NOISE MAG

¿Por qué es tan difícil dejar de consumir ropa?

Por Sam Lacayo

Share on facebook
Share on twitter

No les diré que mi propósito de año nuevo es dejar de consumir fast fashion, porque la verdad es algo que he intentado desde hace tiempo y fallado incontables veces en seguir. Si les soy muy honesta, probablemente nunca llegué a escuchar nada remotamente relacionado a lo que es el fast fashion, hasta que conocí a nuestra queridísima directora de Noise, Kass Torres. Y siendo aún más brutalmente abierta, les confieso que la moda (y tal vez en esto se incluye el fast fashion) me salvó la vida. En un momento crucial de mi adolescencia, cuando me sentía terriblemente deprimida y no tenía de donde sostenerme, la moda llegó a ser mi escape. Mi flujo de creatividad encontró un canal en el leer, vestir y sentir moda. Fue una etapa muy importante para mi, porque ahora entiendo que me permeó de algo maravilloso que forma parte de mi esencia; que por cierto, en sus inicios no era nada extravagante (en serio, hay mascotas en instagram con mejor estilo que el mio). 

Nunca imagine que el monstruo de la moda existiera y tuviera nombre. La mayoría de nuestros lectores probablemente ya conocen y entienden los muchos daños de la moda rápida o fast fashion, siendo un tema del cual hablamos incansablemente en esta plataforma. Pero, si aún conservan su inocencia y no conocen realmente qué hace al fast fashion tan malo, les dejo uno de nuestros artículos que les revela todo lo que necesitan saber de este monstruo consumista, LINK.

Asustarlos para dejar la moda rápida realmente no es la idea. En palabras de otra de nuestras escritoras, Fran Bahena, “Satanizar el fast fashion no sirve de nada…”. Aún viendo los terribles alcances que llega a tener el fast fashion, la realidad es que estamos prácticamente programados a consumirlo. Esto se debe a que, además de haber crecido justo en el boom de la moda rápida, constantemente se nos vende la idea de que el fast fashion es lo mejor y más accesible para lograr consumir moda. 

It's Possible: How To Pick Out Investment Pieces In Fast Fashion Stores -  YOYOKULALA

La cultura del consumismo ya no es un secreto. Ahora más que nunca es evidente lo mucho que el ser humano ha avanzado en cuanto a la producción masiva de bienes; y las terribles consecuencias que eso ha causado. Como generación se nos ha dado la tarea de reparar los errores creados, y aunque quisiéramos que fuera de lo más sencillo, a veces no podemos evitar seguir la corriente de lo que se nos entregó. La realidad en la que vivimos deja mucho que mejorar, y tristemente (con mucha cruda moral) ignoramos las situaciones actuales para poder adaptarnos a una manera de vida cómoda. 

Pareciera imposible salir del loop de consumir moda rápida en México. Si bien la cultura de los mercaditos y el thrifting es algo que está reviviendo lentamente, es raro que la gente piense en ellos como primera opción a la hora de comprar ropa. Sin embargo, lento pero cierto, las nuevas generaciones han logrado establecer nuevas formas de comprar segunda mano inclusive en línea. Para conocer de esta nueva alternativa les recomiendo lean nuestro artículo acerca de los bazares en redes sociales, LINK

La verdad es que dejar el fast fashion es bastante difícil. Les decía al inicio que lo había intentado una y mil veces, fallando miserablemente en cada una de ellas. ¡Pero es importante no rendirse! Debemos entender que sí, la moda rápida no es sana para el medio ambiente ni para uno mismo, pero para dejarla en el pasado el camino no es lineal y mucho menos inmediato. Eliminar la mentalidad de consumidor compulsivo toma tiempo, y desesperarse por querer llegar a la meta sólo genera más ansiedad.  Buscar alternativas que reemplacen los hábitos tóxicos de consumir ropa barata, efímera y de mala calidad ayuda a darte cuenta que lo que piensas que “necesitas” no es más que un gusto momentáneo. Eliminar la dependencia al fast fashion sí es posible, sólo basta con intentar.

TED-Ed - Gifs worth sharing

Instagram: @Thatgrlsam

Share on facebook
Share on twitter