NOISE MAGAZINE

Send nudes, or don't

Por Alina Tijerina

La sociedad está pasando por grandes cambios que considero podrían llegar a verse en los libros de historias. Revoluciones y marchas en muchas partes del país, las mujeres levantándose y luchando por sus derechos, la conciencia que se ha generado sobre el bienestar de nuestro planeta Tierra, etc. Tantas cosas pasan a diario que van haciendo pequeñas turbulencias en la sociedad, algunas lo suficientemente grandes para que las cosas al fin cambien. Sin embargo, cuando se trata de la belleza del cuerpo de la mujer y la aceptación de éste como algo maravilloso esté como esté, la situación se encuentra un tanto estancada. No me lo tomen a mal, sé que hemos mejorado, que todo el movimiento del “Body Positivity” ha cambiado a la gente, que las campañas de marcas como Aerie en donde las fotos no son editadas sí motivan a sentirte mejor con tu cuerpo tal y como es. Inclusive conozco mujeres que se encuentran viéndose al espejo y admirándose por cómo se ven; pero, ¿hasta qué punto llega esa admiración?

            El otro día me encontré tomándole fotos a una amiga para un proyecto fotográfico en el que ella posaría desnuda. Leímos en un artículo hace tiempo que tomarse fotos desnuda ayuda a la autoestima de las personas y mi amiga quería comprobar esa teoría. Esta mujer es de las personas con más seguridad que conozco, tanto amor propio tiene que hasta comparte un poco de él con otras mujeres para que se puedan sentir igual de seguras que ella. No fue un camino fácil para ella, honestamente, ¿para quién sí? Poder verse en un espejo y decir “me veo increíble” no es algo que sale natural, es una vibra que se practica y se machetea para que puedas realmente creértelo. Tomar una decisión como la de tomarse fotos al desnudo no es algo sencillo; toma muchísimo valor el poder llegar a ese punto. El problema empieza cuando la cámara está frente a ti. No sé si sea el hecho de que tenemos una imagen impregnada en nuestras mentes de cómo deben verse las fotos en ropa interior o totalmente desnudas que a la hora de verse una misma en ellas, la situación cambia. No tomamos en cuenta que esas modelos tienen todo un equipo detrás de ellas, la iluminación es la indicada, la cámara es la correcta, y pues a quién engañamos, las modelos toman gran rol en cómo termina la foto. Nosotras las mortales que no somos modelos ni fotógrafos profesionales batallamos un poco más para sacar adelante una sesión de ese calibre.

            Mientras yo tomaba las fotos de mi amiga y buscaba una forma de hacerla sentir cómoda, me preguntaba si existe alguna correlación del shaming de mandar nudes con el sentirse cómoda al tomarlas. Nos han dicho tantas veces que nuestro cuerpo es sagrado y que debemos de guardarlo que hasta tomar fotos de él nos incomoda. Podemos amarlo, sentirnos seguras de nosotras mismas en él, vestirlo y vernos al espejo con amor y orgullo, pero, ¿fotografiarlo? Esa es otra historia. Con todo el peligro que existe del revenge porn y que las fotos sean publicadas en espacios no deseados, la intención de que alguien más las vea es eliminada. Pero con todo esto en mente, compartir fotos de una misma no debe verse como algo malo. Es una manera de compartir el orgullo que sentimos al ver nuestro cuerpo plasmado en una foto. Agrégale un filtro cool y un marquito en el fondo y tienes algo artsy.

View this post on Instagram

Getting and sending nudes is awesome! It’s a great way to play with pals, experiment with fantasies, and share long-distance intimacy. There’s absolutely nothing wrong with sending nudes. I have no time for the “don’t take/share them if you don’t want them to be seen”. How about don’t share your opinion if it’s slut shaming, victim blaming? You’re allowed to engage in any consensual sex act you please. What’s NOT ok is revenge porn. No. You’re NOT allowed to leak, share, show nudes without your pals DIRECT EXPLICIT PERMISSION. When you receive nudes it’s YOUR responsibility what happens to them. Revenge porn is sexual violence. And last but not least let’s start supporting the victims of revenge porn instead of encouraging the sexual offenders who non-consensually share images. More info in the highlight “nudes” 💜 I’m available for peer-support sessions if you want to chat about ENM/Polyam, Queerness, Sex, Love ❤️💃🏻❤️💃🏻 #sexpositive #sexology #queerart #radicalselflove #sexy #feminist #feminism #loveyourself #love #relationship #couple #respect #lgbtq #sexuality #sexeducation #womenempowerment #art #artist #design #doodle #drawing #sketch #graphicdesign #digitalart #procreate #sketchbook #illustration #cauliflowerhour #shrimpteeth

A post shared by Sam’s Clam (@shrimpteeth) on

 

            En mi opinión, tomar fotografías del cuerpo desnudo de la mujer sí puede llegar a ayudar a entender y aceptar más la piel en la que vivimos. Poco a poco vi cómo mi amiga se iba soltando y podía sentirse más libre de expresarse como ella quisiera. Para la sociedad puede sonar raro que una mujer quiera tener fotos de su cuerpo al desnudo solamente para ella; lo “normal” o más bien, estandarizado, es que estas fotos sean enviadas a alguien. Las invito a jugar con ello, a practicar el arte de tomarse fotos desnudas porque así, poco a poco, podrían encontrar esa seguridad en ustedes mismas que puede llegar a empoderarlas como no tienen idea. 

Instagram: @alinatijerina