NOISE MAGAZINE

Corres como niña: La importancia de la correcta representación de la fuerza femenina

Por Cinthya Roura

Share on facebook
Share on twitter

Hace unas semanas llegó el punto de la cuarentena en que los maratones que me aventaba a los 10 años de Discovery H&H surgieron efecto: decidí pintar, re-ordenar y decorar mi cuarto. El paso número uno fue lijar y resanar la pared para después poder pintarla y que quedara lisa. Fue toda una experiencia. Con cada subida y bajada de la escalera, relleno de charola de pintura, brochazo y rodillo que iba cubriendo poco a poco el blanco de mi pared por el color Cima del Everest, yo me sentía cada vez más poderosa. Olviden los XV años. Pintar un cuarto sola o hacer remodelaciones en tu casa es la verdadera medida de que ya eres adulta. Sentimiento similar ha de ser el de cambiar una llanta del carro por ti misma (me imagino, porque no lo he hecho).

El movimiento y fuerza física nunca han sido algo con lo que nos asocien a las mujeres. En las películas, series y publicidad siempre hemos sido a las que deben de salvar a la Pretty Woman, no las que salvan.  Nos han vendido la idea de que somos el sexo débil, y probablemente no todas somos Serena Williams, pero tampoco somos frágiles como una flor.

Estoy consciente de que cada vez vemos más mujeres fuertes en pantalla. Recientemente vimos a Katniss Everdeen, Wonder Woman o Captain Marvel. Y no les voy a mentir, ver a las amazonas fuertes, valientes y solidarias me empoderó (en su momento) más que cualquier otra película que haya visto. Pero aún y cuando Patty Jenkins, la directora de la película, logró una buena mezcla entre las características que usualmente asociamos a los hombres – fuerza física o valentía – con aquellas vistas como femeninas – solidaridad, empatía o belleza – creo que aún no es suficiente.

Para mí el problema es que los directores de cine, al menos en los últimos años, han tratado de aplicar las mismas fórmulas que les han funcionado en películas con reparto principalmente masculino en versiones femeninas como lo fue Ocean’s 8 o Ghostbusters. Esto en su afán de decirse “aliados”, “inclusivos” o “diversos.”

El día de hoy no nos vamos a preocupar por averiguar quién sí es aliado y quién no porque creo que terminaríamos cancelando a más de la mitad de Hollywood. Pero en lo que quiero hacer énfasis es que históricamente hemos categorizado como positivas todas las características que se asocian a los hombres y como negativas las de las mujeres. Por eso son  tan famosas las frases de  “corres como niña” o “lloras como niña.” Es así que cuando alguno de estos magnates de Hollywood se decide a crear una película con protagonista mujer y que además es “fuerte”, la desarrolla con todas estas características frías y calculadoras típicas de un héroe masculino.

5 EASTER EGGS IN THE GHOSTBUSTERS TRAILER · The Studio Exec

Nos topamos entonces a personajes que son excelentemente buenas en lo que hacen: las mejores en negocios, las mejores en peleas físicas, las mejores para resolver casos complicados, las mejores salvando el día. Pero es raro encontrarnos con mujeres que realmente son humanas: con logros y tropiezos y altos y bajos. Mujeres que son increíbles en lo que hacen pero que no solamente son eso, sino que su identidad tiene muchas capas.

No saben la satisfacción que sentí cuando en la versión de Greta Gerwig de Little Women, Joe dice:

“Women, they have minds, and they have souls as well as just hearts, and they’ve got ambition and they’ve got talent, as well as just beauty, and I’m so sick of people saying that love is just all a woman is fit for. I’m so sick of it. But I’m so lonely.”

Que increíble ver a una mujer protagonista fuerte, valiente, con ambición y decidida a triunfar en su carrera y sacar adelante a su familia que al mismo tiempo es vulnerable. Así como la excelente representación de Joe por Saoirse Ronan o la congresswoman Alexandria Ocaso-Cortez hablándonos de la re-apropiación de su feminidad como declaración política en el congreso de EEUU, necesitamos más ejemplos de diferentes maneras de vivir la experiencia de ser mujer.

Una de las razones por las cuales seguimos viendo las mismas historias una y otra vez, es que el mismo tipo de personas están haciendo las películas. No podemos pedirle a un director hombre y blanco que hablé de la experiencia de crecer como mujer latina en EEUU (por ejemplo) y esperar que haga un buen trabajo. Claro que puede investigar, pero si jamás ha formado parte del grupo a quién pretende presentar en pantalla, muy probablemente acabemos con representaciones erróneas o simplemente estereotipadas.

Maria René Prudencio – actriz, guionista, traductora y adaptadora de cine, televisión y teatro –  bien lo dijo en el panel Contadoras de Historias del Festival Internacional de Cine de Monterrey. Tenemos que retomar el poder que se nos ha negado por tanto tiempo. Tenemos que creernos que podemos hacer las cosas, que podemos protagonizar nuestras propias historias dentro y fuera de pantalla, que podemos y merecemos ser líderes. Para que cuando lleguemos la tan anhelada cima, aceptemos la responsabilidad de impulsar a otras a hacer lo mismo con cada uno de sus proyectos.

Patriarchy international womens day wonder woman GIF on GIFER - by ...

Instagram: @cinthya.roura

Share on facebook
Share on twitter