NOISE MAG

Ropa deportiva: un concepto que logré entender durante la pandemia

Por Marcela Guevara

Share on facebook
Share on twitter

“Me gusta estar solo en bra deportivo”, le comenté a mi hermana en lo que me vestía para salir. El abrupto cambio de estilo formal y un tanto “normal” a uno de “persona que se ejercita, pero no” al que me obligó la pandemia me hizo repensar mi estilo y el gran poder que tiene la ropa deportiva sobre mi.

Recuerdo que el boom del afamado athleisure estaba tomando lugar en el 2019. En las fotos de streetstyle podía ver cómo los tenis y conjuntos deportivos con un blazer XXL incrementaba. Porque quién no quiere estar cómodo para hacer cualquier otra actividad que no sea la de ir al gimnasio.

No sé si Kendall Jenner y Hailey Baldwin tuvieron que ver con posicionar este estilo model-off-duty o si fueron las fitfluencers que nunca se les ve en otro vestuario mas que en el de un bra y leggins ajustados.

Gracias a ello, fue que empecé a interesarme por la sección de ropa deportiva de las marcas. No es que no tuviera ropa para hacer ejercicio, es que no le prestaba suficiente atención al momento de ensamblarla. Me bastaba usar un pants, un sports bra del Wal-Mart y encima cualquier playera que sabía, no me importaba si la sudaba. Y lo repetía las veces que fueran necesarias.

¿Por qué? Porque no era la más aficionada de la actividad física y porque desde pequeña tenía la idea de que la ropa deportiva, no era ropa para salir. Se decía que era ropa de “fachas”, para estar en la casa.

En el 2020 vi posts acerca de cómo pasar del gym a un desayuno o realizar cualquier otra actividad del diario. El estilo deportivo fue tomando lugar en la cotidianeidad de la vida urbana y ya no solo pertenecía al mundo de los atletas y a Sporty Spice. 

Hailey Baldwin's Take on Athleisure Comes in Shades of Beige With the  Chunkiest Yeezy Sneakers | Celebrity style casual, Athleisure outfits,  Model street style

Los diseños tanto de los pants, tenis, y tops evolucionaron, ya no eran tan toscos, tan reveladores como los de la década de los ochenta o parecían uniforme de clase de deportes.

Una grata consecuencia de la cuarentena es la atención que le puse al loungewear y activewear. Comencé a interesarme y esforzarme por mantenerme sana y saludable en un momento en el que parecía que todo se venía abajo. No fue nada fácil he de decir, pero, con un poco de terapia, polvo de hadas y buen athleisure, empecé a darme cuenta de que mi cuerpo estaba feliz de caminar 30 minutos al día y de hacer algo de pilates.

Recuerdo haberle dicho a mi nutrióloga que me era imposible hacer ejercicio, no tenía ánimos. A lo que ella me respondió: “al levantarte ponte tu ropa de ejercicio, así sentirás que tienes que hacerlo”. Tardé en hacerle caso, pero así fue como poco a poco fui abriéndole espacio a la actividad física en mi supuestamente día súper ocupado.

También, comencé a combinar mejor mis tops con mis leggins, ya que empecé a pasar una mayor parte de mi día en ellos. Quería recrear los looks de Jenner y Baldwin para el home-office y después transformarlo en un poderoso outfit para aguantar una rutina de HIIT. No es broma que al estar combinada siento como si adquiriera un poder de súper fuerza.

Ahora, me la paso buscando conjuntos de ropa deportiva, aunque a veces no los compre pero, me encanta ver lo mucho que ha evolucionado este estilo y lo bien que se han logrado confeccionar piezas que abracen todos los cuerpos. Así que sí, a favor de usar leggins y tenis para salir a cualquier lado a partir de hoy en adelante.

10 Fashionable Athleisure Brands To Wear In 2021 | Tatler Hong Kong

Instagram:@marceguevaram

Share on facebook
Share on twitter