Ilustradoras que quisieron ser sus propias jefas y comenzaron su marca de playeras

Ilustradoras que quisieron ser sus propias jefas y comenzaron su marca de playeras

Ilustradoras que quisieron ser sus propias jefas y comenzaron su marca de playeras

Ilustradoras que quisieron ser sus propias jefas y comenzaron su marca de playeras

Ilustradoras que quisieron ser sus propias jefas y comenzaron su marca de playeras

Por Claudia Aguilar

Jornadas de ocho horas o más, jefes pesados y otros elementos que conforman la cultura laboral pueden ser agotadores. Hay quienes tienen la oportunidad de abandonar estas obligaciones y tomar el control de su vida abriendo sus propios negocios. La tarea no es sencilla, sin embargo, siempre hay alguien arriesgado y dispuesto a generar ingresos por medio de sus pasiones. Es el caso de Ange Cano, Natalia Franco y Vika Álvarez.

Entrevisté a estas tres jóvenes ilustradoras mexicanas que iniciaron su propia marca de playeras, para saber sobre sus inicios, obstáculos y motivaciones a la hora de crear cada producto. Te invito a conocerlas, te inspirarán a lanzarte al mundo del emprendimiento con esa idea que tienes en mente desde hace un rato.

Ange Cano

Su marca: Solita 

 

Tras salir de la escuela y graduarse en la licenciatura de artes visuales, Angélica o Ange empezó a trabajar dando clases de natación, pero se dio cuenta que tener horarios y jefes no era lo suyo. A los seis meses renunció, tenía que encontrar una forma de generar ingresos. Entonces se le ocurrió invertir en un taller de serigrafía con lo poquito que había ahorrado de las clases.

Inicialmente su plan no era crear una marca de ropa, sólo hacer playeras con sus dibujos, frases y cosas con las que se identificaba. Vendió artículos bajo su nombre durante dos años. “Ofrecía mis playeras en Mérida, en bazares”, recordó. “No vendía nada, pero jamás sentí que fuera porque mi trabajo no lo valiera. Siempre pensé: ‘Ok, a esta gente no le gusta, pero habrá a quienes sí”.

Ange se mudó a la CDMX, su nuevo plan era abrir una tienda física. Sin embargo, no contaba con las consecuencias de la pandemia del COVID-19. “Había estado ahorrando para poder invertir en un local y tuve que parar todo. Estuve como tres meses sin vender nada, viviendo de lo que había ahorrado para invertir. Pensé que era mejor olvidarme de la tienda física y abrir una en línea. Y así fue. Pensé en hacer una marca”, reveló.

Solita nació del deseo de Ange por hacer playeras que fueran como apapachos para la gente: “Desde hace 3 o 4 años que empecé este proyecto quise hacer playeras que te acompañen, que te hagan sentir identificado con algo. Iba a tiendas grandes, como Zara o Bsk, y todo era muy genérico: los mensajes, los dibujos. No encontraba algo que yo sintiera mío”, sentenció. Sus productos hablan de amor propio y feminismo. Las temáticas están llagadas al crecimiento personal y a lo que mueve a la ilustradora en el momento.

Como todo proyecto, Solita ha tenido días buenos y no tan buenos, también ha recibido comentarios positivos y negativos. Sobre no frustrarse por los obstáculos, Ange dijo: “Siempre hay personas que te van a querer tirar y tú tienes que estar segura de lo que estás haciendo. Son como olas que tienes que ir pasando. Vas aprendiendo”. Otro consejo que da es ser honesta y no querer ser algo que no eres. “Como artista puedes hablar, dibujar o escribir de lo que sabes. Y lo que sabes eres tú: nadie más sabe lo que eres, lo que está en tu mente”, finalizó.

Natalia Franco

Su marca: Natalia Artwork

 

Natalia egresó de la universidad el año pasado. Estudió diseño de modas y como proyecto final presentó un modelo de negocio para venta de playeras. “Desde chiquita me ha gustado dibujar y siempre había querido hacer algo con mis dibujos, estamparlos o algo así”, comentó. “Un día, un profe vio los dibujos en mis vasos de café, me dijo que se vería padre si los pasaba a una playera”.

