NOISE MAGAZINE

Mi prenda favorita no es nueva ¡Y me encanta!

Por Gabriela Nava

Share on facebook
Share on twitter

Así como las novias deben de tener algo nuevo, algo viejo, algo azul y algo prestado. El closet de todo amante de la moda tiene sus must; lo más nuevo, la pieza vintage, el básico que no puede faltar, la joya de la corona que combina con todo, lo que estás segura que nadie más tiene, lo que todos tienen pero no te importa, y por último pero no menos importante, algo heredado.

Esa pieza que pasó de las manos de alguien más a las tuyas y que el simple contacto con tu piel está lleno de nostalgia. El olor al viejo perfume, la piel desgastada, la textura de la lana que de niña odiabas y hoy te llena de calor. Esa es la magia de la ropa, tiene el poder de transportarnos, de revivir de la forma más nítida un recuerdo que estaba olvidado en tu memoria. 

De pequeña veía con admiración el closet de mi madre, usando su joyas y poniendo mis pies sobre sus tacones, cubriendo mi pequeño cuerpo con los grandes abrigos de mi padre. Con los años esas prendas cambiaron de lugar y su nuevo dueño soy yo. Es gracioso ver las fotos del pasado con mis padres usando esas prendas y ahora tenerlas en mis manos.

Profile: Shrimps – Wonderland

Es por eso que hoy les quiero contar la historia que hay detrás de mi prenda favorita, la cual no es nueva pero tiene un lugar especial en mi corazón.

Seré sincera desde el comienzo, mi prenda favorita es en realidad un accesorio. A diferencia de muchas de las cosas que amo de mi closet, las cuales sus historias se reducen a ojos de águila y una excelente habilidad para cazar ofertas. Estas piezas tienen una crónica de eventos mucho más romántica. 

Un  juego de aretes de perla dorados con su respectivo anillo, que un día hurgando entre las cosas de mi madre me encontré. Ella me comentó que ya no los usaba porque eran muy pesados y le lastimaban, pero que yo me los podía quedar. Así los use sin saber durante mucho tiempo la historia detrás de ellos. 

Mirando una foto de la boda de mis papas note que mi mamá usaba el mismo juego de aretes, me sentí soñada porque tenía en mis manos una parte de ello, de su día más especial.  Entusiasmada me dirigí rápidamente a preguntarle a mi madre si todas mis suposiciones eran correctas. 

Resulta que mi abuelo tenía la tradición de regalarle a cada una de sus hijas un juego de joyería para su boda. En el caso de mi mamá fueron unos aretes de perla los cuales quería mucho, sin embargo en sus primeros años de matrimonio la casa de mis padres fue robada y se llevaron ese juego. 

En esos tiempos mi familia no tenía mucho dinero así que después de años y con mucho esfuerzo mi padre consiguió hacer una réplica similar, esa son las piezas que cargo ahora. Fuera de su valor tangible, se me hace un ejemplo del amor ideal, que aunque es difícil de encontrar es lindo imaginar y vivir en esa fantasía.

Dejando de lado el estilo, la calidad y la duración, las piezas heredadas te brindan el poder de una historia, quizá no la sabemos con exactitud y con vagos detalles llenamos de romance a esa prenda que nos acompaña en los momentos que deseamos sentirnos más valientes, elegantes o fuertes.  También puede ser que tengamos en realidad todas las piezas de ese rompecabezas y en nuestra mente dibuja con lujo de detalles el rostro de una persona, un momento de tu infancia, un tiempo único. 

Y para ti ¿cuál es la historia que hay detrás de esa pieza especial?

Animated gif about fashion in Vintage/Retro GIFs by Audrey

Instagram: @Gobynh

Share on facebook
Share on twitter

Impactos: 14