NOISE MAGAZINE

Buscando empleo en el fin del mundo

Por Gabriela Nava

Share on facebook
Share on twitter

He visto a las mejores mentes de mi generación vivir la realidad laboral y el desempleo. Estas palabras son sobre ellos y sobre cientos de jóvenes mexicanos que cada año se gradúan de la universidad con la esperanza de una vida mejor, de introducirse en la vida adulta e independiente, de ser “productivos”, incluso de cambiar el mundo. Pero así como las estrellas fugaces que recorren el cielo y la oscuridad consume su brillo, los sueños de estos jóvenes se apagan o se ven limitados por la realidad del mundo en el que vivimos.

Puedo decir que llevo ya un año desempleada. “Trabajé casi toda la carrera, es un descanso, total algo saldrá” me dije a mí misma buscando consuelo; “Todos vamos a nuestro propio ritmo, no es competencia”, me aseguraba. Aunque todas estas palabras las repito como un mantra, o una oración religiosa de rezo puntual para atraer todas las energías del empleo de mi sueños, la realidad del país y de muchos es otra.

De acuerdo a la página de estadísticas de la UNAM, en el 2019 se titularon 22,703 estudiantes. En  provincia las cifra es menor, la Universidad Autónoma de Querétaro, donde yo estudié, reportó en su informe que en el 2019 egresaron 2 mil 470 estudiantes, todos llenos de sueños para introducirse en el mundo laboral y aunque hay quienes trabajan desde que estudian, la realidad profesional en México siempre ha sido limitada y la pandemia Covid-19 vino a agravar la situación de muchos quienes están dando sus primeros pasos de independencia. “México ¿cómo vamos?” informó en su página web que de febrero a mayo se han perdido 838,272 empleos formales; el mundo está viviendo una de las peores crisis económicas y la vida como la conocemos va a cambiar.

Sé que muchos de mis compañeros de generación al igual que yo están desempleados y que tal vez como otros jóvenes alrededor del país nos sentimos culpables por donde estudiamos, por no elegir la licenciatura más prometedora ni la que ofrece mayor seguridad. Uno se cansa de escuchar en las comidas familiares y reuniones con amigos que es tu culpa por querer estudiar esa carrera “sin futuro”, aunque en realidad el futuro es incierto para todos.

Existen muchísimos casos, uno de los que tengo oportunidad de conocer es el de Karen. Al igual que otros jóvenes es una egresada desempleada, afortunadamente la vida le sonrió poniéndola en una familia que la apoya y puede darse el lujo mantenerse sin presiones durante esta emergencia sanitaria global. Con la pandemia tuvo que dejar su sueño, ya que no hay muchos empleos de a lo que se quiere dedicar en específico.

”El sector del periodismo es una área súper precaria y olvidada incluso antes de la pandemia. Aunque sigo buscando trabajo en esa área porque es para lo que me preparé y estudié, ya no estoy cerrada a eso y busco un espacio donde sea. Terminas la carrera con un montón de metas y sueños que se ven truncados por cuestiones que no están en tus manos”, relata. Menciona también que el empleo en jóvenes es una problemática social que debe de ser tomada en cuenta en las políticas públicas ya que son un sector que suele trabajar en condiciones no adecuadas o informales.

La realidad es que la situación del desempleo a nivel global no mejora, de acuerdo a El País, a principios de 2020 España era considerado el miembro número uno de la unión europea con desempleo juvenil, 1 de cada 3 jóvenes en búsqueda de empleo no encontraba un espacio. De acuerdo a cifras presentadas por el Departamento de Empleo de este país, desde 14 de marzo, fecha en la cual se decretó el confinamiento de la población, “se han perdido casi 900 mil empleos formales.

A los egresados nos dicen “se humilde”, “es tu primer trabajo”, “estás aprendiendo”, con cabeza baja aceptamos todos esos consejos permitiendo que se reproduzcan conductas de abuso laboral, donde hay que aceptar salarios bajos, malos tratos y horas extras sin paga, sin dejar de lado la seguridad social o prestaciones. Existe el mito urbano de esos lugares jóvenes, quienes laboran dentro parecen haber encontrado el Santo Grial Godín, un ambiente increíble, donde te valoran, te retan y aprendes muchísimo, pero como dirían en la película de “He’s not that into you” hay que saber que esos lugares son la excepción y no la regla.

