El significado de una invitación abierta al público: Olivier Rousteing para JPG

El significado de una invitación abierta al público: Olivier Rousteing para JPG

El significado de una invitación abierta al público: Olivier Rousteing para JPG

El significado de una invitación abierta al público: Olivier Rousteing para JPG

El significado de una invitación abierta al público: Olivier Rousteing para JPG

Por Fernanda Rodríguez

La Semana de la Alta Costura representa momentos de muchas emociones para los que nos gusta la moda. Hay tanto pasando, que cuando un elemento llama tu atención por sobre toda la avalancha de cosas sucediendo, este se vuelve aún más memorable, simplemente por lograr emocionarte tras 4 días seguidos de desfiles del más alto nivel. De otoño-invierno 22/23, para mí fue un componente en particular durante la pasarela de Olivier Rousteing para Jean Paul Gaultier el que se convirtió en esa ocasión que destacó de lo demás. 

El director artístico de Balmain fue el tercer diseñador invitado a crear para la legendaria casa de JPG, que desde 2020 adoptó una nueva faceta que consiste en convocar a diseñadores ajenos a la marca para que cada uno reinterprete, con su estilo particular, la esencia que el diseñador francés construyó en 40 años de trabajo. Abro paréntesis para recalcar que, en un panorama en donde la tendencia de diseñadores fantasmas detrás de las marcas que consumimos va en aumento, esta estrategia de regresar al escenario a la mente creativa antes del producto me parece sumamente trascendente en la revalorización del diseño, pero cierro paréntesis para seguir explicando cómo si esta receta – que ya de por sí prometía ser emocionante para quienes admiramos el legado de Gaultier – además incluye ingredientes como la fresca visión de Rousteing, y se condimenta con referencias a la cultura pop y mensajes políticos que responden a los cambios de la sociedad actual, fácilmente resulta en historia.  

Historia porque por primera vez tuvimos la oportunidad de ver a Olivier, uno de los diseñadores más importantes de nuestra generación, interpretar una marca fuera de Balmain. Oportunidad que este aprovechó para jugar con innumerables símbolos icónicos de JPG, pero transformados a la época que él entiende mejor – la de la diversidad, la inclusión y la exploración de fronteras de poder e identidad entre los sexos. Lecciones que, según él mismo, aprendió precisamente de figuras como Jean Paul. Historia porque con Kim Kardashian en un homenaje al traje de senos expuestos de Madona, botas y bolsos de metal referenciando las latas de los perfumes Le Male y Classique – honrados también en corsets de vidrio producidos por los mismísimos artesanos que están reconstruyendo Notre-Dame, looks diseñados para mujeres embarazadas – siguiendo el interesantísimo camino expuesto por Rihanna hace unos meses – y un casting superdiverso en donde encontramos incluso a la modelo mexicana Marsella Rea, queda más que claro que hubo momentos de emoción para todos. 

Jean Paul Gaultier x Olivier Rousteing : Voici tous les looks du défilé

Pero también historia porque más allá de todos esos símbolos, la conmoción que causó el desfile se encontraba detrás del balcón de la sala en donde estaban sentados los invitados habituales. En la calle frente al edificio, pantallas gigantes transmitieron en tiempo real los diseños que portaban las modelos, quienes después de hacer el recorrido por la sala, terminaban por salir al balcón a ser vistas en vivo y en directo por todos los seguidores de la marca que respondieron que SÍ a la convocatoria pública de Olivier y JPG. Este ejercicio de convertir al espectador no invitado en parte del evento, no a través de una pantalla como lo han estado haciendo otras marcas, sino regresando a la base de las experiencias físicas, me parece un movimiento tan sencillo y a la vez tan profundo. 

Estamos en un momento de la historia en el que a veces pareciera olvidarse que las sensaciones físicas y reales que provoca la ropa son elementos imprescindibles en la moda. No importa qué tanto los streams y los NFTs sigan creciendo, promover encuentros tangibles entre los diferentes espacios y sistemas de la industria, sigue probando ser objeto de emoción para el público, de democratización cultural, de inclusión, hasta de agradecimiento. Que la Alta Costura, que ha estado en varias ocasiones cerca del olvido y la indiferencia ante una sociedad que cambia constantemente y que cada vez exige mayor adaptación y mejores discursos, sea capaz de hacer cosas como esta… solo me parece posible si va guiada por mentes como la de Rousteing, respaldadas por legados como el de Gaultier. De nuevo, la receta perfecta. 

Olivier Rousteing x Jean Paul Gaultier: lo show Haute Couture 2022 2023

Instagram: @ferrodriguezcal

¡COMPARTE!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
On Key

Related Posts