NOISE MAGAZINE

La realidad de la moda en México: Entrevista a Pompi García

Por Gabriela Nava

Share on facebook
Share on twitter

Mientras escribo estas palabras vienen a mi mente mil preguntas y muy pocas respuestas. Hablar sin conocer es uno de los más grandes pecados. También da pena preguntar porque no puedo dejar de pensar en la frase “existe google”  la cual soy culpable de haber dicho, sin embargo, hoy les quiero platicar de esta historia, sobre Peter Pan y los sueños que se hacen realidad,  de lo que leí para entender y lo que aprendí en el camino. Quiero contarles todo sobre estos últimos días donde las palabras de otra persona llegaron como un desastre natural a mi vida y derribaron todas las ideas que yo tenía. Aunque en estos momentos no tengo ni inicio ni final voy a tratar de buscar el lugar.

El inicio

No todos la tienen fácil, esto es algo que trato de recordar todos los días. Hay cosas que no se eligen y que el hecho de nacer con ellas coloca otra valla que saltar en la vida. Pienso eso mientras veo Instagram y me pregunto que habrán tenido que pasar todas las personas a las que sigo y de lo cual yo no soy consciente. Así que con emoción me dirigí a indagar en el pasado de algunas, fue bajo esa simple idea que nació el articulo “La realidad de la moda en México” que leyeron el mes pasado.

A la par de esas entrevistas leí la columna de Yásnaya Elena:  Ceñir el cuerpo,  no les voy a mentir, me dejó petrificada porque me hizo cuestionarme lo que yo entendía de la moda, el diseño, la cultura y la apropiación de la misma. No podía sacarme de la mente que el modernizar también es despreciar, acción que se hace constantemente en el diseño de moda mexicano. No podía sacarme de la mente que se habla de herencias culturales cuando ni son nuestras, ni están muertas. 

Deben de saber entonces que me dediqué a buscar una respuesta y con ayuda de personajes de la moda mexicana y no de Disney, me acerque al sur de México y al diseño que nace en esta zona del país. Donde platicamos de “El sur como inspiración”  y cómo es diseñar rodeado de culturas y no apropiarse de ellas.

Karen Vega se convierte en la primera modelo oaxaqueña en aparecer en la  portada de Vogue

Peter Pan de la Moda Mexicana

Pareciera absurdo que describa a Pompi García como el Peter Pan de la moda mexicana, sin embargo su energía es la de una persona llena de vida. La moda la ve en tecnicolor, como algo divertido, no solo un objeto que debe de ser bello o fashion sino como una extensión de su personalidad, cuando me refiero a Pompi como ese personaje es porque tiene alma de niño y pocas veces encuentras personas que contagian su felicidad por la vida y por lo que hacen. Cuando la pasión es la base fundamental de tu trabajo, se expande como electricidad corriendo por tu cuerpo y creando sensaciones. 

Pompi es originario de Oaxaca y aunque el ser diseñador no fue el motor que movió su vida, sino más bien la búsqueda de la expresión creativa, hoy su nombre le da la vuelta a México como el diseñador detrás de una de las portadas más importantes de Vogue México. 

La portada fotografiada por Dorian Ulises y protagonizada por Karen Vega usando un vestido de Pompi Garcia  era lo que se había estado esperando de un medio con ese alcance en un país como México. 

“Creo que la gente del sur no se ha dado la oportunidad de soñar” exclamó el diseñador después de preguntarle sobre las oportunidades en dicha región.  En un país megadiverso pero donde no se cuentan con megaoportunidades y sí con desigualdad, el llegar a algún lugar pareciera solo un sueño guajiro. Con sus diseños y su agencia de modelaje, Pompi planea cambiar esto, desde su pequeño espectro que es la industria de la moda. Empezando con el tema del sur como inspiración:

¿Cómo retomar las raíces mexicanas en uno de los estados con mayor diversidad cultural sin apropiarse de elementos tradicionales de otras comunidades?

“Siempre que reviso mis trabajos tienen algo impregnado de Oaxaca. Siempre hay una situación que vincula a mi pasado y a mis memorias en el diseño que hago. Todo tiene una forma, una figura, una gotita de mezcal que dice que soy del sur. Sin embargo siempre fui capaz de entender la diferencia entre mis diseños y los de las culturas que me rodeaban, puesto que no era algo que me pertenecía. 

En la parte del sur tenemos mucha producción artesanal, textil y de indumentaria tradicional. Desde hace una década que se puso el diseño artesanal de moda para vincularlo y  se empezó a producir en masa porque más personas querían obtener esos textiles, al producir en masa ya no es un proceso artesanal con cierto valor de una comunidad.  Los textiles tradicionales se convirtieron en un producir para la moda. (…) Las comunidades artesanales no tienen tanto apoyo, entonces obviamente van a esperar producir una bolsa para una marca  italiana o francesa, para la niña que se acaba de graduar de centro, de la ibero o de la escuela de moda más costosa en CDMX. Todo se les ocurre bajo el esquema de que es comercio justo, representa a México, le dan riqueza a los artesanos y eso nunca pasa, hace 10 años fue un esquema de marketing para atraer turismo y colaborar de forma creativa con  artesanos-diseñador, pero ya pasaron 10 años y las comunidades siguen igual.¿Dónde está el trabajo justo?