Trabajar en una empresa de comunicación digital era el sueño de una de mis compañeras que al momento de buscar el lugar donde debía de realizar sus prácticas profesionales se acercó a una de las empresas de este sector en su estado, al terminar la licenciatura logró quedarse, sus jefes y casi todos los colaboradores son jóvenes, en la teoría debería de ser un lugar increíble , pero no tiene contrato, los mensajes comienzan a llegar antes de las 7:00 de la mañana aunque ella en realidad entra a las 8:00, los días laborales transcurren con exhaustivas horas extras sin paga y una muy insana competencia entre compañeros. Con la cuarentena las cosas no mejoraron, el estar en casa todo el tiempo hace que el trabajo no deje de llegar, se abusa de la disponibilidad. Lo único que se firma dentro de esas oficinas es la carta de renuncia para evitar pagar la liquidación en caso de que alguien quiera salir de la secta, pero eso sí un contrato de confidencialidad al inicio porque ellos pueden abusar de ti pero no se te ocurra hablar sobre el daño.

No siempre lo primero en llegar es el destino final, en realidad casi nunca lo es, Octavio tomó el primer empleo que le llegó a las manos. Aunque no le pagaban lo suficiente, tenía que llevar su propio equipo a la oficina, ya que la empresa no lo proporcionaba, además que sentía que comprometía sus principios humanos y no era lo que le gustaba. “Literal me salí a los quince días, estuve desempleado por tres meses enviando curriculums todos los días, incluso cheque la beca de AMLO, pero con esa beca no me alcanzaba yo tengo que contribuir en mi casa, aunque había muy buenos proyectos”, dijo. Entrevista tras entrevista contesto las mismas preguntas una y otra vez, poniendo pie en lugares donde no pagan lo suficiente o para los que está demasiado calificado, “incluso hice una entrevista en Petco para bañar perritos, pero no terminé trabajando ahí, aunque me pagaban el doble de dónde estoy actualmente”.  El mismo día de la entrevista bañando perritos, Tavo consiguió el empleo que tiene hoy, entró como becario, práctica muy recurrente en las empresas que no quieren pagar un sueldo completo o hacer que sus colaboradores firmen un contrato. “No planeaba quedarme más de los seis meses que ocupaba el puesto de becario, pero con la pandemia me vi obligado a quedarme porque sigo teniendo gastos aunque esté trabajando desde casa.

En mi situación de “NiNi”  no dejo de escuchar las sugerencias incesantes de “¿por qué no trabajas?”, “¡busca la becas de ninis!”, “¿Por qué no estudias una maestría?”, queriendo gritar al mundo: ¡NO LO ENCUENTRO! ¡NO HAY TRABAJO! ¡NO ME ALCANZA! Todos los días mando cv, estoy en todas las apps de trabajo, hago infinidad de  entrevistas en las que al final no me llaman, seguro contrataron a alguien más que  llevaba tiempo buscando empleo.

En el mundo laboral somos obligados a tomar un empleo sin contrato  porque nos enseñan que somos reemplazables, que el lugar que ocupas lo va a querer alguien más, con mayor necesidad económica, la vida nos obliga a decir que sí hasta a lo que se tiene que gritar un ¡NO! porque una cosa debe de quedar clara: el exigir nuestros derechos no es una queja, no es ser soberbio, es lo que tiene que ser.

La realidad del trabajo en México es inestable para todos, aun así no todos la vivimos de la misma manera, existen jóvenes a quienes el desempleo no les afecta y está la otra mayoría para quienes el no trabajar no es una opción. Estudiar a nivel superior sigue siendo un privilegio y no queda duda que el terminar una carrera es un logro pero ya no es garantía de un futuro mejor.

Fuentes

Informe de la Universidad Autónoma de Querétaro

https://www.uaq.mx/docs/informes_rectoria/1er_informe_TGG/1er_Informe-Dra.Margarita_Teresa_de_Jesus_Garcia_Gasca.pdf

Estadísticas de la Universidad Nacional Autónoma de México

http://www.estadistica.unam.mx/numeralia/

https://www.animalpolitico.com/2019/06/unam-tesis-titulacion-hombres-mujeres-carreras/#:~:text=La%20UNAM%20tiene%20datos%20de,un%20total%20de%20356%2C530%20alumnos.

Desempleo en España

https://cincodias.elpais.com/cincodias/2020/04/02/economia/1585808404_052531.html

Instagram: @Gobynh

Share on facebook
Share on twitter