La importancia del little black dress en la moda

La importancia del little black dress en la moda

La importancia del little black dress en la moda

La importancia del little black dress en la moda

La importancia del little black dress en la moda

Por Lú Almaguer

Las siglas son internacionalmente conocidas, pero este gran icono de la moda tiene nombre y apellidos. Little Black Dress o Petite Robe Noir -como sus orígenes franceses lo dirían-. Sinónimo de elegancia, eso es el vestidito negro que siempre leemos que “debemos tener el armario”. Es más, la moda nos repite siempre que es una pieza imprescindible, atemporal, de esas por las que las tendencias no pasan y que siempre estarán. Y algunas se podrán preguntar ¿por qué? ¿de dónde viene? ¿de verdad es tan relevante? Pues amigas, es momento de contestar todas esas (y más) interrogantes. 

Corría el mes de octubre de 1926, cuando Vogue USA publicaba en su portada una ilustración de Coco Chanel protagonizada por una mujer enfundada en un vestido negro, un par de tacones y una tira de perlas. “El Ford de Chanel”, le llamaron sus editoras. El Ford, porque se trataba de un vestido tan asequible, sencillo y accesible para todos como el Model T de la marca automotriz. Un nuevo horizonte, decían algunos, debido a la popularidad de vestidos festivos de las flappers de la era y a que, además, se atrevía a desafiar la idea de que el negro solo era para aquellos que guardaban luto. Es más, dato curioso, la Reina Victoria vistió solo de negro por 40 años tras la muerte de su marido el Príncipe Alberto. Y, pues el resto es historia. 

El Little Black Dress de Chanel
El Little Black Dress de Chanel

El de Chanel, un hito, pero el mérito de popularizar el modelo a lo largo de la década de 1920 y los años 30 va compartido con el diseñador Jean Patou y el británico Edward Molyneux. Eso sí, nos toca admitir que esa solo era la semilla que nos daría a algunos de los vestidos más icónicos de la historia. Para sorpresa de nadie, ese marcador tan importante nos regresa a nuestra referencia cultural obligada cuando se habla de esta pieza: Audrey Hepburn en Breakfast at Tiffany’s. Si amigas, fue en 1961 -cuando los colores estridentes y la psicodelia eran la tendencia más grande- cuando el vestido negro fuera inmortalizado en la pantalla grande; sin embargo, fue en 1972 cuando comprobamos su versatilidad y facilidad de reinventarse y todo gracias a la opción mucho más arriesgada que Mireille Darc en el film El gran rubio con un zapato negro. Sabemos que sabes de cual hablamos, ese diseño pegadito con un vertiginoso escote en la espalda que revelaba un poco de nalga.

 

Cronología del vestido negro (y el escote a la espalda) más provocador: el  'backless black dress' (BBD) | Vogue España

Eso sí, los 90s fue la década en la que el Little Black Dress se transformó en lo que ahora conocemos como el LBD. El lencero de Calvin Klein y favorito de Kate Moss, el modelo corpiño Dolce & Gabbana, el de imperdibles de Elizabeth Hurley, el vestido vendaje de Hervé Léger, el de escote corazón de Diana de Gales que marcaría el inicio de un nuevo nombre para este vestido “el de la venganza”… Es decir, no había chica que no lo tuviera, marca que no se atreviera a crear su propia versión y persona que no lo conociera. 

Y lo entendemos, porque la belleza del vestidito negro es, precisamente, esa capacidad que tiene de ser un lienzo en blanco. Porque es imposible negar que este vestido puede ser todo sexy y seductor que se quiera ser, pero también puede ser todo lo conservador y clásico que imagines, puede ser de lo más moderno que exista, pero también práctico y sofisticado. Porque no hay opción más eficaz y todoterreno que ellos, no hay prenda que favorezca siempre a quien lo lleva. Y si sumamos que ningún otro color tiene esa habilidad y ninguna otra prenda es tan versátil, es fácil entender el idilio que se tiene con los LBDs.

Vamos, aunque parezca la prenda más sencilla del universo, la verdad es que el vestido negro no es cualquier cosa. No por nada tiene más de 100 años siendo el gran icono que es.

sarah jessica parker carrie bradshaw gif | WiffleGif

¡COMPARTE!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

POPULARES

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER!

No spam, sólo moda y mucho amor.

On Key

Related Posts

EDITORIAL: Fiesta para uno

EDITORIAL: Fiesta para uno Fotografía: Regina Bucio Modelo: Grisell Lagunes Makeup Artist: Ale Galicia Styling y dirección: Kassandra Torres Logística: Dana Rangel Asistente de producción: