¿Qué tienen en común el ciclo de abuso narcisista, la moda y los gatos?

¿Qué tienen en común el ciclo de abuso narcisista, la moda y los gatos?

¿Qué tienen en común el ciclo de abuso narcisista, la moda y los gatos?

¿Qué tienen en común el ciclo de abuso narcisista, la moda y los gatos?

¿Qué tienen en común el ciclo de abuso narcisista, la moda y los gatos?

Por Gabriela Nava

Seguramente es una pregunta que nunca se habían hecho y siendo honesta yo tampoco, hace unos días asistí al Encuentro de Moda Ética y Circular (Emec) que se llevó a cabo en la ciudad de Querétaro. El evento de dos días constaba de una serie de conferencias y talleres sobre sustentabilidad y responsabilidad social dentro de la industria de la moda a la cual asistieron ponentes y diseñadores que buscan hacer de la moda en México un espacio más ético, responsable y amable con el medio ambiente. 

Fue ahí donde pude presenciar la charla de la diseñadora Elizabeth Salim: La sustentabilidad como un estilo de vida. Puedo decir que su conferencia fue como hablar con la amiga que te dice todas las razones por las cuales deberías de dejar de juntarte con esa persona tóxica. Una conversación que solemos tener, sabemos que es real pero no queremos aceptarlo. 

Para profundizar sobre el tema pude hablar con Salim, quien me explicó sobre la relación que hay entre las emociones y el proceso de compra. Pero sobre todo el cómo las industrias replican conductas de abuso para detonar nuestras inseguridades y por ese medio inducirnos a la compra.

Hoy en día las redes sociales nos muestran un mundo aspiracional, lleno de lo que podemos ser, nuestros sueños y esperanzas al alcance de nuestros dedos. ¿Cuál es el problema? Que no somos nosotros los protagonistas de esas vidas.

Influencers y celebridades presumen una supuesta perfección que es la imagen de a lo que queremos llegar. Solo que la forma que tenemos para acercarnos a esa perfección es a través de la compra. 

Durante la conferencia del Emec, Elizabeth hablaba sobre la insatisfacción continua que tenemos dentro del ciclo de compra, explicando que:

“La manera en la que consumimos, sobre todo moda, habla mucho sobre las carencias emocionales con las que no hemos querido trabajar. Cuando nosotros no tenemos clara nuestra identidad y no sanamos nuestras heridas, tiene un impacto directo en la búsqueda de la aceptación. El problema es cuando esa búsqueda por la aceptación se vuelve enfermizo y está soportando un sistema que no es sostenible porque al final esa búsqueda por tu identidad se está volviendo demasiado cara, y no en el sentido económico, sino que se está pagando con algo distinto. No tenemos conciencia de cuál es el precio de un producto en comparación a lo que pagamos por dañar al planeta y a las personas que lo manufacturan” 

Antes de continuar analicemos rápidamente el ciclo de abuso en una relación narcisista. Comienza con que conoces a una persona, al principio todo es maravilloso, te llena de regalos y atenciones que te hacen creer que es el amor de tu vida (love bombing)  Poco a poco te va quitando esas bondades y te preguntas ¿qué estoy haciendo mal? Te hacen sentir insegurx, te devalúa.  Por tu mente no deja de correr el pensamiento de ¿acaso soy yo el problema?. Utilizando técnicas de manipulación emocional te mantiene enganchadx, mientras te hace sentir insuficiente. Después ocurre el descarte total, para ese momento ya no te queda nada, solo una creciente ansiedad y una búsqueda irracional por ese amor que alguna vez tuviste. Seguido a eso ocurre nuevamente el estímulo positivo (hovering) que nos vuelve a enganchar en este ciclo destructivo de abuso. 

Ahora como se ve esto en la industria de la moda:

“El love bombing en marketing es cuando te venden toda esta idealización de la felicidad, el producto que te va a hacer feliz. Que te va a llevar a la vida que deseas.”

Consecuente ocurre la devaluación, empiezas a ver tu realidad  y te das cuenta que no puedes ser esa persona ya que esa realidad es tan distinta. Entonces  te cuesta demasiado trabajo poder discernir una cosa de otra, lo que tienes de lo que quieres tener. A esto se le llama disonancia cognitiva; cuántos estímulos positivos recibo, por cuántos estímulos negativos que me toque vivir. 

Después de estos abusos empiezas a tener picos de ansiedad muy fuertes porque quieres el estímulo positivo lo cual te lleva a tomar decisiones muy impulsivas, que es el detonar la compra.

Llegamos a la parte del descarte total, antes de esto tu ya consumiste y te degradaste para volver caber en la relación absurda llena de abuso. Si tu compras una prenda nueva ¿cuánto tiempo te dura la emoción de esa prenda? máximo una semana. Tienen ciclos de vida muy cortos y detonan un sentido de la ansiedad mayor. Una vez más se regresa al ciclo que cada vez es más destructivo. 

Amid climate crisis, fashion rethinks the runway show | Vogue Business

La solución que propone Salim parece sencilla, pero detrás requiere un gran autoconocimiento y años de sanar vacíos emocionales. Conocernos y querernos es la única forma que tenemos para evitar estos abusos en cualquier aspecto de nuestras vidas. Cuando nos conocemos y aceptamos nuestra realidad podemos ser capaces de discernir qué es lo que verdaderamente necesitamos. 

Antes de finalizar le pregunte ¿cuales son sus consejos para comenzar a llevar una vida más sostenible de forma emocional y práctica?

  1. Investigar de dónde provienen las cosas: Entender las cadenas de suministro nos da una visión más consciente de lo que estamos consumiendo 
  2. La alineación con la economía circular: la cual considera es de las soluciones más factibles ya que busca regresar y apoyar. 
  3. Observar la veracidad de los productos verdes: buscar proyectos que estén verdaderamente comprometidos y entender que no hay nada más sustentable que lo que ya usas. 
  4. Analizar nuestros estímulos de compra: antes de actuar de forma impulsiva, toma el tiempo de pensar ¿por qué quiero comprar eso?¿de dónde nace este impulso?
  5. Conocerte y sanar: ir a terapia y entender que hay vacíos que no se llenan con cosas.

Para cambiar al mundo “Hay que acordarnos que cada acción individual tiene un impacto colectivo y cada acción colectiva tiene una afectación individual”.

Instagram: @gobynh

¡COMPARTE!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
On Key

Related Posts