NOISE MAGAZINE

9 maneras low budget de tener un closet más sostenible

Por María José Munguía Romero

Share on facebook
Share on twitter

En los últimos días el debate de la moda sostenible y quienes pueden acceder a ella se ha vuelto un tema recurrente en las redes sociales. Desde adquirir ropa de segunda hasta consumir prendas elaboradas de materiales con un menor impacto ambiental, el consumo de moda sostenible se ha convertido en una creciente necesidad ante las consecuencias de la moda rápida. Y sí, la realidad es que estas soluciones pueden funcionar, pero no todos podemos acceder a ellas, la moda sustentable, por ahora, no siempre es accesible para todos, pero ojo, eso no quiere decir que debamos ser ajenos a esta labor, que por si no lo hemos entendido, nos concierne a todos.

Es claro que el acceso a ciertos materiales o ciertas prácticas no cabe en el bolsillo de todos, pero en lugar de pensar ¿qué es lo que no podemos hacer? pensemos, ¿qué cosas si tenemos a nuestro alcance?

Indagando un poco en mis hábitos encontré estas 9 maneras de consumir mejor para las cuales no se necesita un alto presupuesto

Leer las etiquetas

El primer paso es conocer la composición y los cuidados de las prendas. Este sencillo progreso puede alargar la vida útil de la ropa y reducir el consumo de recursos, consecuencia del ciclo de lavado, secado y planchado.

Conocer los materiales textiles

Muchas veces lavamos nuestras prendas sin saber exactamente cuales son sus necesidades, lo que nos lleva a un lavado excesivo, a un consumo de recursos innecesarios y a reducir de manera considerable la vida útil de las prendas.  Además, a la hora de comprar podremos tomar mejores decisiones una vez que conozcamos los beneficios y cuidados de cada material.

Reducir el número de veces que lavamos la ropa

Las prendas no necesitan ser lavadas tan frecuentemente como creemos, un claro ejemplo es, aquellas elaboradas con mezclilla, si nos informamos de manera correcta nos daremos cuenta de que esto reduce consumo y alarga la utilidad de nuestras prendas favoritas.

SUSTAINABLE IMPACT – GOOD KRAMA

Hacer intercambio de prendas entre amigas

Cuando nos cansamos de ver las mismas prendas una y otra vez es normal sentir que necesitamos prendas nuevas y que mejor que hacer un intercambio con personas cuyos estilos pueden ser afines a los tuyos. Además de reducir el consumo es algo sumamente divertido.

Buscar en el closet de nuestras mamás y abuelas

Como dicen por ahí “La moda siempre regresa” y la mejor opción de buscar prendas vintage de fácil acceso es con nuestra familia. Este hábito puede reducir nuestro consumo y generar vínculos a través de nuestra ropa.

Vintage Illustration Animations - Dryden Art

Aprender técnicas de bordado

Hoy en día tenemos un fácil acceso a videos, tutoriales e incluso a los conocimientos de nuestras madres y abuelas. Una manera sencilla y económica de renovar una prenda que ya no nos gusta es añadiéndole un toque especial. Esto evitará que más prendas terminen en los vertederos.

Reparar la ropa

Miles de toneladas de ropa terminan en vertederos de basura como consecuencia del constante cambio entre lo que es tendencia y lo que ya no. Una forma útil para la cual podemos ocupar materiales que ya tenemos en casa son las técnicas de reparación, esto puede entretenernos y ayudarnos a reducir el número de prendas que terminaran su vida en un bote de basura.

juliejespersen Sticker for iOS & Android | GIPHY

Seguir tutoriales de teñido natural en casa

Todos hemos tenido esa blusa, pantalón o vestido cuyo color ya no nos gusta, una solución barata y sencilla es intentar con el teñido natural, desde el aguacate, hasta las flores del jardín. Siempre es posible experimentar con nuevas técnicas. Una manera más de salvar a esa prenda que hubiera terminado en un vertedero.

Informarse

Probablemente esta es la clave, educándonos, conociendo, aprendiendo y desaprendiendo es la única manera en que podremos encontrar más soluciones a nuestro alcance. Organizaciones internacionales como Remake Our World, Fashion For Good, Moda para bien, entre muchos otras pueden ayudarnos a ser consumidores de moda más conscientes.

Estos solo son sencillos pasos que he puesto en práctica a lo largo del camino, pero hay muchos más y, si crees que nada de esto hace un cambio te invito a leer los artículos “Does Use Matter? Comparison of Environmental Impacts of Clothing Based on Fiber Type” y “Evaluation of microplastic release caused by textile washing processes of synthetic fabrics” cuyo tema central es la reducción del impacto Ambiental desde el cuidado de nuestras prendas.

No se trata de debatirnos en quienes pueden comprar un vestido de algodón orgánico y quienes simplemente no pueden hacerlo. Se trata de cambiar nuestros hábitos poco a poco para que muy pronto el consumo de moda responsable este al alcance de todos.

Instagram: @mariajose_mnr

Share on facebook
Share on twitter