El ABC del uso del lube: ¡Digamos adiós al estigma!

El ABC del uso del lube: ¡Digamos adiós al estigma!

El ABC del uso del lube: ¡Digamos adiós al estigma!

El ABC del uso del lube: ¡Digamos adiós al estigma!

El ABC del uso del lube: ¡Digamos adiós al estigma!

Por Pame Clynes

There’s no such thing as too much lube. Desde que me diagnosticaron con Vulvodinia y disfunción de piso pélvico, esta frase se ha convertido en mi modus vivendus de mi vida sexual. Tanto así, que orgullosamente puedo presumirles que he creado mi propia marca de sexual wellness, y ya está a la venta y toda la cosa. Se llama Peacefully Caring, pero les platico bien más adelante.

Con los años he aprendido que sin importar lo que a cada persona le guste, sin importar la edad o la identidad sexual de cada quien, cuando hablamos de sexo entre más mojado todo es mucho mejor. Por eso hoy les comparto una guía de lubricantes que armé especialmente para Noise, pero antes de empezar los invito primero a quitarnos esas creencias (erróneas) que nos ha inculcado la ignorancia sobre el uso del lubricante.

Primero que nada, hay que dejar atrás la idea de que el lubricante sólo se usa cuando hay resequedad vaginal, o que solamente lo usan las personas de la tercera edad, o que sólo se usa para el sexo anal. Muchas personas siguen creyendo que el lubricante se usa porque hay alguna “falla” en la mujer. ¡No es así! No son fallas, se llaman hormonas. Parte de la vida. La falta de lubricación natural no necesariamente tiene que ver con una falta de deseo, o de excitación. No hay que tomarlo como algo personal.

¿Saben cuántas veces he oído a un hombre heterosexual decir que su mujer no necesita lubricante? Porque él es más que suficiente. Perdón, pero eso es total bullshit. Esa manera de pensar viene de una enorme falta de educación sexual, esa que nos invita a tomarnos un café con la desinformación, la confusión, el miedo a hablar, el miedo a preguntar. ¡Todo mal!

Nuestra cultura machista educa a los hombres a que tienen que ser “dioses sexuales”, y si algo no funciona como supuestamente debe de funcionar, la culpa es normalmente de la mujer. El mismo Freud publicó en 1925 lo que él llamó “frigidez”, y su argumento de que las mujeres que necesitaban estimulación en el clítoris para tener un orgasmo eran mujeres “defectuosas”. Freud creía que era responsabilidad de la mujer tener un orgasmo con la penetración; que tarde o temprano esas mujeres tenían que aprender a hacerlo. Pues, Freud estaba muy equivocado. Y, aunque hoy ya podemos decir que esta teoría es completamente incorrecta, aun así nos sigue contaminando, y continúa haciéndonos creer a la mayoría de las mujeres que no somos “verdaderas” mujeres. Lo que el ego y sexismo de Freud no lo dejó decir es que el 80% de las mujeres no podemos tener un orgasmo con la penetración, y no hay nada de defectuoso con eso.

Se ha propagado tanto miedo y vergüenza alrededor del clítoris, de la necesidad de estimulación externa, sobre todo con el uso de vibradores y juguetes sexuales, que me hace preguntarme si este concepto es el responsable de que las mujeres fingimos nuestros orgasmos. Y, también si este concepto es el responsable de que en el 2022 sigamos creyendo que no podemos usar lubricante simplemente por diversión. Simplemente para tener mejor sexo en general, para aprender a tocarnos, a descubrirnos solos o acompañados.

Para mí, por mi condición de salud, usar lubricante es un must, pero se ha convertido también en un plus. Un plus con menos fricción, más comodidad, una penetración más suave, y al mismo tiempo más placer y más oportunidad de goce.

Soy fiel creyente en que el placer es un aspecto fundamental para una vida sexual sana, por lo que mis sugerencias y recomendaciones vienen desde un lugar de salud, y también desde un lugar de amor. Siendo alguien de vulva y vagina sensible, quién mejor para recomendarles que usar.

Recuerden siempre siempre siempre que un lubricante natural es la mejor opción. ¿A qué me refiero? Escojan un producto que esté hecho con ingredientes naturales. Entre menos químicos, menos irritantes, menos fragancias añadidas, mejor para la piel y para nuestras vaginas. No tengo nada en contra de los lubes de sabores. Se oyen muy ricos en teoría, pero no es un son más propensos a desarrollar infecciones.

Ok, dicho esto, existen cuatro tipos de base: lubricante a base agua, a base de aceite, a base de silicón, y ahora también ya salió un híbrido (la combinación de agua con silicón). Los últimos dos no los recomiendo, sobre todo para pieles sensibles. El silicón no se absorbe bien en la piel, por lo que es difícil de quitar y los residuos pueden causar infecciones. Tampoco son buenos para los juguetes sexuales, con el tiempo se van deteriorando.

Los únicos lubes que pueden ser 100% naturales son los de agua y los de aceite. My kind of lubes! Sin embargo, es importante decirles que la mejor opción siempre será la que le funcione a cada persona. Prueben, jueguen, exploren, diviértanse.

Lube de agua

El Aloe Lube de mi marca Peacefully Caring es deli. Está hecho de forma natural con Aloe vera y extracto de avena. Ideal y pensado para pieles sensibles. No contiene químicos, irritantes, perfumes, parabens.

PROS

  • Es amable con el equilibrio natural de la vagina.
  • No interrumpe nuestro pH.
  • No atrapa bacterias.
  • No deja residuos: no se pega, ni queda sticky, y no ensucia las sábanas
  • Lo mejor de todo es que su textura se asemeja a un lubricante corporal natural, por lo que se siente increíble.
  • Es compatible con condones.
  • Es compatible con juguetes sexuales.

CONS

  • Los lubes de agua se absorben muy rápido, por lo que normalmente se tiene que usar varias veces.

Lube de aceite 

Para la opción de aceite les recomiendo probar mi Vulva Balm de Peacefully Caring. Aunque es un producto para la vulva en general, se puede usar como lubricante vaginal también. Hecho con aceite de jojoba, aceite de coco y caléndula.

PROS

  • Ideal para hidratar la vulva
  • Alivia la resequedad
  • Previene/alivia rozaduras causadas por la fricción
  • Respeta el ecosistema natural del cuerpo
  • Es muy cómodo para una penetración menos dolorosa
  • Ideal para las personas que batallan con dolor sexual por la razón que sea
  • Es una buena opción de acelerador para estimulación de clítoris
  • Duradero, no se absorbe tan rápido

CONS

  • No es compatible con condones de látex. Cualquier producto a base de aceite puede debilitar el condón.
  • Les recomiendo usar condones látex free.
  • Puede manchar las sábanas/toallas.

Lista de ingredientes que debes evitar al comprar un lube

  • Glicerina
  • Parabens
  • Nonoxynol-9
  • Propylene glycol
  • Benzocaine
  • Chlorhexidine gluconate

Las invito a conocer más de mi marca Peacefully Caring aquí. Todos los productos son 100% naturales y de origen orgánico. Están hechos en México por mujeres y con muchísimo amor.

peacefullycaring.com

Síguenos en Instagram @peacefullycaring

#PureIsPeace

¡COMPARTE!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
On Key

Related Posts