NOISE MAGAZINE

Blues Decembrino

Por Elsa Cavazos

Share on facebook
Share on twitter

Para muchxs la navidad es sinónimo de alegría, fiestas y celebración. Sin embargo, ese no es el caso para todxs y es importante recordar que es normal y no tiene absolutamente nada de malo.

Las fiestas decembrinas pueden traer de vuelta recuerdos que nos ponen nostalgicxs y entristecen. Un ejemplo es estar lejos de nuestra familia, que es lo que me sucede a mí. Sentir la diferencia de las navidades que tenías cuando eras pequeño a las que tienes ahora pueden hacernos sentir tristes. En lo personal, estar lejos de mi familia y pasar una navidad callada y sin ruido hace que no logre disfrutar la fecha del todo. Para otrxs, puede ser totalmente lo contrario. Tal vez la navidad es un recordatorio de que ya no hablas con tus familiares, cuando crecemos y entramos a la vida adulta y somos más independientes las tradiciones cambian.

Es importante recordarnos que sentirnos tristes es normal y válido pero no significa que no le echemos un poco de ganitas e intentemos mejorar nuestro mood de tristeza a uno mas holiday friendly.

Con el tiempo aprendí que aunque mi familia extensa está lejos de mi, sigo compartiendo Navidad junto a mis papás y quien sabe hasta cuándo tendré esa oportunidad. Es muy fácil olvidar lo especial que esos momentos son simplemente por lo cotidianos y normales que parecen. Sin embargo el día que dejen de existir lo más normal y mundano es lo primero que empezamos a extrañar. Entonces para aquellxs personas que se sienten tristes durante las festividades navideñas pueden intentar hacer de esos días lo mejor que se pueda. 

Si tu familia ya no te habla o no está contigo, haz una nueva tradición con la familia que tengas a tu alrededor y que tu escojas. Tu pareja, si es que la tienes, puede crear nuevas tradiciones contigo o invitarte a pasar la fecha con su familia. Posadas o cenas entre amigxs siempre son una ayuda para cuando necesitamos reír y pasarla bien, no necesariamente tienes que limitarte a estar con amigxs solo en posadas. Si no tienes con quién pasar Navidad o prefieres la compañía de otrxs coméntalo sin temor.

Finalmente, no permitas que intercambios de regalo te estresen y te dejen en la quiebra. Esto puede influir cuando se trata de una depresión navideña. Las fiestas pasan pero las deudas se quedan, si no tienes suficiente dinero para intercambios o posadas, háblalo. Trata de dar regalos que no requieran mucho de tu presupuesto. Una carta o hasta una playlist con mucho sentimiento detrás puede llegar a significar mucho más que lo material.

La navidad y fin de año no siempre nos hacen feliz a todxs, pero enfocarnos en eso que nos pone triste puede hacer que sea peor. El prestar atención a lo que nos emociona de las fechas y nos hace feliz como las vacaciones y la cena pueden mejorar aunque sea tantito de aquello que aflija. Relájate y permítete sentir la tristeza para encontrar lo que te lo pueda llegar a quitar, mi consejo es andar en pijama y ver el Grinch, es una buenísima opción y nunca falla.

Instagram: @elsacavazos

Share on facebook
Share on twitter