NOISE MAGAZINE

Síndrome del Ovario Poliquístico: una enfermedad silenciosa

Por Laura Cristel Adams García

“¡Eres una puta!”, le dijo su papá a Elizabeth González después de salir del consultorio donde le fue diagnosticado el Síndrome del Ovario Poliquístico (SOP). Hace más de un año Elizabeth González acudió junto con sus papás al ginecólogo. Ese día, su padre salió bastante enfadado del consultorio y su madre nerviosa, por lo que presintió que algo malo iba a pasar. 

Ella no entendía por qué su padre se había molestado, pero suponía que él pensaba que le había dado el SOP a causa de una enfermedad de transmisión sexual. En ese momento Elizabeth González no esperaba esa reacción por parte de su padre, sin embargo, lo entendía. Entendía que era un síndrome difícil de comprender, puesto que aún había cosas que ni ella comprendía, como no saber que estaba enferma, a pesar de que presentaba cambios que no eran normales.

“En México, entre el 6 y 10 por ciento de mujeres en edad reproductiva padece el Síndrome del Ovario Poliquístico (SOP)”, según los datos del Sitio Oficial de H. Congreso de la Unión. Además, la mayoría de ellas descubre que tiene la enfermedad entre los 20 y 30 años, ya que comienzan a presentar síntomas y a tener problemas para quedar embarazadas.

La endocrinóloga Isabella Feo La Cruz menciona que el SOP es una alteración genética. Es decir, algo con lo que nacen algunas mujeres. Esto significa que las mujeres que desarrollen esta enfermedad ya tienen una predisposición de presentar los signos más representativos de este síndrome. También explica que es importante poner atención en la etapa de la adolescencia, ya que si hay un aumento de peso los síntomas son más notorios.

Feminist art and Fertility IVF: Fertility Overview - Part 4 - mother-hood

Asimismo, el SOP es una enfermedad crónica que se distingue por alteraciones endocrinas por la producción excesiva de hormonas masculinas (andrógenos) que impide la liberación de óvulos para que se dé la menstruación con regularidad. Actualmente se desconoce la causa que provoca el síndrome, sin embargo, se cree que puede deberse a factores hereditarios, por lo que es más probable correr riesgo si la mamá, hermana, abuela o tía de la afectada tienen la enfermedad.

Este síndrome fue descrito por Stein y Leventhal en 1935 al estudiar siete casos de mujeres que tenían amenorrea (periodos menstruales irregulares), hirsutismo (exceso de crecimiento de vello corporal), obesidad y ovarios de gran tamaño acompañados de múltiples quistes. Es importante señalar que los síntomas pueden ser diferentes entre las mujeres que lo padecen y estos a su vez pueden variar a lo largo de la vida de una persona.

Poly cystic ovarian syndrome. PCOS for short. It is an imbalance of hormones in the female body... Read my experience with my PCOS, being a woman isn't easy
 

No obstante, los síntomas más frecuentes del SOP son la fatiga, cambios de humor, ansiedad, dolores de cabeza, problemas relacionados con el sueño, obesidad leve, acné, seborrea (caspa), alopecia androgénica (caída de pelo), entre otros. Asimismo, estos síntomas afectan de forma física y emocional. A continuación, mencionaré algunos testimonios de mujeres que retratan esto:

“A los trece años me bajó por primera vez, y me costaba mucho tener que hacer un registro de mi periodo, puesto que siempre pasaban muchos días para que me bajara.”, dijo Elizabeth González, estudiante de Ciencias de la Comunicación de la UNAM. Aproximadamente estas mujeres que padecen el síndrome tardan de tres a seis meses en tener su periodo menstrual.

Elizabeth González recuerda que en la secundaria su mamá le había dicho que se preparara para que cada mes trajera toallas en la mochila y estuviera prevenida por si le llegaba a bajar, pero eso nunca pasó. Además, en ese tiempo ella pensaba que era afortunada ya que no tenía que sufrir con los síntomas del síndrome premenstrual.

“Cuando entré a la Universidad tuve algunos compañeros que se burlaban por mi problema de acné en la cara, eso hizo que mi autoestima cayera. Por esta situación mi madre me llevó al dermatólogo, pero ningún tratamiento funcionaba. Mi dermatóloga al no ver resultados me recomendó ir con el endocrinólogo, ya que podría deberse a una alteración a nivel hormonal”, dijo Fernanda Torres, estudiante de Comunicación y periodismo en la UNAM.

“Desde mi primer periodo menstrual fui irregular y sufría fuertes dolores menstruales cuando me llegaba a bajar. A la vez, comencé a presentar frecuentemente cambios de humor, por lo que me causaba problemas con personas cercanas. Así que prefería aislarme y evitar problemas”, comentó Clara Ramírez estudiante de Arquitectura en la UNAM.

