El colorismo en México

El colorismo en México

El colorismo en México

El colorismo en México

El colorismo en México

Por Brenda Arroyo

Las telenovelas en México han existido desde el origen de la televisión, algo así como sesenta años. Y desde esos tiempos, la evolución que tienen respecto a sus tramas es poco por no decir nulo. Brillan por su ausencia los temas políticos y sociales, estos últimos apenas tocándose y de manera muy, muy superficial.  Y los protagonistas son dos personas —hombre y mujer—, que no pasan de los cuarenta, cuerpos atractivos y de piel blanca, siempre de piel blanca.

Ver en medios a personas blancas en México no es nada fuera de lo ordinario, al contrario, pareciera que es la norma. Programas de televisión, anuncios, revistas, películas, etc., la blanquitud está en todos lados. Mientras que las personas que no entran dentro de esos estándares son los personajes secundarios o el chiste —en el caso de las telenovelas — o el accesorio en segundo plano.

Algo que recuerdo era que cuando era niña y veía las novelas con mi abuelita, pensaba que las personas blancas eran lo mejor que uno podía ser y el tener un tono de piel diferente era lo peor que me podía pasar. Siendo honesta, nunca me había cuestionado por qué hasta hace poco tiempo, hasta que me crucé con los conceptos de racismo y colorismo y esto resonó por completo en mi vida y creo que también con muchos.

Entonces, ¿qué es el colorismo? Son los prejuicios y/o discriminación contra una persona por tener un color de piel diferente, a pesar de ser del mismo grupo étnico o racial. Algunos me dirán que estoy mal y eso no pasa, pero ¿cuántas veces no hemos escuchado algunas tan bonitas frases como “el chiste es mejorar la familia, no echarla a perder”? Incluso, recuerdo en la secundaria un compañero al que le decían “tizoc”, compañeras que decían con un horror en la voz “estar muy negras”. Personalmente, recuerdo la vez cuando en la primaria, el diploma que iba a recibir frente a toda la escuela fue en su lugar entregado a mi compañera nueva, blanca, pelirroja y favorita por la maestra. Y a mí —todo lo contrario, a ella—, me lo entregó en el salón de clases. Es un recuerdo que llevo conmigo por alguna razón, siempre pensé que era porque era menos que ella. Ahora entiendo que detrás de estás anécdotas y comentarios hay una falta de educación que hasta la fecha sigue sin ser tomada muy en serio o vista simplemente como algo muy triste y molesto, pero pues, ¿qué se le va a hacer? ¿Cierto?

Estos prejuicios vienen engranados en la mentalidad de la sociedad mexicana, y de cualquier clase social a la que se pertenezca, mismos que son amplificados por los medios que se nos presentan y consumimos. En las revistas de moda, en las novelas, series y/o películas producidas en territorio nacional las personas blancas siempre son el centro de atención. Las personas morenas o negras son los villanos, como en el caso de la película “El nuevo orden”, o el chiste racista.

Y las pocas veces que una persona diferente ha sido protagonista, tal como Yalitza Aparicio en “Roma”, la recepción ha dejado mucho que desear. Todos tenían algo que decir, muchos se volvieron críticos de cine y detestaban —algunos aún lo hacen— que una persona de color llegara a una posición que estaba reservada para personas blancas.

Lo cierto es que las personas morenas aún son escasas frente y detrás de los medios. Cuando veo las fotos de Vogue, cuando veo las noticias, los anuncios promocionando películas o programas, o campañas publicitarias solo veo a un pequeño grupo de personas representado. Y cuando veo quienes son los que están detrás de esos contenidos me pregunto si existirá un lugar para mí dentro de esos espacios.

En un país como México, donde más de la mitad de su población consiste en personas de color, me parece extraño que no exista contenido con el cual sentirnos identificados. Aún así, no pierdo la esperanza de que ese cambio ocurra y donde en un futuro el ser moreno no tenga una connotación negativa.

@bren.aarroyo.

¡COMPARTE!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

POPULARES

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER!

No spam, sólo moda y mucho amor.

On Key

Related Posts

EDITORIAL: Fiesta para uno

EDITORIAL: Fiesta para uno Fotografía: Regina Bucio Modelo: Grisell Lagunes Makeup Artist: Ale Galicia Styling y dirección: Kassandra Torres Logística: Dana Rangel Asistente de producción: