NOISE MAGAZINE

El techwear desafiando la identidad de género

Por Hiram Pinto

La ropa técnica, ropa tecnológica o Techwear como es más común escucharlo tiene una función principal que es ser util a través de la innovación. Esta tendencia que poco a poco se ha convertido en algo común, tiende a llevar esta idea de la ropa futurística y técnica a un público sin género. Podría decirse que todos quieren un abrigo en el frío o unas botas de lluvia cuando llueve, ¿verdad? 

Sin embargo, explorando un poco esta tendencia, me di cuenta de que la mayoría de los expositores y consumidores de la misma, son hombres. Las marcas más populares realizan campañas completas de Techwear para hombre, dejando un amplio espacio vacío para las mujeres. En algunos casos, las campañas de estas marcas las representan ambos sexos pero las piezas están hechas en tallas masculinas, por lo que estas piezas no llegan a ser populares entre las mujeres. 

Aún así, existe una comunidad en redes sociales –extensa, si así queremos verla– que afirman que la ropa técnica es andrógina o neutra en cuanto al género; cualquiera puede vestir cualquier cosa, y las mujeres son bienvenidas a participar en esta tendencia. Una gran parte de consumidores, concentrada mayormente en Instagram, hace preguntas y es común verlas en los posts de éstas marcas, tiendas o diseñadores: Si la ropa técnica es andrógina, ¿dónde están los diseños elaborados especialmente para quiénes no son hombres? Referentes a tallas, cortes y confección. Es fácil diseñar algo con cortes grandes y decir que es unisex o decir que es para todos, pero dentro de esta subcultura, existe un desajuste en la ropa técnica no sólo para mujeres sino para otro sector específico de la población como las personas transgénero y no binarias. Y esta problemática, fuera del Techwear, va de la mano con el mundo de la moda en general, que desde hace mucho tiempo ha tratado a los estilos andróginos como versiones más espaciosas o grandes de la ropa de hombre.

| On the Street There are such huge quantities of ways you may boost your jogger style. Jogger jeans can be worn every day, just you ought to know how t...

En la moda actual, la andrógina tiene una connotación añadida de mujeres que visten ropa de hombre. Piensen en las imágenes que aparecen cuando buscas “looks andróginos”. ¿Qué encontramos? Una imagen de Kristen Stewart o Cara Delevingne en traje. La cultura global presenta al cuerpo masculino como el cuerpo por defecto, la andrógina es, entonces, no hombres utilizando ropa de hombre. Según el internet, la andrógina es “Un organismo que reúne los dos sexos en el mismo individuo.” Y en el gigante mundo de la moda, el look andrógino es combinar estos dos elementos, pero en práctica tanto los medios como los diseñadores se han esmerado en representar éste look como una mujer cis blanca con un traje y tacones. La feminidad en este contexto, sigue estando cargada social y culturalmente. 

El ingrediente principal de la ropa técnica es, que sea de rendimiento y que pueda ser útil. Si estos estilos de ropa se adaptaran a todos los cuerpos no existiría esta inconformidad, pero por defecto estas piezas están hechas para personas que si no cuentan con características delgadas o masculinas no funcionan. Pensemos en lo sucedido por muchos años con la ropa plus size; las marcas no se esforzaban por realizar colecciones para este sector de la población, creando piezas pobres y feas, lo que da como resultado un desinterés total del público consumidor que entiende el poco esfuerzo por su sector. Lo mismo sucede con el Techwear, si a tu ramo masculino lo llenas de gears increíbles y a las mujeres sólo les ofreces artículos caros, mal ajustados y no funcionales para sus cuerpos o estilos de vida, no tendrán interés en comprar. 

Entonces, ¿dónde está la ropa técnica femenina? Hay que recordar que estamos hablando de un mundo en el que las mujeres todavía intentan conseguir ropa con bolsillos funcionales –llámense pantalones, vestidos o chaquetas–. Cuando un hombre utiliza ropa técnica lo llaman futurista pero cuando una mujer utiliza leggings y un brassiere deportivo la llaman huevona. 

Tal vez habría más mujeres o personas no binarias utilizando ropa técnica si hubiera más creadores, haciendo mejor ropa que se adapte a sus cuerpos. Hay marcas, como Adidas, NikeLab, Stella McCartney o Lululemon que lo están intentando y a pesar de que parezca un viaje corto, la realidad es que aún falta mucho para que una mujer pueda utilizar esta tendencia sin ser llamada dejada. 

The Harajuku Style I adore – Veiled of Joy #harajukustyle

Instagram: @Thebabymilk