NOISE MAGAZINE

¿Por qué ya no hablo de feminismo con hombres?

Por Belén Huerta

Share on facebook
Share on twitter

Cuando Samuel García se disculpo en video por los comentarios machistas que hizo a su esposa Mariana, en un live de Instagram, todas conocíamos el discurso.

El hombre al que le duele profundamente la pena que puede causarle a su pareja, que promete cambiar y que de alguna manera, encuentra una razón para “justificar” porque es como es. El video de casi cuatro minutos da para una conversación larga, sin embargo, ver la “disculpa” pública de este hombre, me hizo recordar por qué no discuto de feminismo con hombres.

A mí nadie me enseño a ser feminista, dice Samuel. Y a sus compañeras, las expertas en estos temas -de género- les pide que lo ayuden, que lo inviten y acepten en los talleres a los que ellas van.

Las disculpas me recordaron las muchas veces que en la vida, he sido la compañera de algún Samuel; les he escuchado poner pretextos a su falta de empatía, argumentando que así los educaron pero que les enseñe, que quieren aprender. Muchas veces les creí y caí en conversaciones en donde nunca hubo una intención de des aprender la violencia, si no de “explicarme” porque yo no debía ser tan extremista.

Entonces paré.

Es cierto, a Samuel nadie lo enseñó a ser feminista y ese es uno de los problemas de nuestra educación, todxs somos educados desde el machismo; sin embargo, el feminismo no es un “club” exclusivo para mujeres y el hecho de ser mujeres, tristemente no nos convierte a todas en feministas.

Muchas descubrimos el feminismo porque estamos enojadas con un sistema que nos jode el autoestima pero también nuestros salarios, porque estamos hartas de que nos culpen por sus violencias, porque sentimos coraje de no estar todas, porque nos duele.

Y mientras Samuel no sienta el dolor y el coraje, no entenderá el feminismo. Por lo tanto, tener conversaciones donde por un lado existe mucho dolor y por el otro, mucha indiferencia, no construye sino mayor violencia. Así muchas hemos terminado con más nudos en la panza tratando de explicar por qué nuestras denuncias son reales, y no un invento de morras buscando venganza.

OPINIÓN Marcha feminista en México: “Somos malas, podemos ser peores” |  IBERO

Entonces, ¿De quién es la responsabilidad? Quién debe educar a Samuel? ¿Quién debería enseñarle a un hombre de 32 años, que las mujeres no son propiedad del esposo? ¿Y por qué Samuel cree que es responsabilidad de sus compañeras de trabajo, educarlo? Pedirle a las mujeres que enseñen a los hombres que las han violentado, a no ejercer violencia, es absurdo.

Vamos, que no hablamos de niños si no de adultos. Adultos con acceso a internet y hombres capaces de leer. Encontrar información sobre el asunto, está literalmente al alcance de su mano pero no todos quieren aprender, quieren que les convenzamos y entonces, vuelven a colocarse en un banquillo de superioridad desde el que nos exigen pruebas, datos y cuestionan todo, menos su posición.

En todo caso a Samuel no se le reclama el no ser feminista, -que un hombre pueda o no ser feminista es otra discusión-. Lo que se le exige al igual que a todos los Samuel que conocemos, es escuchar más de lo que hablan para entonces comenzar una conversación real.

Si los hombres quieren involucrarse en temas en los que no son expertos, entonces deben aprender en primer lugar, a escuchar. Y después de poner atención a las mujeres a su alrededor, cuestionar su privilegio como hombres y no, si sus estadísticas tienen otros datos. (link noise)

Es cierto, no todos los  hombres son violadores y no todos matan pero muchos callan cuando ven a otros hacerlo, bromean sobre eso y no nos creen. Hasta que ellos no vean la desigualdad del trato que reciben vs con el que somos señaladas nosotras, hablar con hombres sobre feminismo y ensenarles a tratarnos con dignidad, resulta sumamente agotador cuando además, todos los días usamos esa energía para defendernos de ustedes mismos.

La forma en la que nos educaron no debe ser una excusa y no se debe esperar que las mujeres sean las únicas responsables por educarse en un asunto que nos involucra a todos. Por supuesto que te queremos como un aliado Samuel, para serlo empieza aprendiendo sobre tu masculinidad tóxica y recuerda que tu ignorancia no es responsabilidad de las mujeres.

Como Samuel García el hombre con un cargo publico -senador-, hay miles que normalizan el machismo y que se dan golpes de pecho cuando son exhibidos y les conviene disculparse. Solo el tiempo demostrará si su disculpa es real, mientras tanto, sigo creyendo que hablar sobre ciertos temas debe ser para construir, y no para hombres necios como escribía Sor Juana.

Instagram: @_wiki.wiki

Share on facebook
Share on twitter