“En la secundaria comencé a tener mucho crecimiento de vello en el cuerpo y mis compañeros se burlaban de mis bellos en los brazos. Eso me hacía sentir muy extraña y triste, pues no entendía qué me estaba pasando. Me sentía una persona anormal, ya que era más común que los hombres tuvieran más vello.”, menciona Jessica Fernández, estudiante de Química en la UNAM.

Para controlar los cambios que sufren las pacientes a raíz del SOP, es necesario cambiar el estilo de vida con una alimentación balanceada baja en azúcares y hacer actividad física. “Esos son los dos pilares más importantes para el tratamiento, pues las mujeres que lo padecen tienden a subir de peso”, afirma la endocrinóloga venezolana, Isabella Feo La Cruz.

Ahora bien, el tratamiento para este síndrome va a depender de la etapa en la que se encuentre la mujer y de cuál haya sido su motivo de consulta. “Las mujeres que desean embarazarse requieren antes una preparación con medicamentos que inciten su ovulación, y para las chicas que presentan cambios en su aspecto físico su tratamiento será anti androgénico para controlar la presencia de los síntomas del SOP”, explica la doctora.

La especialista menciona que los peores casos que ha tratado han sido cuando llegan a consulta mujeres con sobrepeso y desean tener hijos, o cuando presentan la mayoría de los síntomas. “Estos casos tardan más en tratarse, ya que algunas mujeres demoran acudir a consulta médica y esto puede ser contraproducente para su salud reproductiva”, dijo la Dra. Isabella Feo La Cruz.

Asimismo, considera que muchas mujeres tardan en acudir con un especialista porque no le prestan atención a los cambios que afectan su salud. Además, agrega que, si no se acude a tiempo con un especialista, las chicas corren un riesgo elevado a desarrollar diabetes tipo 2, cáncer de endometrio, ser infértil, presentar el síndrome metabólico, hipertensión y alteraciones cardiovasculares. Por estas razones, recomienda e invita a las mujeres a que acudan regularmente a un chequeo ginecológico.

“Después de la consulta mis papás fueron asimilando que esta enfermedad no había sido provocada”, dijo Elizabeth González. Con el tiempo, los padres de Elizabeth fueron cambiando de actitud, sin embargo, las cosas no mejoraban. Las peleas eran más constantes por los cambios de humor que no sólo afectó la relación con sus padres, sino que también su vida sentimental y escolar.

Había ocasiones en las que Elizabeth González ni siquiera quería asistir a la Universidad y aun más cuando tenía exámenes o exposiciones, ya que la ansiedad hacía que le diera temor, por lo que comenzó a faltar constantemente. En cuanto a su vida sentimental, también le ha costado tener estabilidad con su pareja, pues hay ocasiones en las que prefiere estar un tiempo sola.

“La relación con mis padres no cambió en absoluto, ahora tratamos de convivir el menor tiempo posible. Además, creo que hasta empeoré, pero fue porque también dejé el tratamiento, ya que sentía que no funcionaba”, explica Elizabeth González. Varias mujeres que tienen el Síndrome de Ovario Poliquístico, como Elizabeth, pasan situaciones semejantes que las hacen sentirse inseguras por no saber controlar los síntomas del SOP.

Útero florido collage regalo mujer medicina estudiante de

Es importante que las mujeres tengan más consciencia en el cuidado de su salud y que no sientan vergüenza de acudir con un especialista. Asimismo, es necesario que las mujeres generen una cultura de hacerse un chequeo ginecológico seguido, incluso si estas están sanas y no presentan algún malestar.

Si presentas algunos de los síntomas del Síndrome de Ovario Poliquístico es importante que visites a un especialista. Puedes encontrar ayuda en el Hospital de la Mujer, ubicado en: Calle Salvador Díaz Mirón 374, Santo Tomás, 11340 Ciudad de México, CDMX. O si prefieres, puedes contactar a la endocrinóloga venezolana, Isabella Feo La Cruz, ya sea en Instagram o a través de su correo electrónico por si tienes alguna duda sobre el síndrome.

Fuentes:

Cámara de Diputados H. Congreso de la Unión. [En línea] Recuperado en: http://www5.diputados.gob.mx/index.php/esl/Comunicacion/Boletines/2017/Julio/31/3888-Entre-6-y-10-por-ciento-de-las-mexicanas-padece-Sindrome-del-Ovario-Poliquistico

Silva, Rafael. (2010) “Síndrome de Ovario Poliquístico e infertilidad”, por el Departamento de Ginecología y Obstetricia. [En línea] Recuperado en: http://www.clinicalascondes.com/area-academica/pdf/MED_21_3/6_Sindrome_Silva.pdf

Sitio Oficial del Hospital de la Mujer. [En línea] Recuperado en: http://www.hdelamujer.salud.gob.mx/?fbclid=IwAR2_ifq5WlS_qMxgQDrUn7GmtuuNTI9qy-KmYZ9r02_B_yzHSTejfRpW4Lc