“Tiene más valor el diseñador por subir la historia de “procesos artesanales”, cuando en realidad se está deconstruyendo el universo de alguien más (…) ya no necesitamos más #hechoamano #hechoconamor #hechoconmanoartsenal porque son las palabras de  un proceso privilegiado.  Van y se apropian del diseño de un artesano, le pagan lo que creen que es justo y luego para venderlo vuelven a usar el discurso del artesano, no ocupan el suyo para venderlo sino que se vuelve a hablar del artesano, entonces ¿donde quedan ellos  como diseñadores?. 

Lo único que hacen es un tomar un retazo de un cuadro de un textil muy grande que ellos lo recortaron y se lo pusieron de pechera a un vestido, estas en toda la extensión de la palabra MUTILANDO el universo de estas personas, entonces eso es muy complicado y para lo que tenemos que ser muy selectivos, porque tampoco está mal que consumas artesanía, pero ve y cómprala directamente del artesano”.

Esos conceptos son de “te retomo para vender mi diseño” y entonces ¿dónde está tu valor como diseñador? ¿la capacidad para venderte tú? sin apropiarse de un discurso o una cosmovisión de un lugar, eso es super importante, en Oaxaca se vive todo el tiempo, no hay legislaciones por lo que se tiene un espectro libre para “colaborar” con artesanos.  Personalmente tenemos que ir acabando y recurrir a la educación, a la información a saber qué ciudades tienen artesanías, quiénes son sus artesanos, a generar vínculos, crear directorios, pedirles piezas de diseños.

Conversar con Pompi sobre el diseño del sur nos llevó también a tocar temas como los abusos y las oportunidades en la industria de la moda, así como cuál es el papel del diseñador para cambiarlos.

No podemos ser directores creativos o diseñadores que simplemente hacen ropa y presentan sus colecciones y hacerse tontos con el resto de las cosas que están sucediendo, hay situaciones en las que se tiene que hablar de los abusos a las minorías. Hay que generar un espacio de confianza donde no se tenga miedo y podamos seguir avanzando

Lamentablemente hay desigualdad, hay clasismo y hay racismo en el mundo de la moda. Siempre nos estamos fijando en lo que pasa en el exterior pero aquí también sucede en nuestra pequeña industria de la moda en México. 

Creo que la gente del sur no ha tenido oportunidad soñar y de pertenecer al mundo  y la gente que logró soñar y salir siempre está retratada en un espectro de estereotipos en los que solo tienes permitido ser actor para salir de personal de servicio, trabajadora del hogar,  maestra rural o migrante. También tenemos sueños y tenemos esta parte de decir quiero ser la portada de Vogue. 

Yo ya no estoy dispuesto a adaptarme a los medios, necesito que los medios se adapten a mí y a mi mundo, no lo que me enseñaron de que yo tengo que darles lo que ellos quieren. Entonces con base a eso estamos brindando una oportunidad en mi agencia de lanzar talentos del sur que tienen sueños en la moda y que no cumplen con los estereotipos de belleza, ni las medidas, ni el peso ni las situaciones, pero que tienen sueños y que vamos a hacer lo posible por cumplirselos porque tenemos los recursos.

Hemos escuchado de estos micro abusos en la industria por parte de amigos. Abusos que van desde obligarte a ponerte cierta ropa que no te queda, llamados a horas que no son, extensiones de horarios, comentarios como: “la morenita no cierra desfiles y no abre desfiles” “ la morenita pasa desapercibida” o “por esta estatura no pasas a fashion week” y que poco a poco reduce el espacio en el que los mexicanos no entran en la industria de la moda y que pues es super fuerte. No nos han tocado esas situaciones, pero sabemos que existen.

Si quieren pertenecer al mundo de la moda, lo pueden lograr desde su espectro, pero mantengan su serenidad.  Salganse de los entornos tóxicos y denuncien así sea el super fotografo o el artista, porque solo de esa forma se va a lograr detener el abuso en cualquier lugar. ¡Se puede lograr desde afuera, hay que hacer visibles ese tipo de abusos y echarle ganas! Hay que usar la voz para denunciar, utilizar estos espacios para visibilizar situaciones no hay nada de malo en decir cosas buenas, ocupen sus espacios como profesionales de la industria para educar en la medida en la que puedan, si se dedican a esto y  ven algo que no está bien díganlo.

"...Yo ya no estoy dispuesto a adaptarme a los medios, necesito que los medios se adapten a mi y a mi mundo..."

Hoy no leyeron tanto mis palabras, sino las de alguien más y así paso a paso otorgando los espacios las voces son escuchadas. El silencio que parecía eterno se rompe con la caída de una pluma. La tierra de nunca jamás comienza a tomar forma pues hoy la magia es real, aunque sea a paso lento las cosas se están haciendo para cambiar lo que se había establecido y entonces podemos ver que existen más de una forma. Que no existe únicamente una sola moda mexicana.

Yo crecí con los cuentos de hadas, las canciones de la cenicienta y aunque la vida me había decepcionado escuchar a Pompi hablar me hizo volver a creer que los sueños se hacen realidad. El realismo mágico de Pompi García va más allá de lo leído en los libros porque hoy eso que parecía una historia salida de otro mundo ocurre en la realidad, hoy los cuentos de hadas se hacen y se trabajan de parte de personas que si no les ofrecen las oportunidades lo harán con lo que tienen y que no están dispuestas a soportar lo que durante años fue concebido como normal aunque no lo era.

Sigue el trabajo de Pompi García en @pompigarcia

Share on facebook
Share on twitter

Impactos: 21