¿Qué es y cómo combatir la eco-ansiedad?

¿Qué es y cómo combatir la eco-ansiedad?

¿Qué es y cómo combatir la eco-ansiedad?

¿Qué es y cómo combatir la eco-ansiedad?

¿Qué es y cómo combatir la eco-ansiedad?

Por Francelia Bahena

What a great time to be alive!” ¿Verdaderamente? Estamos en medio de una pandemia, la ONU acaba de declarar que ya no existe punto de retorno para revertir las consecuencias del cambio climático acelerado y con esto las crisis económica y espiritual en el mundo se agravan, dejando un enorme vacío de incertidumbre, especialmente en las generaciones jóvenes que no saben ni para dónde irse (ni qué hacer).

Es en este contexto que nace una de los padecimientos mentales que cada vez se hace más popular entre la psicología y psiquiatría: la eco-ansiedad, también conocida como ansiedad ambiental y viene de la mano con otros conceptos derivados de este padecimiento, como “estrés ambiental”, “eco-trauma” y “eco-angustia”.

¿Qué es esto? ¿Es en realidad algo de qué preocuparse? ¿Nos vamos a morir de eco-ansiedad? Empecemos aclarando el término. Según la Asociación Americana de Psicología (APA), es un “miedo crónico a las catástrofes ambientales”; según Medical News Today, “la eco-ansiedad se refiere al miedo al daño ambiental o a un desastre ecológico”; y según un estudio publicado en el 2020 en el Journal of Environmental Psychology este nuevo concepto se define como “una respuesta emocional negativa con relación a los temas que involucran el cambio climático”.

La eco-ansiedad se desencadena por la incertidumbre que generan las sensaciones presentes y que involucran el estado futuro del daño al medio ambiente debido al cambio climático acelerado por los humanos. Por eso es ansiedad, por que tu organismo reacciona de forma natural agravada para defenderse sobre lo que aun no pasa pero que puede llegar a pasar como un escenario en tu cabeza.

Ahora, generalmente la ansiedad aparece en nuestro organismo ante escenarios imaginarios a los que nos predisponemos. El problema más fuerte de la ansiedad ambiental es que el cambio climático sí es algo real, sí es algo que inevitablemente va a pasar, sin embargo no de la forma en que nos imaginamos en nuestras cabezas y ahí es donde tendemos a paralizarnos.

¿Cómo se siente entonces la ansiedad ambiental? ¿Cómo se si lo estoy sintiendo?

 

Según Health Line, el síntoma más notorio en tu organismo será empezar a sentirte desahuciado, sin esperanzas de que nada mejore, y a partir de ahí otros posibles síntomas incluyen enojo o frustración particularmente en contra de las personas que no se dan cuenta de que el cambio climático es real o hacia las generaciones más longevas por no haber hecho nada para cambiarlo. Sentimientos fatalistas, crisis existenciales, culpa o vergüenza relacionados con la huella de carbono personal, depresión, ataques de pánico, y obsesión compulsiva con los eventos relacionados con el clima.

Sí, se siente mal todo, y como pudieron leer, la eco-ansiedad no te deja avanzar ni disfrutar de tu vida, por lo que puedes provocarte problemas para dormir, desórdenes alimenticios y/o problemas de concentración.

Ojo aquí, aunque estos son los síntomas que podrías sentir, no te puedes autodiagnosticar, es necesario que si sientes alguno de estos malestares mentales, antes que nada acudas con un especialista que pueda ayudarte a combatirlo y realmente saber si tu ansiedad es eco-ansiedad o hay algo diferente atrás de ella.

Pero por otro lado, también se sabe, debido a dos diferentes estudios realizados por la Universidad Nacional Autónoma de México, que la eco-ansiedad es un padecimiento que aumentará en diagnóstico en los próximos años, por lo cuál, para rematar este artículo, a mí me interesa mucho que estés preparado y sepas qué hacer si en algún momento empiezas a sentir estrés por la situación medioambiental, para que con suerte, estos consejos te ayuden a que no se convierta ese estrés en eco-ansiedad o algo peor.

