NOISE MAGAZINE

El bikini: una prenda revolucionaria

Por Melissa Jauregui

Share on facebook
Share on twitter

Siempre supe que mi camino era el diseño y la moda, pero no fue hasta años después que decidí especializarme en trajes de baño. Algo que resulta curioso para la mayoría de las personas, ya que la primera pregunta que me hacen es ¿por qué diseñas trajes de baño?

Al principio de mi carrera estaba casi convencida que esta pasión por diseñar para el mar era por mi gran amor a las playas paradisíacas. Tal vez porque tengo recuerdos muy felices en mis vacaciones familiares en la playa, donde desde chica, me llamaban la atención los bikinis, hubo incluso una etapa donde empecé a “coleccionarlos” para así tener muchos estilos cuando volviera a la playa, mi lugar favorito. En realidad, siempre pensé que debía haber algún otro motivo además del amor al mar. 

This 1940's polka dot swimsuit is just another example of how popular polka dots have become in recent history. They weren't always popular! Read more about the history of polka dots here.

Con el tiempo, sigo coincidiendo y conociendo gente extraordinaria y la pregunta es la misma; ¿por qué trajes de baño? El paso de los años me ha traído muchas lecciones de vida, y me di cuenta que me sentía atraída por la historia peculiar de tan diminuta pieza. 

El bikini ha tenido un largo camino lleno de polémicas y disturbios creados por la sociedad para oprimir a las mujeres. Rompió con los estándares y reglas que la sociedad oponía en la imagen de la mujer y aunque la lucha fue dura, marcó un antes y después en la historia de la moda, a continuación te comparto la evolución de esta iconica pieza a través de los años.

Lo que usábamos a mediados de 1800

Victorian Bathing Suit Pattern: Multi Size by MantuaMakerPatterns ...

El verano desde siempre ha sido la temporada más caliente del año, por ello en 1860 se sugería llevar al mar tu vestido de 3 capas de tela ligera, ojo, no tan ligera como para que algún viento descuidado provocara mostrar tus atrevidos tobillos o pies, los cuales debían mantenerse siempre cubiertos con zapatillas de baño, el objeto más deseado de la época.

En ese entonces, la comodidad era solo cosa de hombres.

Lo que usábamos en 1910

Resultado de imagen para 1910 swimsuit

En 1907 Annette Kellerman fue detenida en una playa de Boston por traer puesto un atrevido y ajustado traje de baño de una sola pieza y…¡sin mangas!, el cual supuestamente había adquirido de la liberal Inglaterra. A pesar de las críticas iniciales, poco a poco fue adoptado en algunos países europeos en la década de 1910.

Resultado de imagen para annette kellerman

Annette Kellerman

Carl Jantzen fue un importante pionero en la comercialización de los trajes de baño de esta década, logrando que poco a poco las mujeres ganaran más libertad a la hora de nadar.

Lo que usábamos a finales de 1930

Resultado de imagen para 1930 swimsuit

Es tiempo de guerra y hay escasez de tela, lo que significa que podemos mostrar más piel, además con el desarrollo de nuevos materiales -especialmente el látex y el nylon- los fabricantes comienzan a rebajar los escotes, eliminar las mangas y ajustar la figura femenina.

Lo que usábamos a mediados de 1940

Imagen relacionada

1946 es nuestro año estrella, ya que es cuando Louis Reard presentó el primer bikini de la historia en la piscina del hotel Melitor en París, teniendo que solicitarle a una stripper para que lo modelara, ya que las demás mujeres de la época se negaban a usar semejante aberración.

Su nombre se denomina del Atolón de Bikini, donde 5 días antes Estados Unidos había detonado una bomba.

Lo que usábamos en la década de 1950

retro - Google 검색

Sabemos que la silueta femenina en los 50 solía ser muy curvilínea, por lo que el soporte en los trajes de baño era un factor esencial, se emplean estructuras y materiales que antes solo se reservaban para ropa interior.

El pudor empieza a desaparecer y los bikinis comenzaron a ser más aceptados.

Lo que usábamos en 1960

Resultado de imagen para monokini 1960

Rudi Gernreich crea gran controversia al diseñar el “monokini”, el cual dejaba el busto al descubierto y fue denunciado por el Vaticano, convirtiéndose en algo ilegal en muchas playas del mundo.

Por otro lado, Sports Illustrated hace su primera edición de trajes de baño con un bikini en portada.

Lo que usábamos en 1970

Resultado de imagen para 70s bikini              

Los 70s son liberación sexual, por lo que los bikinis siguen haciéndose más pequeños y atrevidos, también se explora la utilización de nuevas telas, como el tejido crochet.

Lo que usábamos en 1980

Imagen relacionada

No fue una coincidencia que el depilado brasileño llegara al resto del mundo en esta década… Los bikinis inferiores se levantaban hasta la cintura, cada vez se hacían más pequeños y delgados dejando cada vez menos a la imaginación. 

Lo que usábamos en 1990

Resultado de imagen para pamela anderson baywatch         Lo diré en dos simples palabras: Pamela Anderson. 

Podemos concluir que esta pequeña pieza es una prenda revolucionaria. Marcó gran parte de la liberación sexual femenina. Nos destapamos, tuvimos las agallas de quitarnos las prendas pesadas y nos mostramos tal y como somos. Dejamos que nos vieran nuestro cuerpo, no por morbo -por qué no hay malicia en ello-, por que finalmente pusimos un alto al control que querían tener sobre nosotras, sobre como vestir, incluso en la playa. 

Sí, el bikini ha sido gran parte de la revolución femenina, de la constante batalla de exigir nuestros derechos, de exigir equidad de género. Para mí, es más que una pieza más para el verano, es una prenda que representa un antes y después en la historia de la liberación femenina. A partir de su nacimiento en 1946, nada volvió a ser lo mismo.  

La moda es utilizada para expresarnos como individuos, lo que vestimos dice más de lo que crees. Es nuestra huella dactilar en forma de prendas. Hagamos del bikini un arma poderosa. Mientras algunas personas visten un traje de baño para cubrir su cuerpo, yo utilizo mi bikini para no esconderlo. 

A través del diseño contribuyo a una lucha constante. Diseño para las revolucionarias, para las que no se dan por vencidas, para las heroínas de sus propios cuentos, para todas las mujeres.

Entonces, ¿por qué me especialicé en trajes de baño? Por qué soy parte de la revolución femenina.

www.melissajauregui.com

instagram: @melissajauregui

Share on facebook
Share on twitter