NOISE MAG

Tengo 37 años y es tiempo de congelar mis óvulos

Por Pame Clynes

Share on facebook
Share on twitter

“Tiempo, detente muchos años”. Saúl Hernandez.

Me llega a la mente la canción de Viento de Caifanes, cuando Saúl le canta al tiempo que se detenga muchos años. Me siento identificada. Hoy más que nunca le pido a mi reloj biológico que se pare, o no sé si más bien es pedirle que me espere; que me aguante un poquito más. En la naturaleza todo es perfecto y nada es perfecto, una frase que leí hace poco y que me recordó a lo que dijo Ralph Waldo Emerson: “para entender el ritmo de la naturaleza hay que conocer su secreto: la paciencia.”

He querido ser mamá desde hace mucho tiempo y la vida todavía no me da ese regalo. Siempre me cuestiono porqué. ¿Por qué a mí no me ha tocado? ¿Qué será que me falta aprender? No tengo ni idea. La única respuesta que me llega a la mente es tener paciencia. Cumplo 37 años en cinco días, por lo que he decidido empezar el proceso de congelar mis óvulos. El discurso común de los doctores es que la edad correcta para congelar los óvulos es a los 35. Ósea, voy dos años tarde. ¡Ups! Me esperé porque por alguna razón (algo dentro de mí) estaba segura de que mis papás ya serían abuelos a estas alturas.

¡Tic Toc, Tic, Toc!, es lo que oigo constantemente. A veces no me deja dormir.  El sonido del reloj está en conversaciones, está en las redes sociales, está en el paseo de las carreolas en la calle… ¿No se les hace lo más injusto que la fertilidad de las mujeres disminuye con la edad? A mí sí. Empezando por el nombre científico que se le da a un embarazo a partir de los 35 años: un embarazo geriátrico. Seguido por la injusticia de género. Un hombre sí puede ser padre a los 60.

Resultado de imagen para fertility gif

Supuestamente ya no se usa el término “geriátrico” y qué bueno porque sin duda conlleva un estigma de miedo. Se considera un embarazo de “alto riesgo”, pues se aumenta el riesgo de anomalías en los óvulos, y eso puede ocasionar abortos espontáneos y/o defectos de nacimiento. Vaya presión, ¿no? Nos pone a las mujeres en una situación de que si algo sale mal es nuestra responsabilidad, y en gran parte por la edad.

¿Qué son 35, 36, 37, 38, 40 años? Nos dicen que el promedio de vida del ser humano va aumentando, por lo que estos números me parecen muy jóvenes todavía. Digo, si contemplamos vivir hasta los 90/100, y aún así nos hacen sentir como si ya estuviéramos acabadas. Siento que apenas me estoy conociendo a mí misma y ya tengo que medir mi reserva ovárica. Cambié de carrera, estoy emprendiendo, no tengo ahorros, no he encontrado a la pareja con quien formar este proyecto de vida, y además estamos viviendo una pandemia que va para largo todavía. ¡Hola!, cuarto piso.

Presión, mucha presión. No me queda de otra. Deseo ser madre con todo mi corazón y ya que no puedo pagarle a la naturaleza para que se pare, le pago a la ciencia. ¡Gracias Papá por tu apoyo!

Resultado de imagen para feritlity refinery 29

Sé que tengo que empezar a ver este proceso por el lado positivo, sobre todo porque reconozco que es un gran privilegio poder hacerlo ($), y me parece increíble que la tecnología y los avances médicos nos permitan parar el reloj biológico de alguna forma y extender nuestros años reproductivos. Suena a libertad pero con una bomba de vitaminas, y un cocktail de hormonas. Aún así, me tiene en un estado muy vulnerable y emocional. Es un proceso muy solo. Pero, bueno, se vale llorar. Si alguien allá afuera está sintiendo lo mismo, estoy con ustedes. Hay tristeza, hay miedo, hay incertidumbre. No sé si con una sola captura ovular sea suficiente. A lo mejor lo tengo que hacer varias veces. Y en caso de que todo salga bien, según la American Society for Reproductive Medicine, la probabilidad de que un óvulo congelado dé lugar a un nacimiento vivo es alrededor de 2% a 12%. Por lo que cuando sea el momento de usarlos, las estadísticas indican que se viene otra batalla de la vida.

Me dijeron que vea esta batalla como una inversión, y pues como toda inversión hay que rifarse, confiar en el futuro y tener fe de que ese nuevo capítulo será todo un éxito. Mientras tanto toca seguir manifestando abundancia y buena onda a las diosas de la fertilidad. #ThinkFruitfulThoughts

Tenemos en México una gran clínica para la reproducción asistida. Para más información sobre el procedimiento de vitrificación de óvulos, visita la página de Nascere. http://nascere.com.mx.

Instagram: @Peacewithpain @Pameclynes

Share on facebook
Share on twitter