NOISE MAGAZINE

CLITORODINIA: Hablemos del dolor en el clítoris

Por Pame Clynes

Share on facebook
Share on twitter

Qué pasa cuando lo que conocemos como una fuente de placer, de pronto se convierte en dolor. Cuando este dolor se localiza en uno de los principales centros de la sexualidad en la mujer: el clítoris.

Si han leído otras notas mías ya saben que les he platicado varias veces sobre cómo el dolor sexual crónico es de las condiciones con más malos diagnósticos que hay en la medicina, y por ende las personas que lo padecen no reciben el tratamiento adecuado. De hecho, todo lo relacionado con la salud sexual femenina ha sido muy poco estudiado.

Cuando hablamos del clítoris sabemos que su única función es dar placer. Nos han dicho que el clítoris tiene el doble de terminaciones nerviosas que el pene, y también sabemos que es la parte más sensible del cuerpo de la mujer. Lo que nunca se menciona de este mágico órgano es que también produce dolor en algunas mujeres. Se le llama CLITORODINIA a la condición de dolor crónico en el clítoris.

Es poco común a otros tipos de dolor sexual, pero eso no significa que no sea real. Por lo que es un tema que es importante que empecemos a hablar, pues el silencio (sobre todo la pena) alrededor de esta condición hacen que se conozca poco o nada. La mayoría de las mujeres que la padecen evitan hablarlo por completo, incluyendo con doctores o terapeutas. Esto se da en parte por la falta de especialistas en salud sexual, y como mencioné al principio, en los malos diagnósticos.

EN PALABRAS DE UNA MUJER CON CLITORODINIA...

…Que me escribió a @peacewithpain y me contó su historia, “más allá del dolor, puede ser mucho mas frustrante recibir un mal diagnóstico. Someter al cuerpo con antibióticos y tratamientos que sólo aumentan el problema.”

Si algo sé por experiencia ya que yo padezco de vulvodinia, es que no hay nada peor que ir con una variedad de doctores que sin haberte hecho estudios te acaban diciendo, “puede ser que tengas una infección vaginal o de vías urinarias”, “como que te veo unas verrugas, a lo mejor tienes VPH”, o la peor de todas es, “lo más probable es que sea algo psicológico”. Esta narrativa es muy triste, y honestamente desgastante en todos los sentidos.

PARA LAS Y LOS QUE SE PREGUNTAN CUÁLES SON LAS CAUSAS

de esta condición, lo que se conoce hasta el momento es que puede ser desde una condición en la piel o un problema muscular, hasta un problema vascular o de desorden nervioso. También puede que el caso sea una combinación de varias causas, por lo que el tratamiento depende de estas. En algunos casos se puede resolver con algún medicamento tópico u oral que contenga anestesia, pero hay otros que sí necesitan de inyecciones (bloqueos nerviosos), fisioterapia de piso pélvico, y en casos extremos cirugía.

CÓMO AFECTA EL DOLOR EN EL CLÍTORIS

Lo primero que les digo a estas mujeres es que por favor no hagan caso si les dicen que su problema es sólo emocional.

  • -Es difícil que las mujeres retomen su vida sexual, pues se quedan con ese miedo o trauma al dolor. 
  • -Hay mujeres que padecen de ansiedad y de depresión a la par del dolor.
  • -El sentirse desesperanzadas es natural con esta condición, pues el dolor afecta en la mayoría de las actividades del día a día.
  • -Encontrar una posición cómoda para sentarse, desde en el coche, una silla o en un sillón, por más cómodo que sea, pues el mínimo roce afecta.
  • -No dormir bien no ayuda tampoco. Dormir es necesario para dejar que los músculos del piso pélvico se relajen. 
  • -Se requiere de mucha paciencia, fuerza y apoyo, y la mayoría se sienten muy solas y poco comprendidas.

Es importante sentir esa validación de que la condición que padeces tiene nombre y apellido, por lo que si hay alguien leyendo esto que se siente identificada, que está viviendo con dolor, o a lo mejor lo vive y no sabe lo que es, no permitan que el silencio las haga sufrir. Y, si hay doctores leyendo esto, muchísimas mujeres necesitamos de su apoyo. Sí hay tratamientos para los desordenes vulvovaginales. No, no es un problema psicológico nada más.

Les dejo aquí la lista de síntomas de la clitorodinia

1. Hipersensibilidad al tocar el clítoris.

2. Señales constantes de dolor en el clítoris.

3. Incomodidad e inflamación constante o intermitente en el clitoris, (a veces los periodos de alivio se dan con el orgasmo y la autoestimulación).

4. Dolor en el clítoris causado por estar sentada o por usar ropa muy ajustada.

5. Después de tocar, estimular o llegar al orgasmo, hay un sentimiento de ardor  y de inflamación que puede durar por horas o hasta días.

*Mi mejor tip en este caso es que prueben el #VulvaBalm 100% natural de mi marca @peaceintimatecare, ya que contiene aceite orgánico de jojoba, aceite orgánico de coco y extracto olesoso de caléndula que son poderosos antiinflamatorios.

Instagram:@peacewithpain @pameclynes

Share on facebook
Share on twitter

Impactos: 10