NOISE MAGAZINE

Ser tú misma está de moda

Por Joss Vega

Share on facebook
Share on twitter

Desde que tengo memoria la moda siempre ha sido parte de mi vida, recuerdo que en la adolescencia me encantaba recrear algunos looks de mis artistas favoritos, en esa época no habían redes sociales, así que sacabas inspiración de las estrellas pop o de las revistas, y te las ingeniabas para poder copiar algunos de los looks (mi papá sufrió  mi etapa de corbata cuando quería lucir igual que Avril lavigne ¡claro que sí! Jajaja). Claro que estos experimentos de estilo fueron pasajeros, la verdad es que todos en esta etapa estamos en búsqueda de nuestra identidad y siendo sinceros es probable que nuestro clóset fuese un completo desastre.

Llegué a pensar que cuando fuera mayor este dilema de estilo se resolvería fácilmente, que equivocada estaba, la realidad es que conforme creces las dudas y las crisis de estilo siguen presentes, es algo inevitable.

Fue justo en una de mis tantas crisis que empecé a tener un sinfín de cuestionamientos como: ¿La ropa que uso realmente refleja lo que soy? ¿Estoy feliz con mi ropa y con mi estilo? ¿Realmente la ropa que compramos es una elección a conciencia o es simplemente producto de la mercadotecnia y las tendencias? 

Durante años nos partimos la cabeza tratando de encontrar esa ropa ideal para tener el estilo soñado y un clóset perfecto lleno de prendas que cubran cada una de las necesidades básicas y sociales de nuestra atareada vida, pero en este camino hay muchos tropiezos.

Fashion Gif GIF by Luca Mainini - Find & Share on GIPHY

La mayoría de las veces al momento de comprar ropa nos guiamos por ideas erróneas,  esto suele pasar porque a veces tratamos de encajar en un “molde” que quizá está muy alejado de lo que queremos o somos, entonces terminamos con un clóset lleno de prendas basadas en estereotipos, tendencias y reglas de lo que “nos hace ver mejor” según nuestra complexión, color y altura, ideas que durante años fueron plasmadas en revistas de moda y periódicos, para hoy, difundirse a través de las redes sociales, las plataformas más importantes en la actualidad.

Las redes sociales llegaron para darnos un sinfín de opciones, páginas de internet llenas de outfits, tips de belleza, artículos sobre estilo, influencers y no hay que olvidarnos de Instagram y Pinterest, las cuales vemos religiosamente cada día y le dedicamos horas de scrolling, para poder encontrar inspiración y looks listos para ser replicados.

Y es que admitámoslo, las redes sociales se han convertido en parte importante de nuestras vidas, tanto, que hasta elegimos qué ponernos para poder postearlo en Instagram, incluso pensamos en lo que van a pensar nuestros seguidores o el tipo de comentarios que podría generar cierto look, muchas veces por unos cuantos likes.

Todo este bombardeo de representaciones visuales a las que estamos expuestos en las redes, han hecho más difícil nuestra búsqueda de un estilo propio que sea fiel a nuestra visión, y es que es muy fácil dudar de uno mismo cuando hay tanta información con la cual compararnos.

Ni hablar de ir de compras, que se ha convertido en todo un deporte extremo y es que la moda avanza de manera tan acelerada que a veces sientes que no te da la vida y la billetera para poder alcanzarla. Hay tanto en que fijarnos, tantas opciones, siempre hay algo nuevo que comprar y tendencias que seguir, que hace aún más difícil encontrar un estilo con el que te sientas completamente segura, feliz y cómoda. Esto sin contar todo el tema por la pandemia, que nos ha hecho más vulnerables a compras de pánico y crisis de estilo.

Con todo esto en mi mente, trate de hacer un ejercicio de introspección y me di cuenta que todo se estaba volviendo un tanto automatizado en mi cabeza, donde no dejaba dar rienda suelta a mi propia creatividad al momento de elegir qué ponerme, no me arriesgaba a hacer mis propios experimentos de mix and match y como resultado terminaba con looks muy diferentes a lo que soy yo como persona. Y es que seamos sinceros todas esas imágenes en las redes nos hacen la vida más fácil, nos ahorramos tiempo todo a cuestas de nuestra propia esencia.

Y no es que este mal tener un poco de ayuda e inspiración en el camino al autodescubrimiento de estilo, puedes apoyarte de las reglas de moda, los artículos, páginas y demás, pero estas no deberían tener el control total a la hora de elegir qué quieres comprar o usar, aquí la última palabra la tienes tú.

Con algo de Estilo: Galería GIF del artista Luca Mainini: surrealismo,  moda, diversión, imaginación, color...

Las reglas son opcionales

Si tú que estás leyendo esto, estás pasando por algo parecido, espero que te sirvan mis palabras y todo lo que aprendí en este camino, recuerda que no estás sola. Así que, si hay algo que puedo decir de toda esta experiencia es:

¡Si te gusta, úsalo!

No caigas en las comparaciones, cada persona es diferente, eres único ¡que bendición!

No tengas miedo de experimentar ¡Arriésgate!, recuerda que el estilo es más que un puñado de reglas a seguir, así que rompe cada regla que se te ocurra.

Crea tus propias reglas y rómpelas también.

Aprende a escucharte, a conocerte, inspírate de todo lo que te rodea, de todo lo que te gusta, películas, música, series, arte, libros; inspírate de tus musas o iconos de moda y deja que tu creatividad haga el resto.

Somos libres de usar lo que queramos y no debemos detenernos sólo porque las reglas de moda dicen que no podemos usar prendas oversized si somos petites, que si tienes demasiadas curvas entonces no está bien usar ciertas prendas, o que no puedes usar esto y aquello si ya tienes cierta edad.

Basta de creer que todas estas ideas son las correctas. Nadie más que tú decide qué usar y con qué te sientes cómoda, feliz o sexy. Hoy más que nunca ser tú misma y usar lo que se antoje es tu arma más poderosa.

Instagram: @petitemexicana

Share on facebook
Share on twitter

Impactos: 40