Consejos fabulosos de vida para enfrentar la eco-ansiedad

  1. Crea comunidad

Esto es algo que últimamente en cada conferencia a la que me invitan, no dejo de repetir, pero es cierto. Cuando hablo de generar comunidad, me refiero a que es necesario volver a generar vínculos con las personas que están al lado tuyo. De esta forma crear una red de apoyo y con esto te haces menos susceptible a generar sentimientos de desolación frente a lo que está sucediendo.

Además, al generar comunidad inevitablemente llegas al punto dos de consejos para combatir la ecoansiedad: piensa en pequeño.

Mentalize by Andy | Dribbble

2. Piensa en pequeño

Se no ha dicho hasta el cansancio que “pensar en grande” es lo mejor, se nos ha planteado que el éxito viene de tener más cosas o generar más dinero o ser más famoso, pero cuando de cuidar tu salud mental (y el medio ambiente) se trata, la realidad es que debes apoyarte de todo lo contrario, piensa en los pequeños productores que están alrededor de ti y prefiere comprarles a ellos en vez de a los demás, con esto reduces tu huella de carbono y contribuyes a la economía local y con estas dos pequeñas acciones, apoyas muchísimo.

No te dejes engañar por nadie y recuerda que los grandes cambios sólo vienen de las grandes corporaciones, como individuos, nuestra mejor acción es mejorar nuestra comunidad a partir de estos pequeñas acciones. Y eso no es ser mediocre, es ser realista y actuar de forma verdadera.

3. Cuestiona la información que consumes

Piensa bien de dónde vienen todos esos datos que se dicen sobre el medio ambiente, infórmate de forma real y no hagas caso a medios fatalistas sin fuentes de información con con fuentes de información de dudosa veracidad o procedencia. Piensa en que no es posible atacar un problema si no conoces la realidad sobre él, de esta forma no te dejes llevar por noticias que no saber si son reales o no y tampoco las compartas para no generar pánico.

Pin on ilustraciones

4. Trata de mantenerte positivo.

Este es consejo personal de cómo yo lidio con todo esto pero igual a ti te puede funcionar, haz una lista de cosas que aun te emocionan de la vida: hablar con tu familia, abrazar a tu perrito, comer tu comida favorita, dibujar, preparar postres, bailar… Esas cosas pequeñitas que te hacer ser feliz te pueden ayudar muchísimo en momentos en los que el estrés medioambiental se apodera de tu vida.

Una vez que tengas esa lista, si en algún momento te sientes demasiado decaído, lleva a cabo alguna de esas acciones de tu lista de la felicidad y quizá ahí puedas encontrar razones por las cuáles avanzar a pesar de todo. Se un poquito egoísta de vez en cuando y piensa solamente en ti.

5. Pide ayuda.

Como dije al principio, si de plano nada de esto te ayuda, es momento de tratar de dejar ese estrés en manos de expertos, pedir ayuda es muy de valientes y ser valiente es complicado, pero con suerte, y partir de este artículo y todo este proceso de introspección, pedir ayudar te de esa paz que se necesita para seguir tomando acciones reales en pro del medio ambiente.

Estos consejos te doy, porque tu amiga Francelia soy y he estado en ese doloroso camino que como ya dije, sólo te paraliza y te aleja de las cosas importantes y el único fin al que venimos a esta vida: ser feliz.

@Fran_bahena

Fuentes de información

Tesis sobre ansiedad medioambiental con estudios en México:

http://132.248.9.195/pmig2017/0185587/0185587.pdf

http://132.248.9.195/ptd2014/anteriores/microformas/0228805/Index.html

Artículos de ayuda

https://www.healthline.com/health/eco-anxiety#how-to-cope

https://www.medicalnewstoday.com/articles/327354#how-to-manage

https://brightly.eco/eco-anxiety/

Estudio sobre Ansiedad y Cambio Climático

https://climatecommunication.yale.edu/wp-content/uploads/2019/01/Climate-Change-American-Mind-December-2018.pdf

¡COMPARTE!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
On Key

Related Posts