NOISE MAGAZINE

Redefiniéndome en tiempos de contingencia

Por Caro Carvajal

Share on facebook
Share on twitter

Suena “Mi reflejo” del soundtrack de Mulan al fondo y me la he pasado toda la mañana buscando la silla adecuada para dominar el home office de manera efectiva, en los cuarenta y tantos días que nos quedan de aislamiento. 

Reflection/Mi reflejo | Wiki | 《Disney En Español》 Amino

Son días donde es muy fácil que reine la incertidumbre y la ansiedad se desdoble sobre nuestro vulnerable ser que viste la misma ropa de ayer, pero dentro de los múltiples moods que acechan entre una videollamada y otra; una idea se destacó del resto: Re-definirse. Y no, no hablo de raparse frente al espejo de no ser necesario.

Re-definirse: no como producto de una catarsis, sino como un ejercicio intenso y sincero de concientización. Diseñarse. No es necesario mentir, ni añadirle de más. Tampoco caer en estereotipos ni convenciones sociales, pero esclarecer: “Qué sí y qué no”. Lograr que la mente toque tierra un poquito, dejando en segundo plano el caos y la rutina. 

Me encontré con la ironía de sentir mi personalidad lejana de mi profesión, de mi círculo y como en fase sketch de lo que realmente que creo que esconden mis entrañas. Estoy a unas semanas de graduarme de la carrera, en plena pandemia y sobra mencionar que sobrevivir a una tesis virtual, sesiones de home office e intentar mantenerse cuerdo, suele ser un dolor de espalda continuo acompañado de una buena dosis de insomnio y rondas de videollamadas 24/7.

Con anterioridad he mencionado la importancia de formarse, de encontrarse y de no dudar en producirse para atender la junta virtual del día, la selfie con un nuevo filtro, o dignarse a cocinar algo nuevo. El acto de alimentarnos (acto de cocinar para uno mismo) como un pequeño apapacho en medio del nublado atardecer. 

Es un hecho que cada quien navega la situación actual a como puede: física, mental y monetariamente. Más de uno lo ve como la oportunidad de intentar algo nuevo: un deporte, un idioma, un instrumento, una disciplina artística, limpieza de primavera no. 927468, para otros significa un reto personal de productividad y puede ser agotador. No creo que necesariamente se trate de eso, de salir renovado y predicar por el mundo.

Definitivamente, creo que volver a las calles será como aprender a existir en sociedad de nuevo, adaptación. Que tanto tiempo aislados nos debió llevar a más de un lugar mentalmente. Y en lo personal, me parece un tiempo súper conveniente y oportuno de diseñar mi personaje. Cuestionarlo todo. Un estudio casi antropológico desde el piso de mi habitación contemplando el techo, el clóset, o el reflejo en el espejo en el centro del cuarto. Comprender y aprender más sobre los rasgos y actitudes que me forman. Identificar cada elemento y su justificación para que al final, todo sea tan sencillo de responder, como cuando otro ser se te acerca y pregunta: ¿Qué música te gusta? ¿Sabes qué contestar? (Que no sea: “De todo un poco”). En ocasiones este re-definir, tiene consecuencias que alteran nuestra estética, ¿Lo has notado en ti? Compártenos un before & after, que nuestro feed de insta suele ser experto en el tema.

Instagram: @Caritovoodoo

Share on facebook
Share on twitter

Impactos: 5