De cuando sigues enamorada de tu ex novio

De cuando sigues enamorada de tu ex novio

De cuando sigues enamorada de tu ex novio

De cuando sigues enamorada de tu ex novio

De cuando sigues enamorada de tu ex novio

Por Pame Clynes

Importante: las y los que ya me conocen y que han leído mis columnas, saben que soy heterosexual y que hablo desde mi narrativa, por lo que para esta nota usaré el pronombre (él), pero siéntanse libres de adecuarlo a sus pronombres.

Si crees que lo ves en todas partes, y en otras caras, pero no es él, te entiendo.

Si crees que el Universo te manda señales cuando una algo te recuerda a él (canciones, olores, lugares…), te entiendo.

Si ya estás lista para salir y conocer a otras personas, y por más que intentas abrirte, te es inevitable compararlos con él, te entiendo.

Si no has logrado conectar física/emocional/mentalmente de la misma forma con alguien más y sientes que nunca vas a volver a encontrar una conexión igual, te entiendo.

Si te frustra y te duele que de pronto todos los hombres en Bumble tienen el mismo nombre que él, te entiendo.

Si ya lo dejaste de seguir en tus redes, o si ya lo bloqueaste y ya borraste su teléfono, y aún así hay algo que no te deja seguir adelante pero no sabes qué es, te entiendo.

Si sientes que sigue una energía latente, si sigue en tus pensamientos y aparece recurrente en tus sueños, te entiendo.

Si te comparas con la gente a tu alrededor que logra pasar de una relación a otra muy rápido y lo único que piensas es ¿cómo le hacen?, te entiendo.

Si has intentando superarlo con todo tipo de terapias, y no has podido pasar la página aunque ya pasó mucho tiempo, te entiendo.

Si sigues esperando ese milagro, pidiendo todas las noches que regrese a tu vida, te entiendo.

Si lo extrañas como a nadie en este mundo, te entiendo.

Si lloraste la primera vez que te diste un beso con alguien más y obvio no te volvieron a buscar, te entiendo.

Si ya no lo quieres ni platicar con tus amigas porque pareces disco rayado y sientes que ya les diste flojera, te entiendo.

Si te emocionaste con la noticia de que Jennifer Lopez y Ben Affleck regresaron y pensaste que también te podía pasar a ti, te entiendo.

Si sigues enojada con la vida porque te lo quitaron del camino, te entiendo.

Si sigues creyendo que es tu soulmate, te entiendo.

Si te da pena aceptar lo que sientes, te entiendo.

Si te sientes identificada, que sepas que no estás sola, pues estoy en las mismas. Sigo muy enamorada de mi ex novio, y reconocerlo y decirlo en fuerte, es todo un reto, pues ya pasó mucho tiempo; acorde con las reglas de la sociedad ya debí de haberlo superado. 

Sin duda, ha sido una lucha contra mí misma. Contra mis sentimientos. Ya que constantemente me encuentro peleando en una guerra entre mi mente y mi corazón. Es esa situación espantosa en la que tu cabeza más o menos entiende el porqué terminaron, (digo más o menos, porque sigo sin entenderlo y probablemente nunca lo voy a entender), pero tu corazón nada más no logra aceptar la realidad sin su otra mitad. Por más respuestas que busques, probablemente nunca las encontrarás. La única respuesta que tienes es la verdad, el hecho de que él no quiere estar contigo. Duele, sí. Duele muchísimo. No importa si cortaste hace un día, o hace dos años, cuando realmente sientes, recibes y das un amor inigualable, el balazo no lo dejas de sentir.

Y, la vulnerabilidad está a flor de piel.

Hablando de vulnerabilidad, les voy a platicar algo que me da mucha vergüenza confesar, pero que al mismo tiempo me libera. Como dice Brené Brown, la vulnerabilidad es la mejor herramienta que tenemos para medir la valentía. “ People who wade into discomfort and vulnerability and tell the truth about their stories are the real badasses.”

Esta historia empieza en un acto de desesperación, en donde me topé en Internet con un “programa”, para disque recuperar a tu expareja. Literal se llama The Exboyfriend Recovery. Sí, mientras lo estoy escribiendo, yo solita me estoy dando pena ajena, pero no me juzguen, el dolor nos hace hacer locuras. El caso es que este programa incluye tanto manuales, libros, guías de lo que tienes que hacer para regresar con tu ex, junto con un coach/terapeuta personal. No puedo contarles bien bien más detalles del programa porque no lo terminé. Gracias al Universo que mi psicóloga intervino cuando se lo platiqué y por mi sanidad logré salirme de ahí. Siempre me he quejado del scam de las ventas de pirámide. Hay tantas cosas que están mal con esa industria, pero lo que mas me pesa es que viven de la vulnerabilidad de la gente. Y, pues ahora me pasó a mí en algo similar. Caí redondita, gasté un dinero que no debía, y claramente no conseguí lo que quería. Cuando le escribí un correo a mi ex para decirle que todavía lo amaba y que quería luchar por su amor, me volvió a rechazar. Ok, no se sientan mal por mí, dentro de todo estoy bien, y espero poderles transmitir con mis palabras un rayito de luz en toda la tormenta. Un poco de esperanza para cuando lleguen esos días en los que sientes que nunca vas a encontrar a alguien igual. Para cuando ya te quieres rendir y piensas que serás soltera por siempre. Te prometo que no será así. Te prometo que te vas a volver a enamorar.

La primera es reconocer que no existe una fórmula exacta ni un tiempo definido para soltar y dejar ir. Ojalá fuera más fácil, pero no es imposible.

La segunda es hacer un trabajo de mindfluness todos los días repitiendo estas cinco palabras: It is what it is. La mejor definición para vivir y aceptar el presente.

La tercera es compartirles un ejercicio (o mantra) que hago todos los días junto con mi meditación.

1.  El dolor es normal, es inevitable y es válido. Siéntelo, embrace it, y dale la oportunidad de enseñarte.

2.  Perdónate, y perdónalo a él. Deja ir todo tipo de ego, pues no es necesario para tu crecimiento.

3. Se compasiva contigo misma. No te dejes presionar por el ruido externo.

4. Confía en tu propio proceso. Recuerda que estas justo a tiempo y en el lugar correcto en donde tienes que estar.

5. Abraza todo lo bueno, junto con todo la malo, desde un lugar de paz.

6. Al Universo (o a tu Dios de preferencia), pídele que te guíe y que te acompañe en estos momentos.

7. Recuerda que mereces seguir adelante. Si realmente es el amor de tu vida, regresará. Pero ante la incertidumbre, mereces no quedarte estancada en el pasado.

8. Agradece lo valioso que es darte el espacio de volverte a conocer. Aunque se presenten momentos incómodos, es justo esa incomodidad la que nos ayuda a convertirnos en las personas que queremos ser.

9. Eres fácil de amar. Punto!

10. Repito: te vas a volver a enamorar.

Instagram:

@pameclynes @peacewithpain

¡COMPARTE!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
On Key

Related Posts