Le tomó la palabra, aunque pensó que a la gente no le gustarían sus dibujos; tenía miedo, por lo que hizo playeras con collages de arte: “Lancé esa marca y creo que no le puse tantas ganas, fue un fracaso”. Natalia cambió de universidad y de nuevo le pidieron presentar un negocio. Esta vez la joven emprendedora sí usó sus dibujos, se animó a subir los nuevos productos a Facebook e Instagram. La respuesta que obtuvo fue tan buena que se motivó a seguir con el proyecto.

La marca nació en marzo de 2020 y actualmente ofrece playeras, mascadas, cubrebocas, sudaderas, fundas para teléfonos, stickers, gorras y scrunchies. Todo con sus ilustraciones de corazones y ojos, las cuales empezó a hacer un día que se sentía triste. “Lo que hago tiene que ver con cómo me siento en el momento. Es una forma de desahogarme”, reveló. “Uno no tiene la obligación de estar feliz. A través de mis dibujos quiero dar a entender esto: tienes que darte tu tiempo y aceptar tus sentimientos”.

A Natalia la inspiró el trabajo de Ange Cano y Karly Cherry, ahora le gustaría animar a otras chicas a perseguir su sueño: “No tienes que compararte con otras personas o pensar que lo que haces no importa, para todos brilla el sol. Tienes que ser tu propio motivo para seguir”.

Vika Álvarez

Su marca: Museo de Sam

 

A la diseñadora industrial Vika le encanta la merch de bandas que venden afuera de los conciertos. De hecho, colecciona playeras, ¡tiene más de 40! En ellas convergen dos de sus mayores pasiones: la ilustración y la música. Vika empezó a tocar en una banda a los 16 años. Con la que toca actualmente encontró la oportunidad de hacer su propia merch: “siempre quise incursionar en esto, por eso cuando tuve una banda lo intenté”.

Al principio, Vika lo tomaba como un pasatiempo, pero le encantó el proceso de diseñar playeras y decidió concentrarse en hacer algo con más valor: “me gusta poner más atención en los colores que uso para los productos, más en un sentido de moda”, explicó. “Pienso en hacer algo que la gente pueda accesorizar y usar todos los días”.

Sus playeras buscan darle valor a ser sentimental: “Mi proyecto de ilustración habla mucho de los sentimientos, de lo que nos duele y nos gusta. Las últimas playeras que he hecho combinan la merch de conciertos con el sentimentalismo: tienen una gráfica como si fuera de una banda de metal, pero si te fijas dice ‘sentimental’”.

El proyecto de las playeras Museo de Sam nació en plena pandemia. No fue sencillo, sobre todo encontrar tallas, colores y materia prima de calidad. Otro obstáculo que Vika enfrentó fue el ser mujer: varios proveedores no la tomaban en serio cuando iba a pedir sus diseños. “Pensaban que sólo quería imprimir unas playeras para mis amigas y ya”, recordó.  Finalmente, encontró con quien trabajar y logró sacar su primer drop.

La ilustradora se inspira en otras chicas emprendedoras para no rendirse en el camino. “Si yo no hubiera visto que Ange Cano o Maremoto habían sacado unas playeras, yo no me hubiera aventado” explicó. “Se piensa que la serigrafía es algo muy de hombres o de puras bandas, ver que había muchas mujeres haciéndola me ayudó mucho”.

¡COMPARTE!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

POPULARES

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER!

No spam, sólo moda y mucho amor.

On Key

Related Posts

EDITORIAL: Fiesta para uno

EDITORIAL: Fiesta para uno Fotografía: Regina Bucio Modelo: Grisell Lagunes Makeup Artist: Ale Galicia Styling y dirección: Kassandra Torres Logística: Dana Rangel Asistente de producción: