NOISE MAGAZINE

Lo inevitable de la moda

Por Caro Carvajal

A veces, me pasa que tardo en encontrar la primera palabra que servirá como desencadenante para encontrarnos entre letras en este espacio de análisis.

Ésta no fue la excepción. Acostumbrada a utilizar las letras como catarsis y con el constante cuestionamiento sobre la firmeza de los propios ideales y una voz en desarrollo retumbando palpitante en mi cabeza las últimas 72 horas, me dispuse a observar lo instintivo del vestir.

Ya antes he planteado el ¿Para qué vestimos como vestimos? como un punto de partida para poner en palabras los propios hábitos y la relación con nuestro clóset y sus habitantes. Más allá del consumo de moda físico o virtual, de eventos, tendencias y patrones de compra. 

Resultado de imagen para anthropology of fashion

El anhelo del cuerpo por una extensión textil que sea aliado y no enemigo. Sincronía de energías, de estados de ánimo impregnados en texturas, siluetas, un fit correcto, colores, patrones y la dosis justa de abrigo y protección para salir del cuarto y enfrentar los buenos y los no tan buenos momentos. Y aunque son procesos individuales, no podemos ignorar el hecho de que pertenecemos a ésta conciencia colectiva en movimiento, que al final… hay más cabezas en el mundo coexistiendo con las mismas preguntas que te marean o apasionan el día de hoy. Que somos las tendencias, las parimos como resultado de este mood compartido, con nuestras inquietudes y lo que nos motiva a accionar. 

Que esta expresión visceral y con aires de rebeldía nos brota natural, y el nivel de comodidad con ésta segunda piel valida la autenticidad de la misma. 

La búsqueda constante por satisfacer las inquietudes actuales, nos hace armarnos con la coraza correcta para enfrentar que somos parte de una misma masa. Moda o no, el vestir envuelto en instinto y las mismas preguntas con respuestas difusas hacen que los ciclos se repitan y busquemos la limpieza después del barroco y viceversa como respuesta al entorno.

Instagram: @Carocarvajal__