NOISE MAG

Blanco pureza: La historia detrás de los vestidos de novia blancos

Por Danna Cardoso

Share on facebook
Share on twitter

Al observar la historia y la evolución de los vestidos de novia, te sorprenderá saber que el blanco no siempre ha sido el color elegido en la cultura occidental, ni es necesariamente el símbolo de pureza comúnmente pensado. En realidad, los vestidos de novia blancos solo se pusieron de moda a mediados del siglo XIX y se hicieron comunes a mediados del siglo XX.

A principios del siglo XIX, las novias raramente adquirían un vestido específicamente para el día de su boda. Generalmente, el vestido seleccionado era de tonos oscuros De hecho, muchas novias vestían de negro durante ese tiempo.

Vestido de novia: Su evolución en el tiempo.

Solo se evitaban algunos colores, como el verde, que se consideraba de mala suerte. Por otra parte, el azul era una opción popular, ya que representaba pureza y una conexión con la Virgen María, además de que el color ocultaba fácilmente las manchas, haciendo que la prenda fuera más fácil de reutilizar.

¿Cómo empezó la tradición de usar colores claros?

El primer caso registrado en la cultura occidental es el de la princesa inglesa Philippa en 1406. Su atuendo estaba conformado por una túnica blanca forrada de piel de ardilla. En 1558, Mary Queen of Scots utilizó el color durante su boda, a pesar de que el blanco era un color de luto para las reinas en esa época.

En 1840 se convirtió en una tendencia a seguir cuando la Reina Victoria se casó con el Príncipe Alberto. Ese magnífico vestido causó conmoción y celos, por lo que las demás mujeres de esa época quisieron imitarla convirtiendo así al blanco en el color presente en los catálogos de vestidos de novia hasta la actualidad.

A partir de ese momento, las novias interesadas en mostrar su riqueza y rango social se aseguraron de usar conjuntos blancos hechos de cantidades excesivas de tela, gracias a todas las innovaciones de la revolución industrial en el mundo de la costura eso fue mucho más fácil.

Como los tonos claros eran difíciles de obtener y preservar, solo las mujeres más ricas podían permitirse esos lujos. Aun así, las prendas usadas durante el siglo XIX eran de color crema, ya que en esas épocas no contaban con los recursos para blanquear la tela.

Esas tendencias desaparecieron durante la Gran Depresión, cuando los tiempos eran difíciles y para la mayoría de personas gastar dinero en un vestido que nunca volverían a usar parecía una locura.

Bianca Jagger Is the Style Icon I Need to Dress Like | Who What Wear

Tras un auge económico en la segunda mitad del siglo XX, el blanco se convirtió en un color popular una vez más, como lo demuestran las bodas de Grace Kelly, la princesa Diana, Bianca Jagger y otras mujeres icónicas que se casaron durante esas épocas.

Los famosos vestidos usados por diferentes figuras de la cultura pop en su día especial han inspirado innumerables tendencias de vestidos de novia y colecciones de novias durante décadas.

Hidden Details On Grace Kelly's Wedding Dress - Fame10

No obstante, la mayoría estamos de acuerdo que las connotaciones virginales del vestido blanco y la imagen de la novia como una criatura pura y virgen de inocencia angelical no están del nada bien, Porque “una mujer que ha tenido relaciones sexuales prematrimoniales está arruinada, gastada y no merece amor” Esas opiniones deberían de ser de hace siglos, pero lamentablemente hay gente que todavía piensa así.  

Como mujeres en un mundo patriarcal, se nos permite redefinir las tradiciones, estar en desacuerdo en algunas y dar nuestro propio giro a una conversación que podría ser misógina y sexista.

Instagram: @Danna_diamandis

Share on facebook
Share on twitter