Si todo está de moda, entonces nada está de moda

Si todo está de moda, entonces nada está de moda

Si todo está de moda, entonces nada está de moda

Si todo está de moda, entonces nada está de moda

Si todo está de moda, entonces nada está de moda

Por Paulina Jiménez

Si todo está de moda, entonces nada está de moda. Con la avalancha de tendencias, aesthetics, cores y más, ¿qué sigue para la industria de la moda?

Con la llegada de Tiktok y el crecimiento exponencial en el uso de redes sociales, se siente como si las tendencias nos cayeran encima una tras otra. A veces muy diferentes entre sí y a veces lo único que las diferencia son los mini detalles.

La cosa se complica cuándo se suman: el impulso de pertenecer y de seguir trends en redes sociales, la forma en la que nos vestimos “en la vida real” y las cuestiones personales que todos llegamos a tener. Muchas personas se sienten perdidas entre todas estas tendencias y navegar se hace complicado, pero parece que eso es lo que la industria está buscando. Cuándo todo está en tendencia, ¿Qué sigue?

*¡Rápido! Sólo puedo prestar atención por 3 minutos!*

Hace 20 años podíamos notar como el ciclo de tendencias tenía una longitud normal. Las tendencias surgían de trendsetters como modelos, celebridades, revistas de moda y editores; después con el boom del internet y la llegada de Youtube y los bloggers, empezamos a consumir contenido de larga duración de estas personalidades.

Cuando Instagram llegó a nuestras vidas y tiempo después Tiktok, el contenido “corto” se apoderó por completo de nuestra atención. Los formatos de videos cortos o fotografías se volvieron el estándar debido a que nuestra capacidad de atención se redujo significativamente, ya no nos interesa como antes ver posteos que requieran gran atención o que deban consumirse lentamente.

Esta falta de retención de nuestra parte, apoyada en el incremento del uso de las redes sociales, se relaciona directamente con el hiperconsumo y la sobreproducción y como consecuencia, tenemos ciclos de tendencias mucho más cortos, alrededor de 6 meses y en algunos casos específicos hasta menos.

Para la industria de la moda, y sobre todo a las empresas de fast fashion, les ha convenido que las redes sociales propicien este tipo de consumismo. La competencia en redes es difícil, porque estás rodeadx de miles de personas que hacen contenido prácticamente igual al tuyo y todos están – o estamos – luchando para captar la atención de más personas cada vez.

En el caso específico de los creadores de contenido de moda, muchas veces parece que sólo logran crecimiento siguiendo las mismas fórmulas que hacen otras miles de personas y son los típicos videos o fotos que uno podría esperar de un fashion blog. Como hauls, ideas de outfits, videos de tendencias de este año y contenido tipo “Get ready with me”. Y para crear este tipo de contenido necesitas ropa. MUCHA.

Delfi Castro (delfinaaac) - Perfil | Pinterest

Con tantas tendencias ¿cuál debería elegir?

Si a la industria le gusta que consumamos y que queramos seguir las tendencias que encontramos en redes sociales, ¿realmente están esperando a que escojamos? La respuesta es no.

A la industria le favorece nuestra indecisión. Que veamos muchas tendencias distintas e intentemos seguirlas todas o la mayoría, y eso sería casi imposible, pero para eso existe el fast fashion. Si no podemos escoger o queremos seguir todas las tendencias al mismo tiempo, entonces consumimos más. No sólo en prendas, si no también más en redes sociales, y así el ciclo se repite.

¿Estamos condenados a seguir infinitamente las tendencias de la industria hasta morir? Sinceramente, yo espero que no. Porque así como existe contenido del hiperconsumo, también existe su contraparte: el consumo responsable. El yin de su yang.

Si me lo preguntan, a mi me parece que el movimiento natural de las tendencias, en conjunto con el interés del mercado por la responsabilidad ambiental, nos llevará a un punto donde los trends serán algo separado y distinto a lo que conocemos y nos enfocaremos más en el estilo personal.

Es probable que con los discursos de autoestima, aceptación de uno mismo, body positivity y demás, para el consumidor del futuro (no tan lejano) será más importante conocerse a sí mismx y desarrollar un estilo que le permita expresar su personalidad y ser percibido de esta forma por la sociedad.

Si te has sentido abrumadx con “cómo o qué deberías vestir”, si no puedes elegir entre una cosa u otra, o no sabes qué tendencia se conecta más contigo, la mejor recomendación sería que empieces a desarrollar tu estilo personal, algo que te ayude a expresarte y que sea como tú. Llamémosle self aesthetic, si quieres.

Instagram: @malamoda.mx

¡COMPARTE!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
On Key

Related Posts