por semana, pero reafirmaría mi pasión las otras 4 al contestar con seguridad, “sí, estudió moda”. Porque entre tantas voces cuestionando con “ternura” mis decisiones yo sabía el coraje y esfuerzo que existía detrás de cada día en el taller, cada noche sin dormir, cada fin de semana sin siquiera ver a mi familia y cada mal momento que desaparecía por la satisfacción de entender después de cada final, la belleza de estar en el camino correcto.

Instagram: @Kasstorress

Share on facebook
Share on twitter

Impactos: 2