NOISE MAG

Los vellos son bellos: El largo camino hacia la liberación de los vellos femeninos

Por Dani Salazar

Share on facebook
Share on twitter

Desde niña estuve expuesta a una mercadotecnia asfixiante sobre depilación femenina, en donde se promocionan los clásicos rastrillos color rosita y las cremas mágicas que prometen desaparecer hasta el último vello. Y no solo eso, crecí viendo a mi mamá colocarse cera caliente en donde nace el “bigote”; su cara de sufrimiento al retirar la capa de cera ya fría, con una técnica bien entrenada, hacía que me preguntara si pasar por eso era necesario. Unos cuantos años después comencé a depilarme de la misma forma.

Rastrillos, cremas, cera fría o caliente, depilación con láser, y otras mil formas para eliminar el vello del cuerpo, cada uno de estos procesos nos hacen invertir una gran cantidad de dinero y tiempo. Como mujeres hemos crecido en un contexto que ejerce gran presión por eliminar los vellos que crecen en nuestro cuerpo, mientras los hombres gozan de una mayor libertad de elección en este tema.

En 1915, Gillette lanzó una campaña llamada Milady decollete gillette para “resolver el embarazoso problema del vello”, y junto con la revista Harper’s Bazaar, se encargaron de difundir la necesidad que tenían las mujeres por eliminar este “problema corporal”. Necesidad prefabricada con el fin de abarcar un mercado más amplio, ya que antes los hombres eran los que compraban estos productos. Y más tarde, el estereotipo del cuerpo femenino completamente depilado sería asociado con la sensualidad y la belleza. Gracias a las campañas publicitarias difundidas por los medios.

Pero existe una censura importante hacia los vellos femeninos dentro de la publicidad ¿Por qué los comerciales de rastrillos para mujeres censuran el vello? Las mujeres pasan el rastrillo sobre sus piernas ya depiladas ¿por qué le temen tanto a mostrar una pierna, un brazo o una axila peluda cuando se trata de una mujer?

Y no es sorpresa que los vellos femeninos sean un tabú profundamente arraigado. Basta observar la publicidad a la que estamos expuestxs todo el tiempo, en todas partes ¿cuántas veces has visto a una mujer con vello en las piernas posando con una mini falda en los anuncios de una marca famosa? Y ni hablar de la publicidad de ropa interior o lencería, ¿te imaginas ver a una mujer, con vello en todo el cuerpo, en una campaña de Calvin Klein?

Este control sobre cómo debe lucir el cuerpo femenino se incrementó con el consumo desmedido de la pornografía, cuando esta sólo se dedica a mostrar el cuerpo femenino como objeto, con un aspecto infantilizado, sin ningún vello en el cuerpo. Promoviendo que se normalice -por no decir exija- que las mujeres tengan que depilarse por completo para verse y sentirse “bien” cuando, por ejemplo, tienen relaciones sexuales.

Modelos, actrices, deportistas, nosotras mismas intentamos siempre mostrar una piel tersa, suave y sin “imperfecciones”.

Beauty | Society's problem with body hair

El incómodo proceso de la depilación

El proceso de depilación es sumamente incómodo, no importa a cuál nos sometamos. Implica invertir una gran cantidad de tiempo y dinero. Algunos procesos tienden a lastimar nuestra piel si no lo hacemos de manera correcta y otros, como las cremas depilatorias, son agresivas por naturaleza. Esto se encuentra asociado a la peligrosa frase “la belleza cuesta”. Pero ¿Cuál es el verdadero precio de la belleza?

Resulta bastante injusto que como mujeres debamos dedicar parte de nuestro tiempo a realizar una actividad que está destinada a complacer estándares de belleza arcaicos, en una sociedad a la que estamos obligadas a agradar visualmente. Además, estos productos tienen un costo bastante alto y en su mayoría los resultados no son permanentes. Lo que nos mantiene inmersas en un círculo vicioso de consumismo. 

Las grandes corporaciones que promueven productos depilatorios se han visto beneficiadas por la imposición de estos estereotipos. No se preocupan por ofrecernos productos de calidad, que sean amigables con nuestro cuerpo y con el medio ambiente. Tampoco se preocupan por promover la diversidad del cuerpo femenino. Somos un objetivo central de venta al no tener una elección libre sobre nuestros cuerpos y cómo queremos que luzcan.

Tener vello es igual a tener mala higiene

Algo común cuando pensamos en vello femenino es relacionarlo con tener mala higiene. Por ejemplo, el vello en las axilas nos ayuda a proteger la piel porque es una zona bastante sensible, pero se cree que produce mal olor, además de ser antiestético. Todavía recuerdo que mi mamá me regañaba cuando veía que comenzaba a crecer vello en mis axilas: “Prohibido levantar los brazos, eh”,  me decía más de una vez.

Desde temprana edad nos enseñan a ocultar este aspecto natural de nuestro cuerpo. Convirtiéndolo en un tema prohibido.

Por otro lado, el vello púbico es el que más se encuentra sometido a estas críticas. Parece imperdonable que una mujer pueda lucir un bikini sin estar perfectamente depilada. Samantha Jones, en la película ‘Sex and the City’ (2008), le dice indignada a Miranda Hobbs “si te crece más se te va a perder”, refiriéndose al vello que sobresalía de su bikini. Un comentario agresivo hacia alguien que simplemente está mostrando algo natural en su cuerpo.

La zona vaginal es muy delicada y requiere un cuidado especial. La depilación, en general, tiende a irritar esta zona y la deja desprotegida ante patógenos externos. ¿Es una cuestión de higiene o es solo una imposición estética?

The Evolution of How Women Style Their Pubic Hair Is Endlessly Fascinating | Glamour

Un largo camino hacia la liberación de los vellos femeninos

Desde mi perspectiva, nos queda un camino largo por recorrer hasta lograr la liberación de los vellos femeninos. Sí, cada vez más mujeres han decidido dejar de depilarse, pero no será una batalla ganada por completo hasta que podamos salir usando una falda mostrando nuestras piernas velludas, sin sentir vergüenza o miedo de recibir críticas o burlas. Hasta que la depilación sea una opción y no una imposición.

¡Porque nuestros vellos son bellos y nadie puede opinar lo contrario!

Instagram: @danxxsr

 
Share on facebook
Share on twitter