NOISE MAG

Por qué las marcas de moda tienen que tomar una postura política

Por Kassandra Torres

Share on facebook
Share on twitter

El ambiente se siente tenso y el aire un tanto pesado, las últimas semanas hemos sido bombardeadas por noticias trágicas a nivel mundial, desde enfermedades, hasta injusticias sociales que más que ser hechos aislados, son solo una prueba de lo que se ha vivido en el mundo entero desde hace siglos, y es que a raíz de la muerte de George Floyd y las decenas de manifestaciones que surgirían en respuesta a tan lamentable hecho, hemos más que nunca sido testigos del racismo latente y normalizado bajo el cual hemos vivido generaciones enteras, hecho que ha abierto paso a un sinnúmero de diálogos necesarios en torno al privilegio blanco y de clase que ha permeado de desigualdad no sólo a Estados Unidos, pero a toda América.

A raíz de ello distintas actrices, actores, influencers y celebridades se han unido a la conversación apoyando la iniciativa #BlackLivesMatter de distintas formas, desde pagando las fianzas de algunos de los manifestantes que han sido arrestados, hasta el simple hecho de utilizar sus voces como plataforma para la comunidad negra. Hoy más que nunca necesitamos que los mensajes correctos lleguen a la sociedad en general, y el apoyo de personas con dicha influencia es de gran importancia para ello, sin embargo, en otro lado del espectro nos trasladamos a la industria de la moda, en la cual durante las últimas semanas hemos sido testigos del silencio por parte de distintas marcas que ante la trágica muerte de George Floyd y la ola de manifestaciones en Estados Unidos han decidido no mantener una postura política, cuestión que nos lleva a pensar, ¿las marcas de moda tienen que tener una postura política?

Aunque existen diversos puntos desde los cuales podemos hacer esta reflexión, es una realidad que en tiempos donde se vive un despertar colectivo en temas de estructuras sociales, el ser una marca con legado o calidad no basta en un mundo que nos exige no permanecer callados ante las injusticias, y que más bien, nos demanda un gran sentido de participación y responsabilidad en nuestra sociedad, así es, así como nosotros como seres humanos hemos vivido un despertar que nos ha llevado al cambio durante los últimos años, las marcas también deberían de vivir esta evolución al adaptarse a las nuevas exigencias no sólo del mercado, sino, del mundo. 

Y una cuestión que parecería implícita en la industria, más bien se torna la excepción, al mismo tiempo que vemos a marcas como Aldo, quienes se han comprometido a pagar los trámites legales de sus empleados que hayan sido detenidos durante las protestas, vemos a Virgil Abloh, director creativo de la firma Off White y Louis Vuitton Hombres, donando únicamente 50 dólares a la causa, cuestión que ha despertado la furia de la industria puesto que las marcas bajo la directiva de Abloh no escatiman en sus altos precios, por lo cual una donación de 50 dólares es mínima ante este trágico escenario. Y aunque muchas marcas se han unido a la causa, son otras tantas las cuales deciden no dar ninguna declaración al respecto, tal vez por miedo a comprometer sus ideales ante algún segmento de su mercado, sin embargo, la realidad es que como hemos mencionado antes, esto ya no es suficiente ante un escenario que nos exige no permanecer callados.

Así es, la moda, como lo hemos mencionado anteriormente, es un reflejo de la sociedad que la vive, así como también es una de las plataformas con mayor resonancia e influencia en la población mundial, cuestión que la convierte en un tema totalmente político, bajo el cual existir como una marca que guarda silencio, es una muestra de irresponsabilidad y falta de compromiso con las comunidades que han sido segregadas de la industria, a la vez que la misma se ha alimentado de ellas durante décadas, apropiando su cultura y ocupando sus lugares, minimizando las voces de miles de personas dentro de ella.

Es importante entender esta primicia para darnos cuenta que no podemos permanecer callados como marcas y creativos ante dicho escenario, y más allá de pronunciarnos a través de un hashtag o una foto motivacional, debemos de tomar acción para frenar el racismo en nuestro propio país, un país donde personas indígenas y afrodescendientes han vivido una alarmante segregación durante siglos, y donde la piel morena sigue siendo sinónimo de menor número de oportunidades para muchxs. Es importante entender que hoy no basta con solamente no ser racista, tenemos la responsabilidad y deuda histórica de ser ANTI-RACISMO y corregir cualquier tipo de conducta racista en nuestro entorno. 

A su vez, es importante tomar en cuenta que el pronunciarnos a favor de dicha lucha como una cuestión de pertenencia o de aprobación externa no tiene lugar en este escenario, se necesita mucho más que un cuadro negro y buenas intenciones, necesitamos compromiso por parte de cada unx de nosotrxs, quienes hemos vivido bajo el privilegio que nos da el hecho de nacer blancxs, necesitamos ser críticxs y más exigentes con las marcas, medios e influencers que consumimos, así como con nosotrxs mismxs. La moda y cada unx de nosotrxs tenemos una deuda histórica con cada una de las comunidades segregadas por la misma y por ello hoy no hay lugar para el silencio.

A continuación te compartimos algunos recursos que pueden llegar a ser de suma utilidad en la lucha contra la discriminación y racismo, no sólo en Estados Unidos, sino, en toda América.

Share on facebook
Share on twitter